Tiempo de lectura: 3' 8'' No. de palabras: 488

Con frecuencia, en avenidas y calles de la ciudad, se observa cómo los buses de transporte urbano compiten por conseguir pasajeros. Es en este momento, cuando las paradas de buses sobran.

Se detienen en cualquier lugar para recoger más personas para su unidad. Creando inseguridad y aumentando el peligro para transportistas y peatones.

Avenidas como Amazonas, Colón, La Gasca, De la Prensa, 12 de Octubre, Galo Plaza, Maldonado y Panamericana Norte y Sur son solo algunos de los sitios donde ocurren estas infracciones de tránsito.

Pero, también, en el buen uso de las paradas mucho tienen que ver los peatones. En ocasiones son ellos quienes, por caminar menos, ingresan o bajan de las unidades en cualquier parte de la vía.

Según Alex Velasco, estudiante universitario, es habitual que los transportistas recojan pasajeros en las paradas, pero no es una conducta generalizada.

Este usuario utiliza a diario transporte urbano. Su recorrido comprende desde la av. 6 de Diciembre, sector de la iglesia de la Paz, hasta la Universidad Católica.

Reconoce que nunca se baja en la parada establecida en su sector, pues el bus lo deja en la puerta de su casa. El sitio autorizado para hacerlo está a dos cuadras.   

De acuerdo con Cristian Bueno, transeúnte, el irrespeto en las paradas de buses es compartido. Tanto conductores como pasajeros son quienes, con sus acciones, afectan al tránsito en la ciudad.

En varias ocasiones, cuenta, que debió correr para alcanzar el bus que necesitaba. “Cuando esperas un bus y el que te sirve está compitiendo con otro, tienes que correr para que no se vaya, casi siempre te recogen fuera de la parada“, afirmó.

Francisco Carvajal, otro usuario del transporte urbano, cuenta que el buen uso de las paradas depende exclusivamente de la cultura de las personas. Cree que es necesario que se realicen campañas para mejorar, tanto el servicio, como la actitud de quienes ocupan el transporte urbano.

Este miércoles 29, por ejemplo, en la parada de bus ubicada en la av. De los Shyris y Naciones Unidas, en sentido norte-sur, una unidad de la cooperativa Transporsel dejó pasajeros en el sitio indicado. “Hay gente que si respeta”, señaló.

Lo mismo ocurrió en la parada El Caracol, localizada en la av. Amazonas frente al Centro Comercial Iñaquito. Cinco pasajeros aguardaban por una unidad de transporte urbano. Tras siete minutos de espera, un bus de la compañía Catar se detuvo y los recogió.

La norma

Según la Ley de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial, es una contravención leve de tercera clase detenerse o estacionar un vehículo para recoger o dejar pasajeros y/o carga en lugares no permitidos.

Quien incumpla con este artículo será multado con el 15% de la Remuneración Básica Unificada (RBU); deberá cumplir con 20 horas de servicio comunitario y perderá 4,5 puntos en su licencia de conducir.

Califique
2
( votos)