Tiempo de lectura: 3' 20'' No. de palabras: 521

La casa ubicada en la esquina de las calles Espejo y Guayaquil, ayer fue repintada. Dos partes de su fachada recuperaron el tono anaranjado crema.

Esta fue una de las casas manchadas con grafitis el martes pasado en la protesta por el tema del Yasuní-ITT. Según datos del Municipio de Quito, 500 m2 de superficie de fachadas patrimoniales en el Centro Histórico fueron afectadas. Dos obreros ,que indicaron ser municipales, con rodillos en mano borraron el espray negro.

Ante estos hechos, el Concejo Metropolitano de Quito acordó el miércoles, por unanimidad, emitir un pronunciamiento oficial que rechace este tipo de agresiones y grafitis contra el Patrimonio del Centro Histórico.

El alcalde Augusto Barrera indicó que su administración apoya y preserva toda forma de expresión democrática y textualmente señaló que "si la gente quiere manifestarse, el Municipio está abierto a ofrecer las condiciones para que expresen su posición pero no tolerará una actitud de violencia y atentado manifiesto contra el Centro Histórico y su Patrimonio estructural y monumental".

El Alcalde dijo que personalmente se comunicará con los dirigentes de las marchas y que por obligación iniciará los procesos legales correspondientes para que se sancione a los autores y se realicen los arreglos respectivos.

De ser necesario se efectuará una movilización de ciudadanos y autoridades para repintar las paredes afectadas y realizar el arreglo de los mobiliarios afectados por los manifestantes.

Por su parte, María José Mantilla, Supervisora de la Agencia Metropolitana de Control, recordó que en la Ordenanza 2382 se sanciona a quienes realicen alteraciones de la superficie de fachadas, rayando con pintura o cualquier tipo de material. Esta acción es una infracción administrativa grave porque se atenta contra bienes patrimoniales. La sanción es de ocho Salarios Básicos Unificados (SBU), es decir USD 2 544.

De igual forma, en el art. 415 de la misma Ordenanza se prevé una sanción al que destruya o dañe bienes pertenecientes al Patrimonio Cultural. Este será reprimido con prisión de uno a tres años, sin perjuicio de las indemnizaciones además de la restitución y reconstrucción del bien afectado.

Desde el 2010 el Municipio realiza una campaña para adecentar las fachadas no solo del Centro Histórico sino de todas las administraciones zonales. Las agresiones más frecuentes se dan en marchas o en épocas de elecciones.

La Agencia Metropolitana de Control notificó a los propietarios de 8 659 predios de toda la ciudad, de ellos 1 891 de la Zona Centro, que debían mejorar sus fachadas este año. El plazo del arreglo de las fachadas se cumplió en marzo pasado.

Otros daños

Entre agosto del 2010 y abril del 2011 el Municipio pintó 2 700 m2 de paredes en el Centro Histórico. Las agresiones al Patrimonio en esas fechas aludían a la consulta popular.

En junio del 2011 se realizó una minga de limpieza. Se contó con el apoyo de funcionarios públicos, de los estudiantes de colegios municipales y privados, quienes pintaron las paredes y barrieron las plazas. El Municipio presupuestó USD 200 000 para las mingas en los sitios afectados.

Califique
2
( votos)