Tiempo de lectura: 3' 48'' No. de palabras: 629

Desde la semana pasada Ana Pillajo ha ido todas las mañanas hasta el Colegio Simón Bolívar, en el cetro norte de Quito. La razón, ella buscaba conocer por qué a su hija menor Andrea le habían asignado un establecimiento educativo diferente al que está su hija mayor.

Laura, este año cursaría el décimo de básica en ese colegio y su intención era que las dos hermanas vayan juntas a clases.

Según el Ministerio, el pedido de Pillajo es una prioridad porque cumple con una lógica. Que los padres de familia no tengan que destinar más recursos en cuanto a la movilización de sus hijos. Una fuente de esa entidad pública informó que estos casos se priorizarán en los alumnos de primaria, puesto que son niños de seis años que necesitan ayuda para llegar a la escuela y adaptarse.

Pero no solo el tema de movilización es un factor determinante para que los hermanos estén en una misma unidad educativa. El psicólogo educativo Jorge Villavicencio explica que en cuanto al desarrollo social del niño, la seguridad que le da que un miembro de su familia lo acompañe ayuda en el proceso de adaptación escolar.

Luis Benavides y Ana María Andrade, llegaron hasta la Escuela Eloy Alfaro, en el sector del Itchimbía. Ahí estudia su hijo Juan José, el próximo 2 de septiembre iniciará la primaria el último de sus hijos, Miguel. La pareja comentó que querían confirmar que los dos están en el misma escuela.

"Para nosotros es de gran ayuda que los dos asistan al mismo plantel. Así, Juan José me ayudará llevándole a Miguel a casa y tendré la seguridad de que mi hijo estará respaldado por alguien".

Luis Dávila, psicólogo familiar indicó que en la dinámica escolar el hermano mayor es una gran ayuda, siempre y cuando se tenga claro su rol. "Es un error responsabilizar de todo al mayor de los hermanos.

Los niños tienen derecho a jugar y estudiar sin presiones, como por ejemplo: asumir el papel de representante de su hermano".

En el caso de los hermanos gemelos o mellizos, el experto indica que la separación escolar puede generar un tipo de depresión infantil. "Los hermanos de por sí son unidos más aún si son gemelos, es preferible que vayan a la misma escuela, pero que se les asigne paralelos distintos y sean tratados de forma individual y evitar las comparaciones".

En el Colegio Gran Colombia, uno de los nueve distritos educativos que hay en Quito, Dolores Culqui, también buscaba que sus dos hijas permanezcan juntas en ese plantel. "Hice la fila y me indicaron que si hay cupos disponibles en este colegio le asignarán a mi hija menor aquí". Después de una comprobación de datos, el personal administrativo le indicó que el cupo de su hija menor fue aprobado. El Ministerio aclaró que en todos los casos no podrán estar juntos los hermanos, todo dependerá de la disponibilidad de cupos que haya en ese plantel.

La reasignación

  • Según el cronograma, hoy se tratarán los casos de primaria, octavo, noveno y décimo año de educación básica.
  • Los casos que se tratan son cuando la institución educativa es lejana al domicilio, o los alumnos menores de edad fueron asignados a horarios nocturnos.
  • También se da atención a quienes no inscribieron a sus hijos en los horarios establecidos.
  • Si hasta el 2 de septiembre no se consigue un cupo, los representantes deberán acercarse hasta el Ministerio de Educación y realizar un trámite personal.
Califique
2
( votos)