Tiempo de lectura: 10' 12'' No. de palabras: 1678

'Señor Ministro, mi hija cumple 5 años el 28 de enero y no es justo que deba repetir por unos días", escribió una madre.

Y Augusto Espinosa respondió: "en estricto sentido son cinco meses. De corazón, es lo mejor para su hija, yo hice los mismo con mi hijo, comenzó la educación inicial con 5 años y nueve meses".

Son los diálogos que desde hace más de una semana se pueden leer en Twitter entre el titular del Ministerio de Educación (@AXEA65) y padres de familia, que le reclaman en todos los tonos.

Esto a consecuencia de la aplicación del art. 153 del reglamento de la Ley de Educación Intercultural, que establece que para ingresar a primero de básica, el niño debe cumplir 5 años hasta septiembre.

El sábado anterior, Espinosa anunció que el presidente Rafael Correa aceptó reformar ese artículo para que los niños que tengan 4 años y 8 meses hasta septiembre pueden integrarse a este nivel. Mientras, serán inscritos en el subnivel dos de educación inicial.

Conozca lo que opinan tres pedagogos y una psicóloga.

Thierry Greco / Director general de La Condamine

Bases y sentido común se fijan tempranamente

La pregunta es: ¿A partir de qué edad es interesante tener una coeducación institucional, que complemente la formación de casa? Desde los 2 años, el niño puede empezar a entender, recibir y manejar las reglas de comportamiento en sociedad y aprendizajes. Hay sociedades que prefieren que se quede en casa. Pero 2 ó 3 años, para mí, son una buena edad para empezar en lo institucional.

No solo la edad para empezar en la escuela cambia, sino también los programas de un país a otro. En el sistema francés, la edad para ingresar a un plantel educativo es 3 años. Hay un currículo diferente.

En cuanto a resultados académicos, se ha comprobado que un niño de medio social normal, con iguales cualidades, que se inserte a los 2 ó 6 años sabrá exactamente lo mismo al final. No es una carrera.

Hay empresas que venden la idea: "Si usted nos entrega a su hijo a los 2 años leerá antes que los otros". Y no funciona así. A los 6 años tendrá el mismo nivel de lectura. No sirve empujarlo. Hay que proveerle de un espacio de desarrollo equilibrado, positivo… A veces nos olvidamos del ciudadano. De enseñarle cosas como: no botes las cosas, no grites, deja que mamá hable y después le preguntas, no pegues. Es básico aprenderlo. Podríamos imaginar una sociedad con niños a quienes desde los 2 años se les dice: "Si eres más fuerte róbale, pégale…" ¿Cuál sería el resultado a los 20? ¿A partir de qué edad la educación? Depende para qué. En unos países, la misión de una institución es entregar un diploma. La escuela pública tiene la obligación de formación profesional, de formar ciudadanos y seres humanos.

Le puedo dar todo el contenido de bibliotecas, los códigos de cómo funciona una casa y las claves para decidir lo que quiere hacer con las dos primeras. Mi visión de la educación temprana es darle bases, confianza, inteligencia, sentido común. Si no tiene edad para ingresar en este nivel hay que pensar en cómo hacer que gane en experiencias, que no retroceda.

Marcela Ortiz / Directora del jardín de infantes Roosevelt

Los estándares sobre la edad vienen desde 1990

Mi jardín de infantes ha funcionado más de 40 años. La experiencia me dice que los niños deben tener un nivel apropiado de madurez para que más tarde aprendan la lecto escritura y matemática.

El tema de a qué edad escolarizar al niño tiene una historia. Hasta 1990 ingresaban al primero de básica con 5 años cumplidos hasta el 31 de diciembre. En la presidencia de Rodrigo Borja se amplió un trimestre más, fueron recibidos quienes cumplían hasta el 31 de mayo. ¿Qué pasaba entonces? Teníamos niños que cumplieron 5 en abril de ese año y su compañerito en marzo del anterior. Había una diferencia casi de 11 meses de vivencias, que le dan al niño la madurez para acceder con facilidad a los aprendizajes.

Científicamente trabajamos con el modelo constructivista y nos basamos en Jean Piaget, quien determinó que el niño atraviesa estadios de desarrollo. A la época de la que hablamos le corresponde el conocimiento concreto, es pre operacional. La maestra debe desarrollar destrezas manuales, de psicomotricidad fina y gruesa; sociales y de lenguaje, sin llegar a conocimientos abstractos.

Cada vez más niños tienen dificultades para adquirir un lenguaje apropiado y van a terapias. Quien no habla claro y no pronuncia bien tendrá dificultades en las sílabas compuestas y escribirá mal. Noto que los padres se han angustiado porque algunos niños deberán repetir el primero de básica.

