Tiempo de lectura: 4' 32'' No. de palabras: 729

Mientras la presidenta del Tribunal Séptimo de Garantías Penales, Susana Nájera, leía la sententencia, solo se oían llantos. Eran los familiares de Karina del Pozo, tras escuchar la condena de 25 años de reclusión mayor para los autores del asesinato de su prima, sobrina, hermana, amiga...

Ayer ese Tribunal declaró culpables a José S., Gustavo S. y David P. como autores del asesinato con agravantes de Karina del Pozo y se les dictó la máxima pena establecida en el Código Penal por asesinato. Los tres están detenidos desde hace más de seis meses, después de que el cuerpo de la joven fuera encontrado el 27 de febrero en una quebrada en Llano Chico (afueras de Quito).

La sentencia de ayer se dio por unanimidad en el tribunal, conformado también por los jueces Carlos Borja y Marlin Calderón.

En esta se especificó que no se podrán aplicar rebajas de pena, por existir agravantes, y que los sentenciados deberán pagar las indemnizaciones por daños y perjuicios a la familia de la víctima. Este monto será señalado en la sentencia por escrito.

Pero los llantos ayer también venían del otro lado de la sala de audiencias. Separados por una pared blanca, los familiares de los tres sentenciados se lamentaban por la decisión de los jueces, que deliberaron por cerca de dos horas.

Mientras tanto las reacciones de los acusados fueron diferentes. José S. y David P. se quedaron impávidos por unos minutos, mientras Gustavo S. rompió en lágrimas.

"¡Asesinos!" gritaban los Del Pozo, vestidos de negro, en medio de abrazos. "No nos devolverán a Karina, pero al menos se hizo justicia", dijo una allegada a la familia.

Un precedente

Desde el inicio de las investigaciones por la muerte de Karina del Pozo se habló de un posible femicidio (asesinato a una mujer por serlo). Así lo señaló el fiscal del caso, Vicente Reinoso, en la audiencia de sustentación de dictamen, que se desarrolló en junio pasado.

"Ahora esta sentencia crea un precedente, al tratarse de un caso de femicidio. Lastimosamente no está tipificado (ese delito) por lo que se lo asimiló como un caso de asesinato", dijo ayer Reinoso.

Con ese criterio coincidió el abogado de la familia Del Pozo, César Ochoa. "Todo el caso termina siendo un tipo de femicidio. No creo que haya satisfacción en la familia después de haber perdido a Karina. ¿Se hizo justicia después de un crimen tan excecrable?".

Al no estar tipificado el femicidio, la sentencia del tribunal se basó en el artículo 450 del Código Penal, que ordena una pena de 16 a 25 años por asesinato.

La condena dictada ayer incluyó seis de los 11 agravantes establecidos en ese artículo. Entre los que está "cuando se ha imposibilitado a la víctima para defenderse" y "buscando de propósito la noche o el despoblado para cometer el homicidio".

De su lado, la defensa de los ahora condenados anunció que apelarán la sentencia de ayer, una vez que sean notificados por escrito.

Édgar Ortiz, abogado de David P., dijo que no se ha logrado comprobar la presencia de su acusado en Llano Chico. "El camino de la justicia a veces resulta largo. Vamos a apelar porque se demostró que en contra de David P. no existe una sola prueba".

Hérmel Sarango, abogado de Gustavo S., señaló que su defendido debió ser acusado como encubridor mas no como autor del asesinato. "Por ser un hecho de conmoción social, no se le puede juzgar a alguien por un delito que no cometió. Él participó después de que le causaron la muerte (a Karina del Pozo)".

La etapa de juicio

La audiencia de juzgamiento se extendió por cuatro días. En total, 52 personas rindieron su testimonio ante el tribunal.

Entre los testigos, se presentaron los peritos investigadores del caso, que narraron los pormenores del delito.

Los últimos en rendir su versión fueron los tres acusados de la muerte de Karina. Gustavo S. dijo ante los jueces que David P. habría golpeado a la joven con una piedra en la cabeza.

David P. señaló que no recordaba haber estado en Llano Chico. Mientras que José S. se acogió al derecho al silencio.

Califique
2
( votos)