Tiempo de lectura: 4' 43'' No. de palabras: 779

'Los ciclistas estamos siendo tomados más en cuenta". Esa es la frase que repetían la mayoría de personas que asistieron, este fin de semana, a la segunda Feria de la Bici.

Durante el sábado y domingo, el Centro de Eventos Bicentenario, ubicado en el predio del antiguo aeropuerto, se llenó de personas que fueron a visitar los 52 estands distribuidos en dos pisos. En esos espacios se ofertaron bicicletas y también se realizaron talleres sobre educación vial.

En el establecimiento, uno de los primeros locales que recibió a los visitantes fue el de la campaña municipal Ponle oído a tu Bici. Un espacio en el que los ciclistas pedaleaban en bicicletas estáticas, mientras escuchaban música con auriculares. Además, miraban un video que simulaba estar circulando por las vías de la ciudad.

Los participantes pedaleaban al ritmo de la música. No se detuvieron cuando, en el video, vieron a un carro, un bus o un balón pequeño cruzarse frente a ellos.

Luego, los ciclistas se sacaron los auriculares y pedalearon viendo el mismo video, pero con el sonido del ambiente de la ciudad. Se podían escuchar a un bus frenando, un carro acercándose y a personas caminando. En esa ocasión, los participantes sí se detuvieron.

Mónica Carpio, de la dirección de Comunicación del Municipio, explicó que el ejercicio pretende reflejar que cuando un ciclista utiliza los auriculares no está atento al ambiente en el que conduce y esto puede ser muy peligroso.

Segunda Feria de la Bici en el parque Bicentenario

En los otros estands se ofertaban varias marcas de bicicletas y también se concienciaba sobre la importancia de respetar el reglamento de tránsito.

"La feria está chévere, hay de todo, aunque los precios de las bicicletas son caros. Además, hay algunas pistas para ciclear. Es bueno que nos tomen en cuenta", dijo el ciclista Mauricio Prado.

En el parque Bicentenario, junto al centro de eventos, Duncan Fairbrother, nacido en Gran Bretaña, preparaba batidos de plátano y chocolate con su bicicleta.

Hace dos semanas, en Lago Agrio, el extranjero construyó un mecanismo para que la llanta trasera de la bici haga girar las cuchillas de una licuadora. Todas las piezas utilizadas fueron recicladas de bicis y de una licuadora que no servían. "Viajo por el mundo en bici, pero no tengo plata, así que doy un batido hecho sin electricidad a cambio de una moneda", contó.

La segunda Feria de la Bici arrancó el jueves pasado y finalizó ayer. Hasta las 10:00, al evento asistieron cerca de 20 000 personas.

Otro de los espacios de mayor interés para los ciclistas fueron las pistas de Cross Country, Bike Polo, Freestyle y un Pump Track.

A las 15:54 del sábado, 11 jóvenes se elevaban por los aires sobre sus bicicletas. Las piruetas y las caídas al intentar tomar una de las rampas, marcaron las actividades en la pista de Freestyle.

Otros ciclistas también demostraron sus habilidades al pasar sobre montículos de tierra, llantas y hundimientos. Todos portaban cascos y guantes para evitar lesionarse en caso de una caída.

"La feria es full bacansísima. Hay varias pistas para divertirnos, como la de cross country, que está fresca y no es peligrosa. Solo hay que cuidarse. Es bueno tener estos espacios", señaló William Molina.

Durante la feria, 40 uniformados de la Policía Nacional vigilaron el interior y exterior del Centro de Eventos Bicentenario. Además, se contó con la presencia de la Cruz Roja y de la Empresa de Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento, que distribuyó líquido a los ciclistas .

Las personas no videntes también participaron en la Feria de la Bici. Ellos impulsaron la creación de rutas y bicicletas para personas con discapacidad.

Cristina Arpi, una de las impulsadoras, señaló que los no videntes están participando en dos bicicletas unidas. Delante va una persona que puede ver (maneja los frenos) y detrás viaja un ciego. "Lo importante es la inclusión".

Otras actividades

  • Durante la segunda Feria de la Bici hubo talleres de mecánica básica de bicicletas, fuera del Centro de Eventos Bicentenario.
  • En el segundo piso se proyectaron películas relacionadas al uso de bicicletas.
  • Los niños y niñas también tuvieron pistas para ciclear. Además, mediante juegos de video controlados con una bici, aprendieron sobre la importancia de respetar el semáforo y las señales de tránsito.
  • Se desarrolló un campeonato de Bike Polo. Durante el partido, los participantes utilizaron bicicletas en vez de caballos.
  • Hubo una competencia de triciclos de los mercados.
Califique
2
( votos)