Tiempo de lectura: 12' 21'' No. de palabras: 2025

Entrevista a Walter Spurrier, Director de la publicación Análisis Semanal

La Asamblea Nacional analiza la Pro forma que remitió el Ministerio de Finanzas para el ejercicio económico de este año. Allí se establece que el Estado gastará USD 32 366 millones y se recurrirá de nuevo al endeudamiento con China; además, se apunta a un crecimiento del 4,05%. ¿Cómo se encuentra la economía ecuatoriana? Walter Spurrier da algunas pistas.

¿Qué efecto real tiene el envío de una Pro forma para este año, cuando ya ha transcurrido la mitad del 2013?
Eso es para cumplir un requisito legal, pero no tiene sentido presentar una pro forma cuando ya está gastada la mitad. Además, en septiembre u octubre se enviará la Pro forma del 2014.

De todos modos, la pro forma aumenta en 24%, mientras que la economía solo prevé crecer en 4,05%. ¿La pro forma debe crecer al mismo ritmo que la economía?
La pro forma debe ser elaborada con base en ciertas previsiones como el crecimiento, el precio del petróleo, cuánto se va a exportar o importar... todo eso se incluye. Ahora, lo que sucede es que el gasto corriente está creciendo fuertemente.

¿De eso está consciente el Gobierno?
Hace un par de meses, el Presidente (Correa) anunció que los altos funcionarios del Estado, con él a la cabeza, no se van a subir los sueldos. Lo cual, yo lo interpreto, está preparando el terreno para decir que "no vamos a subir los sueldos en la administración pública". Y eso sería para el 2014.

¿Qué pasará este año?
Los gastos corrientes están subiendo de manera fuerte y los ingresos no van a subir de igual manera este año. Eso, porque el precio del petróleo, no es que esté bajo, es un buen precio, pero ya no está subiendo como antes. Además, parece que este año se va a paralizar la Refinería de Esmeraldas -digo parece, porque se hacen anuncios y no se concreta-, y eso implica que el Gobierno va a perder recursos, porque tendrá que importar esos combustibles. Eso significa que los ingresos petroleros comienzan a bajar y eso desborda el beneficio del aumento de las recaudaciones tributarias y como el gasto corriente está subiendo, va a tener que restringirse el gasto de inversión.

¿Y eso qué significa?
Eso nos dice que el Gobierno ya no podrá depender de más ingresos petroleros para hacer crecer la economía, sino que va a tener que depender, o de más endeudamiento, o en su defecto, de más inversión privada. Por eso hemos visto cierta actitud del Gobierno por cortejar a la inversión privada.

¿Cómo se ve ese cortejo, si la relación con el sector privado ha sido tensa en seis años?
La más importante fue su actitud en Alemania. El Presidente fue acompañado por dirigentes del sector empresarial, cuando su tónica en los primeros años de gobierno fue no reconocer a esos gremios. A lo sumo, invitaba a empresarios a título personal. Ahora tuvo una relación cordial con ellos y en Alemania dijo que quería un acuerdo con Europa, cuando antes, la voz cantante la llevaban Senplades y la Cancillería diciendo "no" a Europa. Senplades en particular decía que eso era el "retorno de las carabelas". Ahí se produce un cambio de actitud y se traduce en la creación del Ministerio de Comercio Exterior, quitándole atribuciones a la Cancillería.

Pero a las pocas semanas se produce la renuncia a la Atpdea y sorprende a los empresarios que exportan a EE.UU.
Ahí hay una contradicción. Una vez que se renuncia a la Atpdea, que a propósito fue un acto descortés y con un desplante al decirles que ellos (EE.UU.), no saben nada de derechos humanos, cuando el trabajo de la embajadora Cely era obtener del 'pelo un oso'. Es decir, si ya no podemos tener la Atpdea, al menos ingresar al Sistema General de Preferencias (SGP), para no quedar marginados frente a otros países. Ahora, cuando el Presidente dio marcha atrás en el caso Snowden, echándole la culpa al cónsul, la palestra quedó en manos de Venezuela y en parte a Bolivia. Entonces, Ecuador quedó al margen de eso y no creo que ahora esté en peligro el SGP para el país.

¿Cuál puede ser el efecto de esa renuncia, de cara al desempeño económico del país?
Hay que ver qué hace el Congreso de EE.UU. No tener la Atpdea y estar en peligro las preferencias europeas, que se terminarán en el 2015 -y eso es más grave, porque el arancel europeo es más alto que el americano-, significa que no va a ser atractivo invertir en actividades exportadoras. Y quienes hoy lo hacen se van a encontrar con márgenes más pequeños e incluso pérdidas. Eso va a afectar negativamente el desempeño económico.

Pero este último escenario económico influido por la afectación de la Atpdea, pareciera que no le interesa al ciudadano común, porque se trata de un 'asunto de los empresarios' y en la práctica pasan desapercibidos. ¿Son temas que afectan a la gente?
Es típico que en todas partes del mundo estas consecuencias de acuerdos comerciales y manejo de conceptos no los comprenden, pero los va a afectar. Primero, a las personas vinculadas con esas actividades, donde no van a tener los aumentos de sueldos que esperan o a lo mejor pierden el empleo. La gente que vende bienes y servicios a quienes están en esas actividades verán decaer su negocio y a lo mejor no van a saber a qué se debe y esto, también a lo mejor, tampoco va a tener un impacto político. Y este es un tema importante.

