Tiempo de lectura: 7' 13'' No. de palabras: 1184

Una bandera del Ecuador fue colocada sobre el ataúd del teniente Diego Maldonado. Seis militares que vestían trajes de camuflaje verde pixelado lo levantaron y bajaron del helicóptero del Ejército.

Los uniformados caminaban y lloraban al escuchar la canción "saliendo de su base los comandos ya se van. Dejando atrás mujer, hijos y hogar se van. Sin saber siquiera si van a volver o a algún lugar irán a caer por la Patria defender...".

Era el Himno del Comando y recordaba al oficial, quien falleció la madrugada del jueves durante un conflicto armado entre soldados ecuatorianos y presuntos miembros de agrupaciones irregulares en la localidad fronteriza de Puerto Mestanza (Sucumbíos).

Amigos y compañeros del fallecido lo recordaron en una ceremonia realizada en uno de los auditorios de la Escuela Superior Militar 'Eloy Alfaro' (Esmil).

En el mismo sitio en donde Diego Maldonado se graduó como subteniente, en agosto del 2007, fue velado ayer. Lo acompañaron sus familiares, quienes lloraban al ver el féretro y lo abrazaban.

El uniformado, de 28 años, nació en Cayambe (Pichincha). Desde su infancia, cuando estaba en la escuela 9 de Julio, sabía que su vocación era ser oficial del Ejército y cuando se graduó del Colegio Militar 'Eloy Alfaro' no dudó en postularse a la Escuela Superior Militar.

"Le gustaba mucho lo que hacía, pese a que sabía que existía mucho riesgo", contó Homero González, quien fue compañero de Maldonado en la escuela primaria.

Esa vocación fue tan fuerte que aprendió a vivir separado de su familia desde hace un año cuando le asignaron a integrar la Brigada de Fuerzas Especiales N° 9 "Patria", en Sucumbíos.

Su esposa, Francis Ortega, vivía junto a su hija, de 4 años, en Cayambe, y extrañaban la alegría de Maldonado. Así también lo hacían sus allegados mientras lo recordaban durante el velatorio.

La música y el baile eran sus otras pasiones. Junto con sus primos formó un grupo de danza llamado Los Wirakchuros, en el que bailaban coplas y música cayambeña. También le gustaba danzar los movimientos de la música andina.

Desde esa ciudad llegaron ayer sus familiares y amigos para la ceremonia preparada por las Fuerzas Armadas. Los oficiales también lo recuerdan con cariño, por el empeño que ponía en sus labores. Como parte de la Brigada de Fuerzas Especiales, él siguió cursos de comando francotirador, reconocimiento de alto alcance, explosivos y demoliciones, salto y salto libre como paracaidista.

"Estaba en un equipo que realiza reconocimientos de alto alcance, en donde están preparados para misiones de altísimo riesgo, que fue lo que se presentó el jueves", dijo el general Roque Moreira, comandante de la Brigada.

Entre sus compañeros de trabajo también se lo recuerda como una persona que les elevaba la moral en los cursos. Pero el riesgo de trabajar en el Ejército es alto. "Si tenemos que ofrendar la vida, la ofrendaremos", aseguró el teniente Ember Escobar, quien es de la misma promoción que Maldonado.

En Cayambe, el fallecido era popular y saludaba con toda la gente. Los adolescentes y jóvenes lo respetaban cuando lo veían vestido con el traje de militar. Desde la mañana de ayer, la gente de esa localidad preparaba el coliseo de la ciudad para recibir a su "héroe".

Las personas que lo fueron a ver en la Esmil pedían que el teniente y las Fuerzas Armadas sean reconocidas por su labor en el cuidado de la frontera. Al respecto, el Gobierno ratificó ayer su respaldo a los militares en esas tareas.

Durante la conmemoración del aniversario del Primer Grito de la Independencia del 10 de Agosto que se realizó ayer en la Esmil, el vicepresidente Jorge Glas, reiteró el compromiso del Gobierno de fortalecer a las FF.AA. "para garantizar condiciones materiales y espirituales adecuadas para el cumplimiento de su misión".

Antes de formar parte de la Brigada de Fuerzas Especiales número 9 "Patria", en Sucumbíos, Maldonado estuvo en el Batallón N° 3 de Infantería, en Pasaje (El Oro). Ascendió al grado de teniente el 10 de agosto de 2011.

Uno de los mejores amigos del fallecido, Gerson Chicaiza, lo recordó durante el velatorio como una persona entregada al trabajo y que "nunca bajaba los brazos cuando tenía retos pendientes". Este definió al uniformado como un "cayambeño puro" que no se rendía ante las adversidades.

Por eso, una multitud de personas lo recibieron en el coliseo de su ciudad para despedirlo. Allí se montó una capilla ardiente y se realizó una misa para rendir honor a su trayectoria militar. Su sepelio está previsto para las 15:00 de hoy.

Colombia destaca trabajo de Ecuador en la frontera

Colombia optó por la diplomacia en su respuesta al pedido planteado el jueves por el Gobierno del Ecuador de que reforzara la frontera común.

Una señal en ese sentido la dio el ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón. A través de su cuenta en Twitter (@mindefensa), el funcionario en primera instancia destacó la actuación del Ejército ecuatoriano para defender su frontera. De paso, también atribuyó a la guerrilla de las FARC la autoría del ataque a soldados ecuatorianos, en Puerto Mestanza, en la provincia ecuatoriana de Sucumbíos, la mañana del jueves.

"Exaltamos el compromiso de Gobierno ecuatoriano en contra de las FARC y en defensa de su territorio", fue uno de los tres mensajes que Pinzón colgó en la red social. Por la misma vía, consignó dos tuits más: "Solidaridad con familia de teniente asesinado por FARC en Ecuador. Su heroísmo contribuye a desterrar terrorismo de la región" y "Reconocimiento Gob. ecuatoriano y sus FF.MM. que con valentía combaten a FARC e impiden que sigan aprovechandose (sic) de la frontera".

Las frases del Ministro ecuatoriano siguieron a otras que hicieran dos importantes oficiales de las Fuerzas Militares (FF.MM.) de este país. Así, el general Sergio Mantilla, comandante del Ejército colombiano, aseguró al diario El Colombiano que para impedir que el grupo rebelde dirigido por 'Timochenko' o 'Timoleón Jiménez' cruce las fronteras existe más colaboración de los países vecinos. "En cada uno de los casos hay diferencias en la colaboración, en unos hay más voluntad, en otros está mejorando", anotó.

En el mismo sentido, el general Germán Giraldo Restrepo, comandante de la VI División del Ejército colombiano, con jurisdicción en los departamentos sureños de Caquetá, Amazonas y Putumayo se refirió al pedido del Gobierno ecuatoriano. En declaraciones que difundió la cadena RCN La Radio, afirmó que las operaciones de los soldados colombianos son permanentes.

"Según la orden del señor presidente de la República (Juan Manuel Santos), del ministro de Defensa (Juan Carlos Pinzón) y de los altos mandos, la ofensiva es permanente en la zona ...", dijo.

Califique
2
( votos)