Tiempo de lectura: 4' 34'' No. de palabras: 750

Los líderes de Unasur buscan este viernes emitir una declaración conjunta ante un eventual ataque militar de Estados Unidos a Siria, durante la cumbre que los reúne en Surinam, que sellará el reingreso de Paraguay al bloque.

"Ojalá de esta cumbre salga una declaración clara, frontal, sin miedo. Nadie quiere una dictadura ni atentar contra derechos humanos", dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, uno de los primeros que llegó a Paramaribo.

Winston Lackin, canciller de esta pequeña excolonia holandesa a orillas del Atlántico que asume la presidencia temporal de un año de manos de Perú, ya avanzó que los líderes darán este viernes una declaración sobre un eventual ataque militar liderado por Estados Unidos y Francia contra el régimen de Bashar al Asad, al que acusan de haber empleado armas químicas contra civiles.

"La postura de Ecuador, que ojalá sea la de Unasur, es la de rechazar esa invasión, esa intervención militar que se pretende en Siria", declaró Correa.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador y Bolivia ya manifestaron estos días su rechazo a la posible intervención.

Argentina, que ejerce la presidencia pro témpore del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, propuso "una intervención humanitaria sin fines ni medios militares y con mandato" de la ONU, mientras que Brasil dijo que no apoyará una acción militar sin el aval del organismo internacional.

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU no llegaron el jueves a un acuerdo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció el jueves que enviará una carta al mandatario estadounidense, Barack Obama, al que recordó que es premio Nobel de la Paz, para pedirle que renuncie a una escalada que según él provocaría "un desastre" en Oriente Medio.

El regreso de Paraguay

Con la ausencia de los presidentes de Colombia, de Argentina, Chile y Uruguay, la cumbre esta prevista en horas de la tarde, tras la llegada de los mandatarios, que serán recibidos por autoridades locales.

El mandatario peruano Ollanta Humala entregará la presidencia temporal de Unasur al presidente de Surinam, Desi Bouterse, exgolpista y protegido por una ley de amnistía e inmunidad presidencial de un proceso por ejecución de opositores y de una condena en ausencia por narcotráfico que recibió en Holanda en 1999.

La cumbre sellará el retorno al bloque de Paraguay, suspendido en junio 2012 tras la destitución del presidente izquierdista Fernando Lugo. Será la primera cita internacional del flamante mandatario Horacio Cartes, quien todavía no ha decidido si su país volverá también al Mercosur, del que fue expulsado por la misma razón.

Aunque estará asunte el presidente colombiano Juan Manuel Santos, los mandatarios tocarían también el proceso de paz entre Bogotá y la guerrilla de las FARC, y la situación en Colombia luego de que grandes manifestaciones en apoyo a una protesta campesina dejaron dos muertos en la capital.

Otro tema será la reforma integral de los estatutos de Unasur, para "ver cómo se puede hacer más efectivo", explicó a la AFP el jueves el canciller de Surinam.

"No podemos permitir que Unasur sea gobernada por una burocracia institucional como ha ocurrido con otros organismos internacionales", declaró el canciller venezolano Elías Jaua durante la reunión preparatoria.

Los líderes también discutirán la designación de un nuevo Secretario General en sustitución del venezolano Alí Rodríguez Araque, quien se despidió el jueves de su cargo, que ocupaba desde junio de 2012.

Ante la ausencia de consenso, Ecuador solicitará 30 días más para tratar de acordar un nombre, que podría estar entre Bolivia y Perú, dos de los países que han propuesto candidatos.

También Ecuador pedirá a sus pares su apoyo en el juicio que enfrenta a su gobierno contra la petrolera estadounidense Chevron por daños ambientales en la Amazonía.

Está previsto un homenaje de los mandatarios al fallecido líder venezolano Hugo Chávez, ferviente partidario de la integración de los países latinoamericanos, el viejo sueño del libertador Simón Bolívar.

En bilateral, los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y Bolivia, Evo Morales, abordarán la crisis desatada entre ambos gobiernos por el caso del senador boliviano fugado de la embajada brasileña de La Paz a Brasil, país en donde tenía asilo, aunque no un salvoconducto para abandonar Bolivia.

Califique
2
( votos)