Tiempo de lectura: 8' 46'' No. de palabras: 1455

La historia política latinoamericana está cargada de casos de gobernantes que buscaron extender el período para el que fueron elegidos.

Argentina, Honduras, Venezuela, Perú o Colombia son algunos de los países en los que sus mandatarios intentaron modificar las reglas para extender sus estadías en los palacios presidenciales.

En la mayoría de esos casos, sus pretensiones de quedarse por largos períodos en el poder han ido acompañadas por sus altos niveles de aceptación popular. Por ello, varias de esas iniciativas han contado con el respaldo en las urnas.

Sin embargo, ese respaldo no se ha traducido en períodos de estabilidad para los gobernantes beneficiarios. De hecho, varios de ellos han terminado envueltos en procesos judiciales por corrupción o abuso de poder.

Santiago Basabe, politólogo y catedrático de la Flacso, explica que en varios de los sistemas democráticos de la región prima la fuerza de los actores por sobre las instituciones democráticas.

De ahí que se presenten este tipo de fenómenos en América Latina, en que los "caudillos" buscan ampliar su estancia en el poder, bajo el argumento de que cuenta con el apoyo de la mayoría.

"En estos casos la mayoría de electores vota por el personaje político, no por el conjunto de ideas y propuestas de su organización política", dice Basabe.

En el Ecuador, la reelección es un tema que ha estado latente desde el retorno de la democracia. No obstante, ha cobrado singular relevancia esta semana, a raíz de la propuesta pública de Alianza País de reformar la Constitución para permitir la reelección indefinida.

Sin embargo, el alcance de esa propuesta aún no está clara. Por un lado, desde Guayaquil, Gabriela Rivadeneira (A. País), titular de la Asamblea, aseguró ayer que esa modificación permitiría garantizar la sostenibilidad del proyecto político. Mientras que Galo Mora, secretario ejecutivo del movimiento oficialista, declaró a Efe "que el gobernante (Rafael Correa) no ha planteado la posibilidad de optar a la reelección".

A continuación presentamos seis casos de presidentes que intentaron alargar sus períodos.

Perú

La corrupción impidió 15 años de Fujimori

Alberto Fujimori llegó por la vía electoral a la Casa de Pizarro en 1990. Dos años después, a raíz de la tensión con el Congreso, decidió disolverlo con el respaldo de las Fuerzas Armadas. Este hecho desencadenó una crisis político-constitucional, que provocó malestar en varios grupos locales.

Ante la presión interna y externa, Fujimori convocó a un proceso electoral para llamar a una constituyente, que redactó una Constitución aprobada en las urnas.

Esta nueva Carta Política permitió que se presente en 1995 a la reelección, que ganó con más del 52% de los sufragios.

Aunque en la Constitución estaba agotada una nueva reelección, Fujimori lideró la promulgación de una 'ley interpretativa', que le permitió ser candidato en 2000.

Pasó a la segunda vuelta con Alejandro Toledo, quien no se presentó al denunciar fraude. Pero, meses después de iniciado su período se destapó el escándalo de corrupción de su asesor Vladimiro Montesinos. En noviembre de ese año viajó a Japón y dejó el cargo. Está preso por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

Argentina

Carlos Menem cambió la Constitución

Carlos Saúl Menem llegó a la Casa Rosada tras las elecciones del 14 de mayo de 1989, para gobernar por un período de 6 años.

Después de probar las mieles del poder y gozar de alta aceptación, emprendió en 1993 una serie de acuerdos políticos para reformar la Carta Magna argentina. El objetivo: aprobar varias reformas constitucionales, entre ellas reducir a cuatro años el período presidencial, pero con la posibilidad de reelección.

La enmienda se cristalizó y gracias a una de las cláusulas Menem se presentó a las elecciones de 1995, donde resultó vencedor.

Pese a que una de las disposiciones transitorias señalaba que esa era su única reelección, el gobernante intentó una vez más lanzarse para el período 1999-2003.

Ante esa intención, la Cámara de Diputados aprobó una resolución en que instaba a todos los dignatarios a respetar esa cláusula.

Menem debió retroceder y después de salir en libertad por el caso de la venta de armas a Ecuador, se presentó para las elecciones del 2003. Ganó la primera vuelta, pero se retiró del balotaje.

