Tiempo de lectura: 2' 24'' No. de palabras: 389

El presidente Rafael Correa está incómodo por los pronunciamientos de Julián Assange en el caso Snowden.

Por eso, ayer reveló que le pidió que deje de hacer declaraciones en nombre del Ecuador, como ha ocurrido en la última semana.

"A mí sí me molestó un poquito la actuación de Assange y esta mañana (ayer) hablé con el Canciller para que le transmita que no se refiera a situaciones de nuestro país", afirmó a la agencia AFP.

"¿Él qué sabe de la llamada que me hizo (el vicepresidente de Estados Unidos) Joe Biden? Y dice que me ha llamado para presionarme. Jamás hubiera permitido una llamada para recibir presiones. El Vicepresidente ha sido muy amable, muy cortés. No es correcto lo que ha declarado Assange", sentenció.

El fin de semana, Assange, desde la Embajada en Londres donde está asilado por Ecuador, calificó de "no aceptable" la llamada de Biden a Correa, en la que le pidió no aceptar el pedido de asilo político de Snowden.

Sin embargo, Correa aclaró que "el aprecio, la estimación por Assange, continúan intactos", así como la protección que le brinda el Estado ecuatoriano.

"Podrá quedarse en la Embajada el tiempo que considere necesario y para nosotros no es ninguna molestia", agregó a la AFP.

Horas después de este pronunciamiento presidencial, las agencias AP y Reuters accedieron a una misiva -sin fecha- de Snowden para el Gobierno de Quito.

Entre otros temas, Snowden confirma que su viaje de Hong Kong a Moscú se dio gracias a un documento de viaje extendido por un representante de la diplomacia ecuatoriana. Específicamente por el cónsul en Londres, Fidel Narváez, reconocido por ser un hombre muy cercano a Assange.

"La decisiva acción de su cónsul en Londres, Fidel Narváez, garantizaron que mis derechos sean protegidos al salir de Hong Kong. Nunca hubiera podido arriesgarme a viajar sin eso. Ahora, como resultado, y a través del continuo apoyo de su Gobierno, permanezco libre y posibilitado de publicar información que sirve al interés público", señala una parte de la carta.

En su enlace del sábado, el presidente Correa aclaró que ese salvoconducto se emitió sin su conocimiento. Y anunció una sanción para el cónsul Narváez.


Califique
2
( votos)