Tiempo de lectura: 3' 52'' No. de palabras: 618

Al cumplirse el primer semestre de operaciones del Nuevo Aeropuerto Internacional de Quito (NAIQ), las cifras de pasajeros hablan de un incremento, con relación a la antigua terminal. Pero en el corto tiempo esto se puede convertir en un lastre por la capacidad de la actual infraestructura.

En el primer semestre de operaciones en Tababela volaron 2,6 millones de pasajeros. Esto representa un incremento de 1% de usuarios en comparación con la antigua terminal aérea, según un informe de la Empresa Pública Metropolitana de Servicios Aeroportuarios (Epmsa).

Tababela tiene una capacidad operativa de cinco millones de pasajeros por año. Esta proyección fue realizada para el 2007, cuando inicialmente debía inaugurarse el aeropuerto. Según proyecciones se finalizará el año con 5,4 millones de usuarios, así lo aseguró el alcalde del Distrito, Augusto Barrera.

La expansión del Mariscal Sucre estaba programada para el 2017, en cuatro etapas e incluso construir una segunda pista. La responsabilidad de cualquier crecimiento físico para tener más capacidad en el aeropuerto es de Quiport, concesionaria de la terminal.

Su titular, Andrew O'Brian, en junio pasado, dijo que la segunda fase contempla la ampliación de la terminal de pasajeros, áreas de espera y puentes de embarque (mangas). "En esta etapa es prematuro considerar la construcción de una segunda pista. Los expertos de Quiport nos garantizaron que la pista de 4 100 metros, calle de rodaje y espacios de estacionamientos están bien para las operaciones en los siguientes 10 años".

Para Jorge Cabezas, exgerente de las aerolíneas Tame y Saereo con una experiencia de 30 años en aeronáutica, comentó que la expansión no funciona si la operación aérea se realiza en una sola pista. "Los aviones tendrán que ponerse uno tras otro. No importa cuántas salas de embarque haya, todos los pasajeros tienen que abordar o desembarcar de un avión.

Además, los despegues y aterrizajes se realizan uno a la vez. No hay espacio para la construcción de otra pista de uso simultáneo".

Para mañana, está previsto que Quiport anuncie los detalles del proyecto de la segunda fase.

En una entrevista con este diario, el alcalde Barrera dijo que por la categoría del aeropuerto, este debe contar con condiciones de confort para los usuarios. "El contrato estipula que si no hay condiciones de confort hay un incumplimiento. Creo que los hemos multado por más de USD 700 000 porque nosotros administramos el contrato".

Según Cabezas, estos inconvenientes de comodidad y la accesibilidad al aeropuerto generaron una disminución de pasajeros domésticos en comparación con años anteriores. "El pasajero nacional es el perjudicado con el nuevo aeropuerto. Esto responde a los costos de movilización desde y hacia Tababela y el tiempo. Por eso, los usuarios toman el transporte terrestre público o privado".

En el balance semestral hay una disminución de unos 36 000 pasajeros nacionales. Esto ha generado un incremento de frecuencias, flota y rutas de los viajes por tierra hacia y desde la capital. El incremento de pasajeros del aeropuerto se registra entre los vuelos internacionales con un aumento del 7%.

Con el anuncio que está previsto haga Quiport se espera conocer los alcances de los que sería la ampliación tanto en tiempos y servicios como infraestructura para pasajeros y aerolíneas.

Los servicios

Edificio administrativo.  El centro comercial y las oficinas de Quiport, Epmsa y aerolíneas se encuentran frente a la terminal de pasajeros; serán entregados a inicios de octubre.

En la terminal de pasajeros, en horas pico de vuelos nacionales e internacionales, la capacidad llega al límite. Lo mismo sucede en las salas de espera.

imagen

Califique
2
( votos)