Tiempo de lectura: 4' 8'' No. de palabras: 658

César Millán, el encantador de perros, realizará por primera vez una gira por América Latina. Su show, denominado 'El líder de la manada', se presentará en Guayaquil el 24 de octubre, y en Quito el 25 del mismo mes. Millán atendió esta entrevista vía telefónica desde su casa en Los Ángeles, Estados Unidos. Lo hizo después de regresar de hacer ejercicio y comprar una planta. En 12 minutos habló sobre su gira latinoamericana y su experiencia personal con los canes.

Hay personas que humanizan a un perro y otras que lo tratan solamente como un animal que cuida la casa. ¿Cuál es la forma correcta de relacionarse y tratar a un can?
Quienes usan al perro como guardián le dan un trabajo y quienes lo humanizan, invierten más el tiempo en él. Lo consideran un miembro de su familia. Eso no está mal, siempre y cuando el can sepa la jerarquía que hay en una casa.

¿A qué se refiere? Hay familias que incluso llevan a sus perros a guarderías, hoteles de lujo, spa y otros servicios...
Debe existir un balance. La mayoría de mis clientes solo se dedica a humanizar al perro y no deja que el can desarrolle acciones propias de su condición de animal. Ahí surgen los problemas: el can se frustra y se torna violento. Es por eso que tengo mis shows de televisión, quiero enseñar a las personas el balance entre ellos y su mascota.

¿Cómo inició su relación con los perros?
Crecí en un rancho, en México. Ahí aprendí a relacionarme con los animales. Mi abuelo me enseñó que existe una comunicación con los animales. Por ejemplo, cuando veo pájaros (a mi padre le gustaban mucho) siento que él está cerca. Soy latino y en nuestra cultura los animales significan algo, no son solo animales.

¿Algún perro ha marcado un momento de su vida?
Cuando inicié mi carrera profesional no hablaba inglés; permanecí como migrante en Estados Unidos y mi exesposa estaba embarazada. En esos momentos, no tan buenos tuve a mi lado a 'Daddy,' un pitbull que me acompañó seis años. Cuando él murió fue una de las cosas más tristes que he vivido, porque es difícil saber que un ser querido ya no está.

Los perros se usan en terapias, por ejemplo, con niños. ¿Cómo ayuda un can?
Un can no te cuestiona si estás deprimido, tampoco te dice que te ves mal, él perro te acepta como estés. Cuando la gente permanece por determinado tiempo en el hospital, cuando regresa a casa su familia lo trata como un enfermo, un perro no; él te mueve la cola, te lame y te transmite un ánimo ­increíble y honesto.

¿Por qué encantador de perros y no de gatos o pájaros?
Los gatos no son para estar las 24 horas con un humano. El perro tiene la necesidad de formar parte de un grupo, de la familia. A ellos se les considera como el mejor amigo del hombre, pero muchas veces nosotros no somos su mejor amigo. Es por eso que hay canes abandonados y maltratados.

¿Cuáles son los 'tips' para ser el líder de la manada?
Todos los ejercicios que la gente realiza con su perro deben ser constantes. El primer paso es realizar una 'radiografía' del can. Esto solo se logra con la convivencia. Las personas deben conocer su carácter, sus gustos, etc. Después viene el entrenamiento. En mi nueva gira, que presentaré por primera vez en español, desarrollaré con los asistentes todos los trucos para que sean el líder de la manada.

Hoja de vida
Trayectoria:   Nació en México en el año 1969. Es experto en el comportamiento canino. En el 2004 estrenó el programa 'El encantador de perros', por National Geographic.

Califique
2
( votos)