Tiempo de lectura: 4' 23'' No. de palabras: 741

Cuando la profesora April Burton explica las complejidades de la gramática francesa en su salón de clases en Estados Unidos, los estudiantes están en su casa, delante de su computadora o de su teléfono inteligente.

Al día siguiente harán la tarea en la escuela, siguiendo al método “invertido”, una forma diferente de enseñanza posible gracias a las nuevas tecnologías, que están transformando la educación.

Burton, profesora del Liceo Francés Francis Howell en Cottleville (Misuri, centro), decidió el año pasado usar esta pedagogía popular en Estados Unidos desde la publicación en internet de los videos de la Academia Khan, que ofrece gratuitamente miles de cursos y ejercicios en línea.

“Madame Burton”, como se hace llamar esta profesora en su sitio web, sintió, con 14 años de experiencia, “que las cosas tenían que cambiar”, según dijo. “Había tanto que quería hacer con los estudiantes, pero nunca tenía tiempo. Me pasaba dando clases magistrales”.

Ahora, Burton explica las reglas de la gramática o detalla expresiones y vocabulario en un video de cinco minutos para que sus alumnos vean en casa. Los ejercicios prácticos se realizan en clase.

"La lección tradicional abandonó el salón de clases y los estudiantes ahora la aprovechan haciendo ejercicios, investigaciones personales, trabajo en grupo, presentaciones”, dijo.

Para llevar adelante esta metodología, Burton tuvo que crear un sitio web, usar un nuevo tipo de presentaciones de PowerPoint y modificar un programa informático.

En el video que explica la conjugación del verbo “pouvoir” se puede oír su voz, se ve su lápiz escribiendo palabras, subrayándolas. Para enseñar los adjetivos demostrativos, la docente agrega dibujos y fotos.

“De hecho, lo que digo con un Power Point lo habría explicado más tradicionalmente delante de mi clase”, contó.

El estudiante, en su casa, abre el video en su computadora, tableta o teléfono, y puede seguir la lección a su propio ritmo, tomando notas. Si no entiende algo, le preguntará al día siguiente a la profesora en el aula.

“Entro al salón, hablo de forma individual con cada estudiante, veo si tienen alguna pregunta. Los conozco mejor ya que no estoy hablando desde un estrado”, dijo la profesora.

Disparidades socio-económicas

“En teoría, desde hace tiempo se podría haberles dicho a los estudiantes 'Tomen su libro en casa, lean este capítulo y vengan a hacer la tarea en la escuela'”, dijo  Pascal-Emmanuel Gobry, fundador de Noosphere, una empresa de investigación centrada en la educación y las nuevas tecnologías.

“En la práctica, si hubiera funcionado, se habría hecho hace mucho tiempo. El video es una manera mucho más fácil”, añadió.

No sólo por eso. Las tabletas, teléfonos inteligentes o reproductores de música, cada vez más sofisticados, pueden guardar miles de aplicaciones, software, contenido e imágenes que abundan en el ámbito de la educación, para ampliar o complementar un curso online.

Las nuevas tecnologías “han cambiado la enseñanza al igual que la revolución industrial transformó la sociedad agraria”, dijo  Mike Kaspar, asesor de la Asociación Nacional de Educación (NEA), el mayor sindicato de profesores de Estados Unidos.

Modificaron “la forma de ver la jornada escolar, de reflexionar sobre la conveniencia o no de utilizar libros reales o libros digitales, videos, juegos, etc.”, agregó.

TeachThought, una plataforma en línea para educadores, prevé de aquí a 2028 una pérdida de docentes y escuelas, con focos de resistencia y “aumento de las disparidades socio-económicas”, sobre todo por el costo de la tecnología.

Burton hizo hincapié en que los niños actuales se diferencian de los de generaciones anteriores, que se sentaban en sus pupitres y recibían la información que sus profesores les daban.

“Los niños hoy no son como antes”, comentó Burton. “Están todo el tiempo jugando videojuegos, envían mensajes de texto a sus amigos, ven videos de YouTube. No sé puede esperar que se sienten en una clase y escuchen”.

A Mackenzie Klotzbach, de 15 años, le encantan las clases “invertidas”. “Vengo preparada a clase, aprendo mejor”, dijo . “El futuro, el pasado, el imperfecto... fácil. ¡Pero los pronombres del complementos de objeto todavía son un poco difíciles!”.

Califique
2
( votos)