Tiempo de lectura: 7' 48'' No. de palabras: 1234

Álvaro Noboa cumplió ayer 15 años de su primera derrota en las urnas. Patrocinado por el PRE, el empresario cayó, el 12 de julio de 1998, ante Jamil Mahuad. El estrecho margen de 102 000 votos le sirvió para sustentar la tesis de un fraude electoral y trazar una carrera política que hoy vive su ocaso.

El cinco veces presidenciable recibe esta fecha fuera del país, con el Prian -su partido, fundado en el 2002- ausente en la Asamblea y Bananera Noboa en medio de un litigio millonario con el Servicio de Rentas Internas (SRI). ¿Es este el balance final para un empresario que en los últimos tres lustros apostó por conquistar el poder político? El balance político, en rojo.

Las elecciones pasadas pusieron a Noboa en el quinto puesto con el 3,72% de los votos. Y si en los comicios seccionales de febrero, no gana al menos el 8% de las alcaldías o un concejal en el 10% de cantones, el Prian se extinguirá.

Pese a la urgencia por revitalizar el partido, Noboa cumple hoy 110 días en el exterior. Viajó el 20 de marzo cuando la jueza Yvonne Hernández le levantó la prohibición de salida del país; por los líos con el SRI. Cinco días después dijo, en videoconferencia, que estaba en Miami (EE.UU.) por negocios.

Para el analista Willington Paredes, el Prian fue una "maquinaria de hacer propaganda" que está en la etapa final de su ciclo. "Populismos clientelares como el Prian y el PRE cayeron. El neopopulismo de Rafael Correa los sepultó".

No se puede entender políticamente a Noboa sin mirar esos partidos. En agosto de 1996, el entonces presidente Abdalá Bucaram lo nombró titular de la Junta Monetaria. Así inició lo que el ex coideario de Noboa, Vicente Taiano, definió como "empresario candidato".

Su paso por el gobierno de Bucaram (seis meses) coincidió con la captación mayoritaria del grupo empresarial que dejó Luis Noboa, su padre, en el testamento.

Aunque el Expresidente lo apadrinó en 1998, al poco tiempo el empresario tomó vuelo propio. En el 2002, fundó el Prian y desde el exilio en Panamá, Bucaram lo acusó de robarle el partido. Vinieron dos elecciones presidenciales exitosas, Noboa pasó a segunda vuelta (2002 y 2006), y dos que terminaron en fracaso (2009 y 2013).

Wilson Sánchez y Freddy Bravo, dirigentes del Prian, culpan al CNE por la última derrota. Dicen que el organismo no dio al Prian los USD 536 000 que le correspondía, por una supuesta deuda de USD 6 millones por exceso en el gasto electoral en participaciones anteriores. La historia política del Prian quedó marcada por sus líos financieros con el Fisco.

Empresas fuertes, pero...

Las empresas en donde Noboa tiene participación muestran un comportamiento diferente al político. A pesar de que estas compañías afrontan litigios tributarios y laborales, en 15 años el grupo no muestra decadencia económica.

El SRI identificó a Grupo Exportadora Bananera Noboa (EBN), que integra 129 compañías, en un 'ranking' en función de las declaraciones de Impuesto a la Renta (IR). EBN se mueve entre el puesto siete y 10 en los últimos cinco años.

El propio Noboa se refirió a esa metodología, en su pasada campaña, para asegurar que su grupo empresarial es el que más paga impuestos y que él, como persona natural, lidera la tabla con un pago de USD 600 000 anual. De allí que su teoría de la 'guerra' con el SRI es que responde más a una supuesta persecución política, acusación que el principal del SRI, Carlos Marx Carrasco, niega.

En este año, Grupo EBN figura con 129 empresas. Pero el magnate matizó esa cifra en febrero, comparándose con Bill Gates. "Él entregó la mayoría de sus bienes a la fundación Gates; ya no es de él, otras están en fideicomisos".

El ente de control tributario opina distinto y sus investigaciones presumen vinculaciones de compañías supuestamente asentadas en paraísos fiscales.

La conclusión del SRI es que este Grupo tributó menos de lo correspondiente, porque registraría más ingresos de los declarados. Como consecuencia hay 82 juicios tributarios desde 1999 por USD 231 millones (ver tabla).

A este tiempo, el SRI le embargó propiedades por USD 200 millones: seis avionetas, dos yates, nueve vehículos. Además, nueve lotes en General Villamil Playas que completan 14 694 200 m2. También, un lote en Santa Elena, más la hacienda La Clementina, símbolo del poder bananero de la familia. Pero aún no se procede al remate de estos bienes, pese a las insistentes advertencias de Carrasco.

¿Por qué? Jorge Zavala Egas, abogado de Noboa, tiene una lectura: "(En el SRI) Están tan jurídicamente confundidos que ni ellos mismos saben cómo actuar. Y los terceros que actúan tienen sus limitaciones, porque saben que pueden caer en acción penal".

El jurista escribió un informe, que fue impreso en el libro 'Álvaro Noboa, la persecución política y su resistencia constitucional'. Su conclusión es que Exportadora Bananera Noboa no es deudora de la obligación tributaria determinada por el SRI en litigio por el ejercicio fiscal 2005. Como descargo presenta que ese año el ajuste por precios de transferencias fue de USD 226,2 millones con una venta de 36 millones de cajas de banano.

El 'clima' laboral

Próspero Mendoza, vicepresidente de la Federación Nacional de Trabajadores Agroindustriales, Campesinos e Indígenas Libres del Ecuador (Fenacle), califica a Álvaro Noboa como un empresario ausente. "Sus trabajadores solo lo conocen porque sale en los medios de comunicación, o cuando en campaña los lleva a bailar en La Molinera. No es de los que se da sus vueltas por las haciendas".

Como consecuencia, destaca una característica que ha podido identificar en él: confía mucho en los suyos. En quienes les endosó rol de jefes o que cumplan con algún mando. "Álvaro Noboa conoce lo que pasa en sus haciendas y empresas solo a través de sus aliados".

Según Mendoza, el empresario practica una política antisindicalista y recuerda la incursión realizada en la hacienda bananera Los Álamos, de mayo del 2002, cuando hombres armados supuestamente contratados por Álvaro Noboa ingresaron al predio para desalojar a los 1 200 trabajadores, que habían declarado una huelga para reclamar mínimos derechos laborales. Era pleno año electoral. La huelga duró casi cinco meses.

El propio Álvaro Noboa intentó bajar el tono de lo sucedido en Los Álamos al responsabilizar a un grupo de invasores, que intentaba ingresar a su propiedad.

Julio Mosquera, secretario del Comité de Empresas de la hacienda La Clementina, ubicada en Babahoyo (Los Ríos), tiene una perspectiva diferente de Noboa. "Es una persona que da trabajo en el campo, cosa muy difícil en estos días. Y da libertad para que sus trabajadores vivan dentro de la hacienda en sus casas". Mosquera asegura que si bien Álvaro Noboa no está todos los días recorriendo todas sus propiedades, su esposa, Anabella Azín, proyecta ese rostro amable. Como muestra, está el dispensario médico que ella gestionó dentro de La Clementina.

Esta última hacienda fue la más reciente propiedad embargada por el SRI, en un proceso legal por una supuesta deuda tributaria del año 2005 de Exportadora Bananera Noboa (EBN) que a la fecha tienen en vilo al empresario.

imagen

Califique
2
( votos)