Tiempo de lectura: 6' 46'' No. de palabras: 1154

Los resultados del primer examen nacional para la admisión a las universidades y escuelas politécnicas revelan que el razonamiento numérico es el punto débil de los bachilleres en el Ecuador.

En promedio los 104 278 estudiantes evaluados el pasado 19 de mayo obtuvieron 655 puntos sobre 1000 en el área lógico matemática. Esta calificación es la más baja de las tres áreas evaluadas. En el razonamiento verbal se logró un promedio nacional de 683 puntos; en el abstracto fue de 664.

Eduardo Alba, vicepresidente de la Sociedad Ecuatoriana de Matemática (Sedem), explica que este no es solo es un problema nacional.

“En el mundo el rendimiento en matemáticas es, por lo general, bajo”. Alba atribuye este fenómeno a la forma de enseñar esta ciencia en la escuela y colegio. Asegura que la materia no se presenta como atractiva para los estudiantes. “Muchas veces es un trabajo repetitivo, tedioso, que consiste en realizar el mayor número de ejercicios lo que fastidia a los alumnos”.

En esto coincide Marcelo Rivera, director del Centro de Estudios Athanor, quien asegura que el bajo rendimiento en matemáticas se debe a la escasa formación primaria y secundaria de los estudiantes. “El sistema educativo enfatiza la enseñanza de procedimientos memorísticos, pero no de razonamientos”.

Frente a esto, René Ramírez, titular de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) reconoce que, en el ámbito del bachillerato, se debe trabajar más en el desarrollo del razonamiento lógico numérico. “Es en lo que peor nos va; esto coincide con los resultados del examen piloto”.

Rivera añade que los niños y adolescentes no aprenden porque desconocen la causa y el porqué de un problema matemático.

“Los docentes no saben responder las interrogantes de los estudiantes y justifican su ignorancia al decir que las reglas de las matemáticas ya están marcadas”.

Esto responde a las deficiencias en la formación de los docentes encargados de impartir esta materia, según Germán Rojas, miembro de la Sedem y vocal del Consejo de Educación Superior.

Rojas contabiliza 12 profesores de matemáticas en la vida académica de cada alumno. Para Rojas, basta con que uno de ellos odie esta ciencia, porque no la entiende, para que transmita esa resistencia a aprender a los chicos.

Rojas enfatiza en la necesidad de capacitar a los docentes de la educación básica y bachillerato.

“La capacitación debe surgir de un consenso con los maestros”.

Además, sugiere que el Estado invierta en la formación de los nuevos profesores. “La parte pedagógica es muy importante pero los maestros también deben conocer de la matemática como ciencia pura”.

Iniciativas como las Olimpiadas de Matemáticas realizadas por la Senescyt hacen que los alumnos, docentes y padres se involucren en las “ciencias duras” y aumenten el nivel de estudio de matemática.

Juan Páez Salcedo, coeditor de la revista EducaAcción, resalta que los profesores desconocen la ciencia de los números , especialmente en la educación básica”. De primero a séptimo año escolar, el 80% de maestros no son especializados. “Uno solo imparte matemáticas, lengua y educación física”.

Otro factor es que se tiene la creencia de que las matemáticas son “solo para los genios”. En esta idea influyen los padres. Además, si un niño tiene un mal profesor de matemáticas puede desarrollar una fobia por esta cátedra.

Alba sugiere usar nuevas estrategias metodológicas para que la materia sea atractiva para los niños y adolescentes.

“ No hay que echar toda la culpa al docente; debería haber un organismo en el Ministerio de Educación para potenciar los talentos de los chicos”, dice Alba.

Páez y Alba coinciden en que los planteles no eligen textos adecuados para enseñar. “Se usan textos que ya son obsoletos, por ejemplo, el Álgebra de Baldor de la década del 40. Hoy existen los recursos tecnológicos suficientes para evitar hacer cálculos manuales”, exclama Alba.

Adicionalmente, Páez dice que la mayoría de textos que se producen en el país siguen corrientes clásicas. “Enseñan a repetir y memorizar, no a razonar”.


Qué pueden hacer los padres y los  maestros  


Para Lucía Castro, pedagoga  y matemática, el docente y el alumno se limitan a  mecanizar y repetir  los  algoritmos. “No existe un verdadero desarrollo de las destrezas  de matemática que son conceptuales, calculativas y de modelización. Si esas destrezas  se trabajaran correctamente, permitirían que el estudiante se enfrentara  a situaciones problemáticas nuevas usando  su razonamiento lógico  matemático para resolverlas”.

Castro enfatiza que el proceso del desarrollo del razonamiento lógico implica poner en juego la agilidad mental y la capacidad de raciocinio ante situaciones que necesitan solución lógica y oportuna.

Es necesario practicar con ejercicios y situaciones que pueden buscarse en Internet o en textos innovadores,  ya que la práctica aumente la capacidad de análisis.  Una de las alternativas para incitar al desarrollo lógico matemático es la tecnología. El uso de este instrumento hace que la  asignatura  se imparta de una manera interactiva y motivadora.

Es necesario trabajar  10 minutos de cada clase con  ejercicios de razonamiento lógico y abstracto, y desafiar al estudiante a que encuentre los principios o  reglas  que rigen cambios de secuencias numéricas, alfanuméricas, gráficas, etc.
 
Los padres deben  evitar realizar comentarios negativos en cuanto a los logros y desempeño de sus hijos dentro del ámbito matemático. Una frase de aliento ayudará acrecentar su confianza y potencial matemático.


El calendario de los bachilleres para entrar a la universidad

Del 11 al 24 de junio,  los aspirantes podrán seleccionar de una a 10 carreras en orden de preferencia. No es necesario que elijan las 10 opciones si tienen una sola preferencia.   

Los bachilleres  podrán seleccionar su carrera, la modalidad en la que quieren estudiar y la universidad
 
La Senescyt  sugiere que las carreras elegidas sean de la misma área del conocimiento.
 
Para elegir  el estudiante debe tomar en cuenta cuantos cupos hay para su carrera en la universidad que elija. Cuál es el promedio de los estudiantes que compiten por un cupo en  la misma carrera.

Además debe  fijarse cuál es la nota máxima de los estudiantes que  postulan por los cupos en la carrera y universidad elegida.
 
Debe reflexionar  su elección tomando en cuenta  su nota individual. Mientras mayor nota tenga   más probabilidades tiene de obtener un cupoimagen.



Califique
2
( votos)