Tiempo de lectura: 2' 1'' No. de palabras: 329

Aunque se trata de una área protegida, en Galápagos cada familia utiliza hasta dos fundas plásticas por día. Esto quiere decir que en el archipiélago se consumirían hasta 4,5 millones de fundas en promedio al año.

Así lo muestra un diagnóstico preliminar sobre el uso de este material en las islas. El estudio, que se conoció ayer, estuvo a cargo del Proceso de Comunicación, Educación y Participación Ambiental (CEPA), de la Dirección del Parque Nacional Galápagos.

El diagnóstico determinó, además, que un 66% de las funda plásticas usadas corresponde a las tipo camiseta (o de agarradera) que se distribuyen sin restricción en las tiendas y comercios de esta provincia.

En el diagnóstico también se consultó a los comerciantes si estarían dispuestos a apoyar una campaña para reducir el uso de este material. Sobre esto, un 78% de los encuestados estuvo de acuerdo. Además, mostró que un 68% de la población está dispuesta a usar bolsas de tela, un 24%, bolsas biodegradables y un 10% de papel.

A partir de estos resultados, el CEPA propuso un plan de acción para reducir el consumo de este material. Entre las medidas planteadas están buscar acuerdos voluntarios con los comerciantes para reducir la venta indiscriminada de fundas, entrega racional de este material o establecer una recarga monetaria, campañas de reutilización, reciclaje y sustitución de fundas por materiales de fácil degradación.

Lorena Sánchez, guardaparque de CEPA, enfatizó que el plan busca sobre todo un cambio cultural en la población para la reducción sostenida del uso de este material.

Actualmente, la Dirección del Parque y Consejo Provincial de esta provincia discuten una regulación que norme el uso de bolsas plásticas en la zona y reduzca al mínimo el consumo de este material. Las autoridades anunciaron que el plan involucrará al sector comercial de la provincia.

Califique
2
( votos)