Colombia

La Corte frenó tercer período de Uribe

Aunque en principio fue elegido para período 2002-2006, el exgobernante Álvaro Uribe Vélez abanderó una reforma constitucional que permitiera abrir el candado a la reelección presidencial.

Esa enmienda se dio a través del Congreso, gracias a la controvertida actuación de dos representantes, que posteriormente fueron procesados por la Justicia.

Con sus altos índices de aceptación popular, las huestes uribistas impulsaron una ley de referéndum, para cambiar la Constitución y permitir una tercera candidatura del Mandatario.

Esa propuesta, que fue acompañada por 1,4 millones de firmas, fue aprobada por el Senado y la Cámara de Diputados.

Sin embargo, esa propuesta se hundió en la Corte Constitucional, que debía dar paso a ese referéndum. El magistrado Sierra Porto presentó una ponencia en que señalaba cinco vicios que atentaban contra los principios de la Constitución. La mayoría de la Corte acogió ese informe y Uribe, pese a tener más del 70% de aceptación, no pudo ser postulante.

Venezuela

Chávez quiso gobernar hasta el 2031

A inicios de mayo del 2006, el desaparecido gobernante venezolano Hugo Chávez públicamente anunció su deseo de ser gobernante hasta el 2031.

"Voy a convocar un referéndum a través de un decreto, y aunque me acusen de que quiero perpetuarme en el poder le voy a preguntar a ustedes, a todo el pueblo, ¿está usted de acuerdo en que Chávez sea el presidente de Venezuela hasta el 2031? Su deseo se debía a que la Constitución bolivariana solo permitía una reelección presidencial. Y aunque no fue esa la pregunta exacta que se formuló, en 2009 se realizó un referéndum en que la población aprobó que la reelección de los dignatarios tenga el carácter de indefinida.

Esa reforma le permitió a Chávez ser candidato presidencial en octubre del 2012. Si bien ganó esa contienda electoral, el cáncer pélvico impidió que pudiera juramentar para el período constitucional 2013-2019.

Honduras

Zelaya intentó convocar una Constituyente

Manuel Zelaya fracasó en su intentó de reelegirse en este país centroamericano. En principio, él había ganado los comicios para el período 2006-2010.

Pero en 2009 sorprendió a su país, al emitir un decreto que convocaba a una consulta popular para junio de ese año. El objetivo: preguntar al electorado si estaba de acuerdo en que se coloque una cuarta urna en las elecciones de noviembre, para que pronuncie sobre la pertinencia o no de que se instale una Constituyente.

Esa consulta fue declarada ilegal por el Congreso y la Corte de Justicia. Sin embargo, Zelaya desoyó esos dictámenes y descabezó a las Fuerzas Armadas.

Un día antes de la consulta, el Congreso abrió una investigación a Zelaya por incumplir los dictámenes de la Justicia. El 28 de junio, el entonces Mandatario fue sacado por militares de su casa y trasladado hasta Costa Rica.

Ese día, el Congreso hondureño aceptó una supuesta carta de renuncia presidencial. Honduras fue suspendido de la OEA.

Chile

El revés de Pinochet en las urnas

La dictadura militar de Augusto Pinoche, que dirigía Chile desde 1973, quiso utilizar la vía electoral para convertirlo en presidente desde 1989 hasta 1997.

La Constitución de 1980 era la aliada principal en ese objetivo, ya que señalaba que en 1988 debía celebrarse un plebiscito para aprobar o no el candidato que presentasen las Fuerzas Armadas.

Como se preveía, Pinochet fue designado como la carta de los militares para ese proceso electoral. Pese al control que el Régimen ejercía sobre medios de comunicación e instituciones, el dictador tuvo un descalabro en las urnas.

El No a su candidatura ganó de forma aplastante, con el 56% de los votos, con más de 12 puntos por encima del Sí. Ese resultado fue el inicio del ocaso de Pinochet y la transición a la democracia. Pese a ello, la Constitución permitió que sea Jefe del Comando Conjunto hasta 1998. Fue procesado por casos de corrupción y de crímenes de lesa humanidad.

Califique
2
( votos)