Tiempo de lectura: 4' 45'' No. de palabras: 770

La sentencia se conoció ayer. En el documento de tres páginas, la jueza octava de Garantías Penales del Guayas, Luisa Macías, negó la petición de medidas cautelares que solicitó Ithel Idrovo en contra de la Resolución 001 del Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep).

Según la jurista, dicha resolución, que establece una tabla de dosis máximas de droga que puede portar una persona, no "legaliza el consumo ni atenta contra los derechos constituciones", pues se trata únicamente de una "guía para la Función Judicial".

Idrovo, quien es director de un centro de rehabilitación para personas drogodependientes, considera que la tabla "es un incentivo a que los chicos consuman narcóticos o se prolifere el microtráfico".

Precisamente, tras la resolución del Consep, otras entidades del Gobierno se pronunciaron y precisaron que la tabla no legaliza el consumo de los estupefacientes.

El lunes último, por ejemplo, Augusto Espinosa, ministro de Educación firmó el Acuerdo Ministerial 208-13 en el que se prohíbe la venta y uso de alcaloides en los colegios del país. Esto, porque, según el funcionario, hubo "mala comprensión" de la resolución del Consep.

De hecho, luego de que se conociera el Acuerdo Ministerial, en colegios y universidades del país ya se aplican nuevas medidas de control contra la venta de drogas. Ayer, Carlos Cedeño, rector de la Universidad Estatal de Guayaquil, dijo que utilizan recursos como la publicación de afiches, charlas y sociodramas para concienciar a los alumnos, docentes y empleados. "El método que usamos es el educativo, que es el más importante".

El rector agrega que si detectan a estudiantes consumiendo sustancias estupefacientes en sus predios, la Policía tiene la disposición de realizar operativos. "Autorizamos a los agentes que, de ser el caso, patrullen el interior del establecimiento. Ellos lo hacen en bicicleta, moto y camionetas".

El consumo de narcóticos es una preocupación entre las autoridades universitarias. Datos del II Estudio Epidemiológico Andino Sobre Consumo de Drogas en Universidades refieren que el uso de marihuana registró un incremento entre el 2009 y el 2012.

El documento, basado en una encuesta a 3 443 alumnos de 12 universidades del país, señala que el consumo del cannabis tuvo un aumento "estadísticamente significativo", desde el 4,1% en el 2009, al 9% en el año pasado.

Con relación al uso de cocaína, el estudio también revela un incremento en el consumo, del 0,6% en el 2009, al 1,2% el año pasado.

Entre las consideraciones que hace Macías en la sentencia se menciona que la resolución del Consep no atenta contra la "norma constitucional contemplada en el artículo 364 de la Constitución". En ese artículo se dice que "las adicciones son un problema de salud pública". Y añade que "al Estado le corresponderá desarrollar programas coordinados de información, prevención y control del consumo de alcohol, tabaco y sustancias estupefacientes".

Otra de las universidades que adoptaron nuevas medidas de control es la Santiago de Guayaquil (UCSG). Allí se emitió esta semana una normativa interna que, según sus autoridades, será un complemento al acuerdo ministerial 208-13 que prohíbe el consumo de sustancias estupefacientes en el sistema educativo.

Douglas Vintimilla, jefe de la Unidad de Desarrollo Humano del Departamento de Vuestra Social, explica que mantienen una línea de acción, que implica talleres de prevención y conversatorios.

"Son propuestas que se planifican con el Consep y sus capacitadores. Esperamos luego realizar un charla con los docentes".

Los colegios también fijaron acciones. Esto, luego de que se conociera­, hace una semana, las denuncias de dos profesores de un centro fiscal de Guayaquil que aseguran haber sido drogados, presumiblemente dentro del establecimiento. El rector de un plantel también se quejó de amenazas de grupos que expenden alcaloides.

Las medidas de control

En el 2010, la entonces  Subsecretaría de Educación del Litoral, elaboró el Instructivo de Disciplina y estableció, entre otras medidas, el uso de mochilas transparentes y que la Policía escoltara hasta los colegios a quienes se fugaran.

En octubre del 2012,  el viceministerio de Educación, elaboró un instructivo para la protección integral de los estudiantes. Se dispuso la creación de brigadas de padres, carnetización a los vendedores ambulantes que trabajan afuera de colegios, etc.

El lunes último, el ministro  de Educación, Augusto Espinosa, firmó el Acuerdo Ministerial 208-13 en el que se prohíbe la venta, consumo o tenencia de drogas en los centros educativos del país.

Califique
2
( votos)