En este punto, ¿cuál es el balance económico del semestre? ¿Se advierten problemas para lo que resta del año?
Lo que pienso es que no vamos a tener problemas, pero estamos en un proceso de desaceleración o podríamos decir: ya se desaceleró la economía, al pasar de un crecimiento de 5% que teníamos el año anterior a un 4% este año. Y que se va a mantener así para los próximos años, si no decae aún más. Ese es el escenario central, aunque depende de otras variables externas.

¿Cuáles variables?
Partiendo de que nos estamos estancando en un crecimiento del 4%, las noticias que llegan desde China son bastante preocupantes, porque tanto las importaciones como las exportaciones de ese país están cayendo. Eso significa menos demanda de materias primas y una buena posibilidad de que caigan los precios de los productos básicos, que de hecho están cayendo, pero no del petróleo, pero puede caer el precio del petróleo.

Pero, además de China, la economía de EE.UU. tiende a recuperarse. ¿Eso qué significa para el Ecuador?
Las noticias que ha dado el Banco Central, la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés), es que van a subir las tasas de interés, que va a haber una recuperación de la economía y en las últimas semanas han comenzado a caer las monedas latinoamericanas. Entonces, de pronto hay la perspectiva de que por movimientos cambiarios, el Ecuador pase a ser un país caro frente a los vecinos, porque nuestra moneda se estaría apreciando. Eso es un peligro.

¿Y los efectos locales?
El efecto sería que los productos importados bajarían de precio en dólares y nuestros productos se verían afectados, tanto en los productos que exportamos como frente a nuestra competencia.

¿Cuál es el impacto real?
Es importante, porque cuando el Gobierno tomó la decisión de aumentar el Impuesto a la Salida de Divisas al 5%, dijo que es el equivalente a depreciar, a devaluar, para protegerse de las importaciones. Pero el beneficio no fue a los exportadores sino al Fisco. Por lo tanto, si no se crece al 4% este año y al 4,4% el próximo, la tendencia será a un menor crecimiento. Incluso la Cepal habla del 3,5% para este año.

Si estas dificultades económicas se dan en el segundo semestre, ¿le puede afectar la imagen del Gobierno?
Podría ser que toda esta suerte y habilidad que ha tenido el Gobierno, que ha llevado a un buen desempeño económico y sobre todo una fuerte inversión pública, ahora es posible que estemos en el punto de inflexión y que este nuevo período presidencial esté caracterizado por un bajo crecimiento económico y quién sabe, que produzca insatisfacción. Aunque hay que reconocer que el Gobierno sabe darle vuelta a las noticias a su favor. Pero la economía probablemente no va a tener un buen desempeño este año y tampoco en los próximos tres años.

Sin embargo, el Gobierno mide su desempeño en las elecciones y como ahí le ha ido bien, estos temas pueden pasar desapercibidos.
La verdad es que a este Gobierno le ha ido tan bien en las elecciones y mucho más en las anteriores, y aunque va a ser un factor negativo, el Gobierno va a dar otras señales para revertir ese factor en contra. Además, parte con una popularidad muy alta y si pierde unos puntos en las próximas elecciones seccionales, igual ganaría. Como siempre hay el mensaje implícito de que si un gobierno local está alineado con el gobierno central va a recibir más plata, entonces va a tener más electores.

¿Cuánto puede influir el tratamiento de leyes en la Asamblea, que apuntan al sector privado y que frenan la inversión y la generación de empleo?
En la agenda está en camino un nuevo Código del Trabajo, que no digo que sea bueno o malo, pero que va a cambiar las relaciones laborales y es elaborado por un gobierno que se define como socialista. Por lo tanto, los empresarios, razonablemente pueden pensar que ese nuevo Código les va a traer obligaciones que antes no tenían.

También se habla de una revisión del Código Tributario...
Y además se anuncia que viene la 'verdadera aplicación' de la Ley de Control del Poder del Mercado, cuando se insinúa que se quiere favorecer a las empresas pequeñas por los abusos de las grandes. También se viene una Ley de Aguas que puede incidir en el desarrollo industrial; está una nueva Ley de Tierras; vienen nuevas normas ambientales relacionadas con el uso de plaguicidas, que pueden afectar el desarrollo de la agroindustria. Entonces, con todos estos cambios de normas tienden a hacer que las empresas digan: "bueno voy a esperar a ver cómo quedan todos estos cambios legales y ver por dónde me voy".

Entonces, el cortejo del que hablábamos hace un momento ahora genera desilusión...
Ese cortejo fue un primer paso para que el empresario tenga un aliento. Pero acto seguido viene lo de la Atpdea y lo de Snowden, que demuestra la importancia que tiene la agenda diplomática por sobre la agenda económica y la industria sigue recibiendo señales cruzadas. En los últimos años, sí ha habido cierta convalecencia de las señales. Pero estos cambios legales hacen que la inversión esté muy por debajo de donde debería estar.


Su hoja de vida

¿Quién es?   Actualmente es Director de la publicación Análisis Semanal y Presidente de Grupo Spurrier.

Su actividad y formación académica.   Analista económico graduado de un Masterado de Ciencias Políticas en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).


La frase:
"Es posible que este nuevo período presidencial esté caracterizado por un bajo crecimiento económico".

Califique
2
( votos)