Tiempo de lectura: 4' 41'' No. de palabras: 743

Jorge tiene 15 años. Está en noveno año de básica. Los lunes, el día más aburrido, tiene clases de educación sexual. "No entendemos nada. Más parece biología".

El chico lleva un copete espigado. Usa zapatos deportivos, fosforescentes; camiseta y jeans. En un bolsillo guarda tres condones. En el otro, dos. "Mis amigos prefieren preguntarme. Yo sé de anticonceptivos, cómo usar el condón…", dice con naturalidad.

Jorge es menudo, blanco, pecoso. Sonríe, pero parece un adulto cuando explica qué es un proyecto de vida -estudios, trabajo luego familia- y los riesgos de la maternidad y la paternidad en la adolescencia. No lo aprendió en el colegio ni tampoco en casa. Jorge es parte del grupo de jóvenes capacitados por el Centro de Adolescentes para un Futuro Seguro (Capfus), que funciona en la Maternidad Matilde Hidalgo, en el Guasmo de Guayaquil.

Es martes y el muchacho camina, como malabarista, con un montón de muestras de pañales en sus brazos. La obstetra Margarita Ontano ayudó a su formación. También, al día, atiende a unas 16 adolescentes embarazadas. A muchas no les hablaron de una relación sexual segura.

"No hay claridad en educación sexual. No es solo biología, es bio-psico-social. No se empuja al chico a que tenga relaciones, sino a que se conozca y sea responsable. Eso de que son chiquitos para hablarles de sexo es falso; desde los 14 años ya se masturban", dice Ontano. "Desde los 12", le corrige Jorge.

El chico lleva un logotipo en su camiseta: "Habla serio, sexualidad sin misterios", se lee. Ese es el nombre de la campaña que dirige el Gobierno a través de la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención del Embarazo Adolescente (Enipla).

La Enipla -apoyada por los ministerios de Educación, Salud e Inclusión- capacitará a 15 000 maestros de Ciencias Naturales y Biología en educación para la sexualidad. En otras materias, como Sociales, Lengua y Literatura, analiza incluir temas de educación sexual.

Antes de hablar con adolescentes, la doctora Iris Valarezo sugiere aclarar tres términos: sexo (masculino, femenino), relación sexual (el acto placentero, con responsabilidad y autoestima) y sexualidad. "Esta es más amplia: abarca lo que somos, cómo vestimos, cómo actuamos, sueños y metas".

Jorge los aprendió y los repite en el 'cole'. Aunque muchos de sus amigos se informan en la Internet.

Para la psicóloga Susana Rendón, la tecnología es mala consejera para hablar de sexualidad. En su consulta en Aprofe (Asociación Pro Bienestar de la Familia Ecuatoriana), al mes recibe a unos 14 jóvenes que admiten que la pornografía es su manual de enseñanza.

"La pornografía está a un clic. El problema es que crea una falsa expectativa que reduce la sexualidad al acto sexual; esto reproduce patrones machistas y violentos, muchos ligados al consumo de drogas", dice Rendón.

Jorge y sus compañeros de curso han visto en la red videos de chicos, de su edad, en 'bailes eróticos'. También en la 'tele', repetidos una y otra vez. A él no le sorprenden. "Solo hacen lo que ven en la sociedad, en la misma televisión".

Benigno Cacau, educador para la salud, aconseja hablar de sexualidad desde la niñez, "sin diminutivos, como cosita o chichi, sino con total seriedad".

En el Capfus, Cacau diluye falsos mitos como el de la cigüeña, el bebé que llega con el pan bajo el brazo o el final feliz de novela. Habla de los riesgos de un embarazo precoz, de metas retrasadas, de lo corta que puede ser una relación adolescente, del costo de una canasta básica y de otros temas.

Jorge también da esas charlas. Pero cuando se pone el uniforme de colegio está del otro lado, frente a la pizarra. Este lunes, en la clase de sexualidad, su maestra de ciencias naturales seguirá con el tema pendiente: los ovarios.

Las cifras de Enipla

  • La línea 1800 44 55 66 SEnS forma parte de la campaña Habla serio. De enero del 2012 a marzo pasado atendió 15 879 llamadas.
  • De enero a abril SEnS de este año se entregaron 45 100 pastillas del Anticonceptivo Oral de Emergencia en centros de salud.
  • 10 454 356 preservativos  (masculinos y femeninos) se han repartido de enero del 2012 a marzo pasado.
  • 1 266 611 consultas  preventivas de adolescentes se reportaron en el 2012 (alza del 19,28 %).
Califique
2
( votos)