Tiempo de lectura: 2' 55'' No. de palabras: 472

No entendían la letra de la canción, pero el contagiante ritmo de A mi lindo Ecuador, puso a bailar a extranjeros y nacionales en el tramo final de los 453 km que cubrieron en tren. El viaje de familiarización cubría la ruta Quito-Durán.

El Grupo Hayra Marka, del cantón Durán, abordó el tren crucero en la estación de Yaguachi, en Guayas. Durante una hora, tres guitarras, un tambor y una flauta se usaron para entonar la música que cerraba un periplo de cuatro días.

En el viaje, organizado por Ferrocarriles del Ecuador, participaron 30 invitados de seis países: Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza, Escocia y Ecuador.

Junto a ellos iba una comitiva de periodistas especializados en turismo. Entre ellos Donna Colby, del Chicago Tribune; Jason Heflin, del Washington Times (Estados Unidos); Mary Theresa Frost, del Dayli Sun Day; y Michael Oz, de Vacations Magazine (Inglaterra).

El martes pasado iniciaron el recorrido conocido como Tren Crucero, desde la estación de Chimbacalle, en Quito, hasta el sector de Lasso, en Cotopaxi.

Este programa turístico comprenderá cuatro días y tres noches. Será abierto para el público desde el 4 de junio próximo, partiendo desde la ciudad capital. El paquete turístico de apertura del paquete costará USD 990.

Byron Prado, gerente de Operaciones de Ferrocarriles del Ecuador, dijo que en mayo se cumplirán las últimas pruebas en la ruta.

En los dos días posteriores del viaje de familiarización, entre tanto, se cumplieron las rutas Latacunga-Urbina y Riobamba-Huigra. El viernes, al cierre del programa, los viajeros cumplieron la etapa final en el llano, en territorio de Guayas.

El punto de partida fue Bucay, cantón ferroviario por tradición. Los especialistas visitaron la comunidad shuar en El Limonal, a 3,5 km de la ciudad, un sitio donde un centenar de miembros de la etnia mantienen vigentes sus tradiciones. "Penker binityarum" (bienvenido, en shuar), repetían Francisco Calle y Estela Jimbiki, quienes lucían atuendos típicos.

Esa comunidad busca desde hace dos años insertarse en el mapa turístico y la rehabilitación del ferrocarril es una oportunidad.

Luego visitaron la hacienda San Rafael. Ese es uno de los nuevos referentes del agro turismo en la zona de Bucay, en donde el visitante puede recorrer las plantaciones de cacao y ver cómo se industrializa el producto. Terminada esta visita, abordaron nuevamente el tren crucero para cubrir los últimos 82 km del recorrido.

María del Carmen Garcés, guía ecuatoriana independiente, calificó el recorrido como positivo, porque la diversidad cultural enriqueció el viaje.

Con Garcés coincidió la inglesa Mary Theresa Frost. Para ella, "fue muy lindo" salir el martes desde Quito con una mañana despejada pudiéndose ver los nevados. "Cada día nos trajo algo nuevo y espectacular".

Califique
2
( votos)