Tiempo de lectura: 5' 56'' No. de palabras: 934

Solos los perderemos, unidos los encontraremos. Este fue el primer mensaje difundido por la Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos en Ecuador (Asfadec) en su cuenta de Facebook, creada el 18 de septiembre del 2012. Desde ese día, imágenes e historias de personas que no han regresado a sus hogares han sido publicadas en Internet.

Eran las 15:30 de este martes. Cinco directivos de la organización se reunieron en una casa en el norte de Quito para evaluar los avances en las investigaciones de sus casos. En carpetas guardan copias de expedientes, listas de desaparecidos y recortes de periódicos. Entre ellos estaba Lourdes Mejía, vocal de Asfadec, cuya hija no regresa hace más de tres años.

La mujer de baja estatura y cabello negro se sienta sobre gradas de piedra y recuerda que el uso del Facebook les ayudó a fortalecerse como organización y para difundir sus plantones en los que presionan a las autoridades para que se agilicen las indagaciones. "También estuvimos en contacto con los familiares de Karina del Pozo y les ayudamos". La joven de 20 años desapareció el 19 de febrero pasado y sus fotos se subieron a las redes sociales. El caso estalló ocho días después, cuando su cadáver fue hallado cerca de un mirador en las afueras de Quito.

Mejía hace una pausa y toma aire para recordar cómo ha sido su lucha a través de Internet para darse a conocer como gremio y exponer sus historias. Otra es la desaparición de la colombiana Carolina Garzón, a quien se la vio por última vez en abril del 2012 en el barrio Paluco, oriente de la capital.

Su padre, Walter, también es vocal de Asfadec y gestiona el perfil de Facebook del grupo. Él vive en Ecuador desde el año pasado y junto a dos amigos manejan la cuenta de Facebook en la que publican datos y fotos de los ausentes.

También hacen las convocatorias para las marchas, los plantones y las reuniones que mantienen con otras agrupaciones de familiares y víctimas de delitos. "Las redes sociales nos han ayudado, pero lo que realmente nos ha dado resultados es la organización de manifestaciones", cuenta Walter.

Apoyo entre grupos

A inicios de este año, Asfadec se comunicó por mensajes con los integrantes del colectivo Basta de impunidad. Este último se formó por iniciativa de la familia del sociólogo Marco Velasco, asesinado el 23 de diciembre del 2011 en un asalto registrado en Quito.

Santiago, hijo de la víctima, dirige los perfiles en redes sociales de esta agrupación, cuya idea es "denunciar y hacer público cómo se realizaron las investigaciones por el asesinato de mi padre".

Desde su creación en marzo de este año hasta hoy, Basta de Impunidad suma 337 seguidores en Facebook. También maneja la cuenta en Twitter de @bastaimpunidad con la que se comunicó con los miembros de otros gremios. De hecho, un tuit del 24 de abril pasado señala que "nos reuniremos con la Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos para coordinar iniciativas contra la impunidad". Entre los dos grupos han organizado manifestaciones y han intercambiado información.

Estos no son los únicos colectivos que utilizan redes sociales para difundir sus casos. Este Diario contabilizó al menos ocho agrupaciones en las que los familiares de víctimas y personas que sufrieron delitos abrieron cuentas en Facebook.

Uno de ellos es Marcos Cabrera del colectivo 'No más inseguridad Guayaquil únete'. Este alumno de ingeniería en Telecomunicaciones de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) creó un grupo luego de que sufriera un asalto en el bus tras salir de clases por la noche. "Tomamos el vehículo y jóvenes que llevaban mochilas se subieron. En medio del trayecto hasta llegar a mi casa, cinco desconocidos que se hicieron pasar por estudiantes sacaron armas de sus maletas y nos asaltaron", recuerda.

Este grupo no se caracteriza por organizar marchas o plantones de protesta por la inseguridad. Su idea es promover iniciativas de seguridad a través de la difusión inmediata que ofrece Facebook.

El joven de 26 años no denunció el robo ante las autoridades, pero prefirió crear la agrupación que actualmente suma 424 seguidores. La idea del proyecto es "realizar activismo ciudadano" y dar consejos a la gente para que no sea víctima de delitos. En Facebook, Cabrera cuelga videos en los que se piden no comprar cosas robadas. "¿Fuiste víctima de un delito? Publícalo aquí y has llegar tu voz de protesta", fue uno de los últimos mensajes difundidos.

Lo mismo pasa con la agrupación 50 000 miembros en contra de la delincuencia en Cuenca. El administrador de este perfil recuerda que el proyecto surgió luego del crimen cometido contra un familiar en la capital azuaya.

Tras este hecho se convocó a una marcha blanca por la inseguridad en Cuenca y, a través de Facebook, el grupo convocó a 1 500 personas. Sin embargo, cerca de 3 000 acudieron a la manifestación. "Nuestra idea es generar sentido comunitario y apoyar a la gente", precisa el fundador. El objetivo de esta agrupación es crear un movimiento a través de redes sociales en contra de la delincuencia.

Allí se pueden compartir experiencias, planificar marchas o cualquier iniciativa relacionada con temas de seguridad.

La agrupación fue creada hace dos años y medio. El primer objetivo era sumar 50 000 integrantes. Esta cantidad ya ha sido superada y el usuario de este colectivo en Facebook tiene actualmente 72 193 seguidores.


Califique
2
( votos)