Tiempo de lectura: 3' 38'' No. de palabras: 593

Esteban Paz salió ayer del panorama electoral y dejó abierto el espacio para que las fuerzas políticas de oposición se aglutinen alrededor de otra figura, para hacer frente al alcalde oficialista Augusto Barrera.

Hasta el jueves, Paz era una fuerte opción del movimiento Suma, con 20 puntos en las encuestas. Pero ayer, en una rueda de prensa, acompañado de su esposa, resolvió dejar de lado esa idea para dedicarse a su familia y sus negocios. Y si bien él no se consideraba como un contradictor de Barrera, su potencial candidatura calzaba en ese esquema de la oposición.

Por eso, la decisión de Paz dejó abierto el camino solo para dos pre candidatos. El primero es Juan Carlos Solines, auspiciado por el movimiento Creo. El segundo es Antonio Ricaurte, de Vive.

Solines se presenta como el único candidato de oposición, porque Ricaurte simpatiza con las tesis gubernamentales, pero critica a la gestión del alcalde Barrera.

Según el encuestador Santiago Nieto, estos dos candidatos podrían conseguir los votos de los "desencantados de Barrera". Por un lado, Ricaurte tiene una candidatura que está "consolidada por la votación que obtuvo en los pasados comicios seccionales y el trabajo previo que tiene".

Pero Solines podría acceder a los votos de los simpatizantes del ex candidato presidencial del movimiento Creo, Guillermo Lasso.

Más allá de los dos precandidatos, los otros movimientos no quieren quedarse fuera de la contienda electoral. Aunque todavía no se han definido si apoyarán a alguno de los dos mocionados o si presentarán su candidato propio.

El movimiento Suma, liderado por Mauricio Rodas, todavía no define lo que hará, luego de que Paz, su principal opción, se negara a participar en las elecciones.

"Nunca tuvimos un plan B", dijo Rodas. Ahora dice que buscará "al mejor candidato".

Rodas no tiene nombres ni una fecha para anunciarlo. Tampoco ha aclarado si apoyarán a Solines, pese a las conversaciones que ambos han mantenido.

"Varios sectores de la oposición quieren tener un protagonista en las elecciones. Este deseo de ganar espacios puede causar que no haya una alianza entre grupos más pequeños, para encarar una candidatura oficialismo", señaló Nieto.

Por el momento los otros movimientos políticos no se han pronunciado respecto al tema. Aunque voces como la de César Montúfar, del movimiento Concertación, se sumaron al llamado de que se logre un acuerdo entre las tiendas políticas que quieran frenar la fuerza del movimiento oficialista Alianza País.

A su criterio, si no se consigue un consenso para el Alcalde, al menos deberían realizarse alianzas para el Concejo Cantonal, porque el método de asignación de escaños beneficiará a la organización política más fuerte, como ya sucedió en las elecciones legislativas, en las que País se llevó casi todos los curules.

Impasse en una entrevista

Ayer, el pre candidato del movimiento Vive, Antonio Ricaurte, protagonizó un incidente con el comunicador Gonzalo Rosero, durante una entrevista celebrada en Radio Democracia.

El impasse empezó cuando Rosero le preguntó sobre la posibilidad de que declinara su postulación para la Alcaldía de Quito, en función de lograr un candidato de consenso entre las fuerzas de oposición al Régimen.

Esto molestó a Ricaurte, quien dijo que había esperado demasiado para que alguno de los posibles candidatos dé su opinión. Luego en medio de un cruce de palabras dejó el estudio de la emisora.

Califique
2
( votos)