Tiempo de lectura: 2' 31'' No. de palabras: 404

El busto de bronce del expresidente y exalcalde León Febres Cordero, volvió este 4 de septiembre, a disposición del Comité Ciudadano de Guayaquil, que lo preside monseñor Antonio Arregui. Esta resolución se dio hoy durante una sesión extraordinaria que convocó el Concejo Municipal de Guayaquil.

El pasado 11 de octubre del 2011, el Comité Ciudadano de Guayaquil (propietario del monumento) cedió sus derechos al Municipio, para que la entidad se encargue de la colocación del busto. Pero, en la sesión de este día, se autorizó que el alcalde Jaime Nebot, suscriba la resciliación (extinción de obligaciones) de la cesión de derechos, respecto del monumento a Febres Cordero.

Según el asambleísta del PSC-Madera de Guerrero, Henry Cucalón, esta resolución se dio porque la Municipalidad de Guayaquil no va acatar la primera sentencia que dio el juez Manuel Prieto, en la que se impedía que el busto entrara al país. Luego –añadió Cucalón-, el mismo juez dispuso que no se coloque en el lugar que el Cabildo había determinado y que el sitio ya no se iba a llamar ‘Paseo León Febres Cordero’. “Por esto, no vamos a caer en la trampa, porque si retiramos el monumento, entonces estamos acatando la sentencia que hemos rechazado en ejercicio del artículo 98 de la Constitución”.

Nebot expresó que está de acuerdo con la moción que planteó el Concejo. Esto “permite que el Cabildo siga con dignidad, libertad, con apego al derecho, defendiendo la autonomía municipal como debe de ser”. Añadió que está “haciendo respetar la memoria de un querido patriota, alcalde de la ciudad de Guayaquil, en dos ocasiones”.

El costo del busto alcanzó los USD 300 000 y su ubicación junto al barrio Las Peñas motivó a que el Instituto de Patrimonio Cultural rechace su colocación, lo que dio inicio a una polémica entre el Gobierno y el Cabildo porteño.

Ahora que el monumento está a cargo del Comité, tendrán que tomar las medidas que consideren pertinentes, como su desaduanización. De esta forma se deja en salvaguarda, la posición municipal, deliberada por Nebot, señaló Cucalón. “El Alcalde no puede, a nombre de la ciudad, cometer determinante humillación. No se lo ha sacado, no por desobediencia, sino por resistencia ante las violaciones legales y atropellos jurídicos”.

Califique
2
( votos)