Los niños hasta los 8 años, según estudios de inteligencia emocional, no tienen asimilado el concepto de fracaso. Si deben construir una torre de bloques y se les cae, no hay problema, lo vuelven a hacer las veces que desee. Pasada esa edad incorpora esa noción de fracaso. Si se le complica un rompecabezas, ahí lo deja.

No van a perder un año sino a ganar en madurez. Un profesional debe desarrollar inteligencia emocional, por eso mientras más maduros ingresan a la escuela les va mejor. Padre y madre deben darles un entorno estimulante.

Ruth Lalama / Directora de Pre Escolar en el Liceo Internacional

Buscamos medirnos y competir con los demás

La edad no necesariamente es un factor que incide en el desarrollo del niño, cada ser humano está conformado de forma distinta. Pero la edad pesa en lo emocional, en ese sentido es importante que los niños estén listos.

Uno de 4 años puede estar mejor desarrollado en destrezas que uno de 5, aunque siempre habrá diferencias en lo emocional.

Las divergencias no se notarán a corto plazo, los niños avanzarán y lograrán alcanzar metas pues para ellos no hay límite. Sin embargo, más adelante, en la adolescencia, se sentirán las diferencias.

Las motivaciones o intereses de los niños mayores son diferentes a los de los menores, puede haber desadaptación. Los menores tendrán que hacer lo posible por alcanzar a los otros. Hay niños que están corriendo, que viven experiencias que aún no les tocan, pequeñitos que por emular a sus hermanos o amigos mayores dejan etapas valiosas.

Se acorta tanto la infancia y se prolonga excesivamente la adolescencia y tenemos personas de 30 que no logran independencia.

Vivimos en un mundo en donde queremos correr, tener pronto un título, a los 17 ya dejar la universidad y a los 20 sacar la maestría. Nos olvidamos de las cosas importantes, de vivir, de disfrutar, de tener más momentos de sana inocencia que deberíamos atesorar.

Los niños deben acceder al primero de básica a una edad madura porque empezar en un sistema escolar es ingresar a una mini sociedad, comenzar a darse cuenta de que existen diferencias y que éstas no son necesariamente buenas, de que la convivencia impone normas. Deben estar listos emocionalmente para enfrentarlas.

Nos falta investigación educativa. ¿Hemos hecho estudios de los beneficios de entrar antes o después, de los efectos en lo social o académico? Al Ministerio le falta un poco de orden, tenemos oficios enviados y firmados por ciertos directivos, luego viene una contra orden que invalida lo anterior y luego la ley, es una montaña rusa.

Diana Palacios / Psicóloga del colegio América Latina

El aprendizaje no solo es cognitivo, es afectivo

La preocupación de los padres viene por una proyección de sus pensamientos. Los niños no tienen dificultad de esperar y no viven como una pérdida el volver a estar en un nivel sino como una situación de la que pueden aprender.

La visión del adulto facilita las cosas. Si el padre o madre lo asumen como una pérdida o una repetición, el niño también sentirá eso.

Un niño que empieza en un proceso escolar, que cumplió años en agosto o septiembre, es de los más pequeños del grupo. Progresará según su individualidad, de si fue escolarizado antes o estimulado.

Hay niños que no llegan a cumplir los 5 años hasta marzo y en ellos se nota que alcanzan los procesos cognitivos, pero su etapa de socialización y juego son distintas a los otros. Y eso puede crear una diferenciación con el resto.

Es preferible darles el tiempo necesario para que maduren. Los padres deben tener paciencia ya que el aprendizaje no solo es cognitivo sino afectivo. Hay una esfera más integral del ser humano a la que dar importancia. Los padres tienen que disminuir angustias.

En nuestra institución, los chicos de primero de básica no empiezan la escolarización formal, es un aprestamiento para, con actividades lúdicas de experimentación sensorial, pasos previos para llegar a una lecto escritura.

De alguna manera que lleguen al primero de básica con una edad madura equivale a que los procesos pedagógicos sean más fáciles de adquirir, de ser procesados.

Entiendo que algunos padres se preocupen porque sus hijos pudieran aburrirse al volver al mismo nivel por no cumplir los 5 años.

No siempre es así, lo ven como una experiencia de juego, el aburrimiento viene por la lectura e interpretación de los padres.

Los aprendizajes de la escuela deben ser flexibles, cada experiencia es nueva. Hay que decirles que tendrán otra oportunidad de conocer más amigos. No darles explicaciones complicadas.

Los padres deben evitar transmitirles sus percepciones de adultos.


Califique
2
( votos)