Tiempo de lectura: 2' 25'' No. de palabras: 400

Hoy se celebra el Día Internacional del Libro Infantil. Desde 1967, en diferentes partes del mundo se realizan actividades para fomentar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más pequeños.

Este homenaje, conmemorado por el International Board on Books for Young People (IBBY), también recuerda el nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, autor de 'El patito feo' y 'La sirenita', dos de los cuentos infantiles más célebres de la historia.

En el marco de esta conmemoración, el escritor ecuatoriano Édgar García recuerda que los niños no siempre fueron niños, antes eran simplemente mano de obra gratuita, sujeta a abusos y explotación. "El hecho de que los niños ya tengan derechos, un espacio y una importancia en el mundo actual es un paso sustancial en los movimientos de inclusión de los grupos antes marginados. El libro para niños es parte de ese reconocimiento de su especificidad e importancia en la familia, la escuela y la sociedad en general".

Mónica Varea, escritora ecuatoriana de textos para niños y propietaria de la librería quiteña Rayuela, piensa que la literatura infantil es imprescindible porque a través de ella se puede ver la realidad de diferente manera.

"La palabra como tal es la herramienta base para cualquier expresión y de hecho en los infantes, la literatura les permite adoptar nuevo vocabulario", dice Varea.

García precisa que la literatura infantil no calza en un solo molde, es variada y proteica, mágica y realista, humorística, profunda y trascendental. "De ahí parte la gama de posibilidades del desarrollo del intelecto, la imaginación y los valores de un niño".

Para la directora de Rayuela, los libros infantiles deben traer fantasía e historias y reales para los pequeños. Los cuentos de moral no deberían ser enfocados para niños, pues piensa que para eso están los padres de familia y los profesores. La literatura infantil es una oportunidad para salir de la realidad por un momento.

Si bien es cierto que los padres deben encaminar a que sus hijos lean, García dice que hace falta una campaña nacional de lectura.

En la parte de arriba se muestran algunos de los libros ecuatorianos con mayor acogida por los niños y adolescentes del país.

Califique
2
( votos)