Tiempo de lectura: 6' 45'' No. de palabras: 1097

Por su cabeza pasaron ideas suicidas. Los acosos la hicieron sentir "desamparada". Durante un año, Sofía soportó insultos y maltratos psicológicos. Sus compañeros de colegio le decían "enferma".

El viernes recordó esas escenas. Tenía 14 años cuando su familia la vio con una de sus primeras parejas: una amiga de aula.

Recuerda que la psicóloga del plantel incluso recomendó a sus padres que la internaran en algún centro que "cure" su lesbianismo.

Hoy, con 24 años, dice que la sociedad aún ve a los homosexuales como unos "bichos raros".

En Ecuador, el movimiento GLBT aparece a finales de 1997 y ahora también integra a personas intersexuales (Glbti). Desde allí comenzó la lucha por los derechos de gais, lesbianas, bisexuales y transgéneros. Realizaban plantones en la Plaza Grande, en el Centro de Quito, y repartían hojas volantes.

La denominada Sociedad Gay (Soga) y otras agrupaciones lograron que ese año se declarara inconstitucional el art. 516 del Código Penal que consideraba delito a la homosexualidad. El fallo surgió tras la detención de 100 gais en Cuenca, en una redada policial.

En el estudio realizado en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) por Kathryn Ann Wilkinson se dice que "en 1998 hubo protecciones constitucionales contra la discriminación por orientación sexual, que hicieron de Ecuador el tercer país en el mundo en contar con tales medidas a nivel de la Constitución".

Y añade que el país "aún juega un papel de liderazgo en conllevar estos avances legales. Ahora (2012) es uno de solo siete países que cuentan con tales protecciones".

Después de los cambios legales de 1997, en el 2008 la Constitución incorporó derechos para las personas con tendencias sexuales diversas. En el artículo 11, por ejemplo, se dice que "nadie podrá ser discriminado por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, (...) u orientación sexual".

Pese a esos avances, Sofía considera que aún queda mucho por hacer. El matrimonio igualitario es uno de los temas pendientes.

"No entiendo por qué otras personas pueden tener el derecho de casarse y nosotros no. ¿Por qué yo tengo que ser tratada como una ciudadana de segunda clase?", dice. Ella es estudiante universitaria.

Uno de los debates sobre el matrimonio igualitario resurgió en mayo pasado. Ese mes, apareció el movimiento 14 millones, abiertamente opuesto a la boda entre personas del mismo sexo. El presidente Rafael Correa incluso propuso una consulta popular en las próximas elecciones seccionales de febrero de 2014 para que los ecuatorianos decidieran la legalización de las bodas gais.

En febrero se generó una polémica similar. El ex candidato presidencial Nelson Zavala sostuvo que "Dios creó a Adán y Eva, no a Adán y Esteban". Y agregó que "la Biblia es clara: ni los afeminados ni los que se echan con otros varones heredarán el reino de Dios".

Tras esas declaraciones, activistas Glbti lo demandaron y en marzo pasado el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) condenó al pastor evangélico a pagar una multa de diez salarios mínimos (USD 3 180) y también perdió sus derechos políticos por un año.

Sus expresiones fueron consideradas homofóbicas. De hecho, el Consejo Nacional Electoral prohíbe "la emisión pública de cualquier expresión que discrimine o afecte a la dignidad de las personas, o utilicen símbolos, expresiones de carácter religioso".

Pero Sofía cuenta que no solo tienen que luchar contra la sociedad sino contra su propia familia.

Ella, por ejemplo, tuvo conflictos durante un año con su madre. "Se destruyó la relación con mi familia. Ella me agredía. Recuerdo que me lanzó contra la pared, me golpeó y de un patazo me botó de la silla. Me prohibió acercarme a mis hermanos y a su círculo social".

Sofía recuerda que con su padre la historia fue algo diferente. Hace tres años le confesó su inclinación sexual y le dijo que era lesbiana.

El mensaje fue claro: no voy a casarme con un hombre porque no me gustan... En el 2008 falleció su madre y recuerda que en sus últimas horas ella asimiló lo que ocurría con su hija. "Hubo la paz que tuvo que existir antes, cuando le conté mi inclinación sexual".

Cuando decidí contar a mi familia que era lesbiana (18 años) mi hermano mayor que es evangélico no lo aceptó. Impidió que sus hijos se acercaran a mí. Luego entendió que mi orientación sexual no tenía nada que ver con violaciones (sexuales) ni nada de eso. Simplemente fue mi deseo de estar con personas del mismo sexo. Me comentó que había investigado mucho: las causas, por qué se produce, qué es... todo. Además dejó de lado su convicción religiosa.

En uno de los trabajos que tuve sufrí muchos atropellos. Mi jefe me vio en la calle con mi pareja y desde ahí empezaron los acosos.

En una ocasión me golpeó por mi orientación sexual. Fueron tales los maltratos, las indirectas que opté por renunciar al empleo hace un año. Me decía "pervertida" y otros insultos fuera de lugar.

En la calle también te das cuenta de las reacciones de la gente cuando te ve agarrada de la mano con otra mujer. Te miran con cara de extraterrestre. Una vez recuerdo que iba caminando con una de mis parejas y nos lanzaron un botella desde un auto. Eran unos hombres mayores de edad.

Fue hace tres años. Afortunadamente, el botellazo solo nos hizo cortes leves; nada grave.

Actualmente no tengo pareja, pero sí me gustaría casarme. Más que nada porque si yo trabajo y hago un patrimonio me gustaría compartir con la otra persona mis bienes si llegara a pasarme algo.

Testimonio Cristina  / Estudiante

'Sufrí maltratos en mi trabajo'

La realidad de 76 países
En el estudio de Kathryn Ann Wilkinson también se menciona que en el 2009 el Ecuador llegó a ser uno de 20 países con leyes contra crímenes de odio basados en orientación sexual. "Ecuador tiene algunas de las protecciones con respecto a género y sexualidad más progresivas en el mundo", se dice en el informe.

En el documento se advierte además que los actos homosexuales son ilegales en 76 países en el mundo (11 en América Latina y el Caribe). Y en cinco naciones las tendencias sexuales diversas son merecedores de la pena de muerte.

Califique
2
( votos)