Tiempo de lectura: 6' 36'' No. de palabras: 1083

La organización indígena Ecuarunari y un grupo de jóvenes desmintieron las declaraciones del ministro del Interior, José Serrano, quien aseguró que la noche del martes miembros de la Policía Nacional no utilizaron balas de gomas ni gases lacrimógenos para dispersar las protestas a favor del Yasuní.

Reunidos en la sede de esta organización, al norte de Quito, los manifestantes presentaron las pruebas de la supuesta agresión: balas de goma que habrían sido encontradas en las calles aledañas a Carondelet. También certificados médicos que daban constancia de la atención clínica recibida así como testimonios de los afectados.

"Mientras realizamos una resistencia pacífica, al Gobierno cuando no le asiste la razón se vale de la fuerza y de la Policía. Su presencia no solo nos impidió llegar a la Plaza de la Independencia sino que hubo una agresión brutal sin respetar a las mujeres; ancianas, niños y que se lanzó gases lacrimógenos, yo fui uno de los afectados y doy testimonio de aquello de que si no era por el auxilio de los compañeros estaba asfixiado". Estas fueron las palabras del presidente de la Ecuarunari, Carlos Pérez.

  • Vídeo

Marcha por el Yasuní en Quito

Desde el parque El Arbolito hasta la Plaza Grande cientos de personas se movilizaron en contra de la explotación petrolera en el Yasuní, el 27 de agosto de 2013.



Sin embargo, desde el Ministerio del Interior, horas más tarde se ratificó que los gendarmes no usaron balas de goma ni gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. El viceministro del Interior Javier Córdova dijo que el personal antidisturbios tiene un entrenamiento especial para controlar las manifestaciones sin dañar la integridad del involucrado. A esto agregó que un 30% del personal policial que actuó la noche del martes eran mujeres que no portaban arma alguna. Por todo esto ratificó que los uniformados no usaron balas de goma, pues atentan contra la vida humana y por una disposición general.

Por su parte, el ministro Serrano confirmó desde Machala que uno de los oficiales sí tenía una pistola de paintball "que jamás fue usada, así que esa mentira se va a caer".

Pero los manifestantes aseguraron tener pruebas como los testimonios de los agredidos. Entre ellos está Jorge Alarcón del colectivo por la democracia Eloy Alfaro: "Fui agredido con un tolete y casi pierdo el ojo". Otro joven afectado fue Marcelo Negrete del colectivo Mariátegui quien con un certificado del Ministerio de Salud denunció que un uniformado, supuestamente, le "rompió la cabeza".

Pérez dijo que en los próximos días presentarán acciones legales "contra aquellos que ordenaron el uso de la fuerza". Perez denunció además que Cecilia Moreta tuvo que ser intervenida con siete puntos en su ojo derecho y que otros 11 manifestantes resultados heridos.

Protestas en Quito por el Yasuní




Los jóvenes y dirigentes sociales aseguran que pese a la represión de la que fueron víctimas, la resistencia continuará: "la juventud está firme y vamos a seguir saliendo a las calles de manera pacífica, responsabilizamos al Estado por nuestra integridad en las siguientes manifestaciones" dijo Negrete.

De hecho, las movilizaciones continuarán en el país y como lo aseguran los dirigentes en los próximos días se sumarán colectivos de la Costa y Sierra. Hoy a partir de las 17:00 se realizará un plantón en la plazoleta del Ministerio de Agricultura, en Quito, el encuentro se denominará "la zapateada en defensa del Yasuní".

Se espera que para el mismo día haya una concentración en la Plaza Grande con los simpatizantes del Presidente. Galo Mora, secretario de Alianza País, hizo una convocatoria paralela: "Alianza País está listo a defender la democracia y al compañero Presidente. Todos a la plaza grande. La voluntad de varios jóvenes fue usurpada por políticos que lo que ansían es derrocar al gobierno del compañero presidente. ! no lo permitiremos!" Pero los defensores del Yasuní dejarán su evento principal para el 14 de septiembre cuando se realizará la Convención Nacional de Organizaciones Sociales por la Defensa de la Vida, en este encuentro se profundizarán las estrategias y los mecanismos de cómo enfrentar una recolección de firmas para la consulta popular cuya pregunta está siendo analizada por la Corte Constitucional.

En la Asamblea hubo reacciones. Para los opositores la violencia física durante las manifestaciones reflejó la poca tolerancia del Régimen con la protesta social.

Más de 200 policías para resguardar Carondelet

Los cánticos de los 120 aspirantes a policías se escuchaban a lo lejos desde el Palacio de Carondelet en la calle García Moreno. Ellos vestían trajes de camuflaje gris, chaleco reflectivo verde y portaban un escudo transparente antidisturbios.

Se dirigieron hasta la intersección de las calles Cuenca y Mideros, detrás del Palacio de Gobierno. "Ellos realizan sus prácticas preprofesionales y nos apoyan durante las manifestaciones por la explotación del Yasuní. Su graduación está prevista para los próximos meses", explicó el oficial a cargo del operativo de seguridad.

A diferencia de la marcha del martes en la que estuvieron más de 600 gendarmes, en el operativo de ayer hubo 250. Grupos de al menos seis policías se ubicaban en las esquinas que rodean a la Plaza Grande. Su misión era impedir posibles disturbios ayer.

Los uniformados no portaban armas de fuego, tampoco balas de goma, llevaban un cinturón con una linterna, esposas y un tolete. Las mujeres tenían un cinturón vacío. Un uniformado les daba instrucciones para que se ubicaran en sitios considerados vulnerables del Centro Histórico.

El oficial que dirigió el operativo de ayer indicó que la presencia uniformada en las afueras del Palacio de Gobierno continuará hasta que el ambiente se tranquilice en la ciudad. Hasta la tarde de ayer, en el Centro Histórico no hubo manifestaciones de protesta por la explotación del Yasuní.

Solo un grupo de 40 personas, aproximadamente, se reunió en la Plaza de la Independencia para apoyar a la explotación de crudo. "¡Sí! Yasuní es viviendas para el país", rezaba una pancarta. Otros, en cambio, levantaban banderas verdes de Alianza País.

Según el Ministerio del Interior, 650 aspirantes a policías se ubicaron durante las marchas del martes en puntos estratégicos: el Arbolito, la Asamblea y el Centro Histórico. También intervinieron 140 gendarmes antimotines provistos de cascos, equipo de protección (pecho, brazos, piernas), escudo antidisturbios y PR 24 o tolete .

Mire también: más noticias sobre el Yasuní

Califique
2
( votos)