Tiempo de lectura: 3' 52'' No. de palabras: 616

Lo primero que hizo el presidente Rafael Correa cuando estuvo frente a la adolescente fue darle el pésame. La pequeña de 13 años, hija de la pareja que perdió la vida la mañana del 15 de julio, cuando el túnel de la avenida Luis Tufiño se desplomó, recibió ayer en su vivienda al Primer Mandatario y al alcalde Augusto Barrera.

Uno de los miembros de la familia que estuvo presente en la reunión contó, además, que el Alcalde le dijo a la niña que no le va a faltar nada y que le plantearon varias formas de ayudarla. Sin embargo, el familiar no reveló detalles porque ese tema se lo va a manejar puertas adentro. "La visita es importante, le da mayor seguridad a mi sobrina, pero no alivia el dolor", dijo el hombre que pidió mantener su nombre bajo reserva.

Ayer, en San José del Inca, se vivió un día particular. Los vecinos se volcaron a las calles porque recibieron la noticia de que Correa y Barrera arribarían.

Desde las 11:00, unas 50 personas entre vecinos y periodistas esperaban en las afueras de la casa donde vive la menor de edad, en la calle Guarumos. A las 12:09, el auto presidencial llegó acompañado de otros vehículos y de personal de seguridad. Correa y Barrera ingresaron a la vivienda sin dar declaraciones a la prensa.

Durante los casi 20 minutos que duró la visita, la gente recordó a las víctimas. "Conmigo el Milton aprendió a hacer muebles de metal", dijo un hombre. "Yo estuve en el mismo colegio que la hija de ellos", comentó un niño. "Yo le compraba menudo a la abuelita de ellos que todos los domingos vende afuera de la iglesia", relató otro morador.

Los motores de los autos se encendieron y empezó el alboroto. Hombres de terno y gafas, junto con militares armados ahuyentaron a los vecinos que estaban cerca. El presidente Correa dejó la vivienda y la gente empezó a aplaudir, el alcalde Barrera salió detrás. Algunos vecinos sacaron de sus casas banderas verdes y las hicieron flamear.

El Presidente se subió al estribo del auto y saludó a los asistentes. Sonrió y levantó el dedo pulgar. Luego se bajó para que Barrera también abordara el vehículo. Correa, antes de subir, nuevamente saludó a la gente. Luego el vehículo arrancó. "Gracias a todos por estar aquí, pero quisiéramos pasar estos momentos difíciles en intimidad", dijo uno de los familiares de las víctimas para que los medios de comunicación se retiren.

Ya sin cámaras de televisión, sin militares ni periodistas, la niña salió de su casa a paso lento. Ella aún conservaba el luto: un abrigo negro sobre una licra y botas cafés. Cruzó la calle del brazo de su abuelo paterno, con quien vive y hace las veces de su padre.

Aún están pendientes los informes técnicos de lo que ocurrió con el colapso del túnel de la Tufiño.

Otras cuatro visitas
Por la mañana, ambas autoridades visitaron el sector de la Mitad del Mundo, en el sitio donde se construye la sede de la Unasur, para ver el avance de los trabajos de esta sede.

Pasado el mediodía, el presidente Rafael Correa y el alcalde Augusto Barrera visitaron la construcción de la estación del metro, en el sector de La Magdalena, sur de la ciudad. El Estado financia el 50%.

Más tarde se desplazaron al sector de Chillogallo donde se construye el colegio réplica Mejía; también hasta la Mena, donde levanta el réplica 24 de Mayo.

Califique
2
( votos)