Tiempo de lectura: 3' 33'' No. de palabras: 568

Unas con antifaces, otras vestidas de novias, de ‘Gatubela’, de marineras, con baby dolls… De varias formas, muchas transexuales lucían de forma llamativa. Tanto ellas como otros miembros de la comunidad de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (Glbti) desfilaron por el centro de Guayaquil, la tarde de este sábado 29 de junio desde las 16:45.

Con motivo del Día Internacional de la Diversidad Sexual, se concentraron en los bajos del edificio de la Gobernación del Guayas, en el malecón Simón Bolívar y Aguirre. El clima frío en la ciudad, unos 23°C., no fue impedimento para mostrar el buen estado físico de sus cuerpos semidesnudos. “Estoy temblando, por los nervios y por el frío, pero estoy feliz”, dijo Jhonny Suárez, quien se identifica como gay.

Lucía una mascara en su rostro, en su espalda colgaba unas alas con plumas pomposas y con la bandera multicolor como pareo, su única vestimenta. Era la primera vez que este joven de 19 años desfiló y para lucir bien ejercitó su cuerpo desde enero. Junto a él sus amigos, también homosexuales, disfrutaban la aceptación de los heterosexuales que aprovechaban el momento para fotografiarse con ellos.

Wagner Basilio y Ricardo Proaño, expropietarios de la discoteca alternativa Vulcano, se robaron las miradas de todos los espectadores Ellos, junto a su perro, fueron los que presidían el desfile por el malecón que luego continuó por la avenida Nueve de Octubre. Cada cinco pasos, debían parar ya que muchas féminas se tomaban fotos con los hombres que mostraban su dorso.

Basilio, quien vestía un minúsculo traje como baquero (con los glúteos descubiertos), pero con estilo de policía, y Proaño, con un pantalón jeans apretado, son pareja. Pero ninguno de los dos se opuso a posar con ellas.

El lema del desfile del Orgullo Gay de este año fue ‘El matrimonio igualitario’. Muchos de ellos fueron vestidos con trajes de novia, así como hubo una caracterización de una monja y un sacerdote. Ellos insisten en que se les permita poder casarse y que en la cédula de identidad conste su género y no el sexo.

Vestida de novia, ‘Bridgie’ Herrera espera que los heterosexuales reconsideren el hecho de que los homosexuales también tienen derecho al matrimonio. “Tenemos las mismas obligaciones que ustedes, ¿por qué no los mismos derechos?”, dijo mientras tomaba de la mano a su pareja, Jorge Briones. Hace 15 años están juntos y esperan que un día puedan legalizar su relación, ya que no quieren una unión de hecho.

En este evento, 73 miembros de la Policía Nacional brindaron resguardo a quienes participaron en el desfile. Pero, la ayuda de la Comisión de Transito del Ecuador fue escasa. Las calles no fueron cerradas y como iban circulando iban parando el transito. “Esta es otra forma de discriminación”, dijo una de las personas que caminaban hacia la tarima, ubicada en las calles Lorenzo de Garaycoa entre Primero de Mayo y Quisquis. Allí terminaba la marcha con presentaciones artísticas.

A lo largo de las calles que caminó la comunidad Glbti, varias personas se ubicaron a presenciar el recorrido sobre las aceras. Al término del evento, Enrique Viteri tenía pensado ir a bailar junto a su pareja. “Esto es una fiesta”.

Califique
2
( votos)