Tiempo de lectura: 2' 46'' No. de palabras: 454

Hasta la tarde del jueves, el volcán Tungurahua pasó tranquilo, luego de la explosión del domingo.

Sin embargo, en la noche del jueves y la mañana de ayer, los pobladores de las poblaciones de Chacauco y Pillate sintieron un incremento de las vibraciones y de bramidos del coloso.

En estos poblados pertenecientes a la parroquia Cotaló, en el cantón Pelileo (Tungurahua), aún hay rastros de la ceniza y el cascajo que cayeron el domingo.

Carolina Pallo estuvo de visita en Chacauco, al pie del volcán. Contó que en la noche del jueves el sonido y las vibraciones fueron bastante intensas.

Marco Almeida, técnico del Observatorio del Volcán Tungurahua (OVT) en el cantón Patate, explicó que la noche del jueves pasado se observó el descenso de piedras incandescentes hasta 500 metros sobre el nivel del cráter.

En Pillate, uno de los caseríos más afectados por el cascajo, las personas conviven con el coloso sin preocuparse demasiado. Sandra Rosero describe al volcán como caprichoso. "A ratos se aloca y a ratos está tranquilo".

Pese a que el volcán usualmente está rodeado de nubes, desde la tarde del jueves hubo momentos en que se pudo apreciar parcialmente su estado actual.

Patricio Ramón, del OVT, explicó que el 80% del tiempo el volcán está nublado. "Eso obstaculiza el monitoreo y los flujos piroclásticos no se detectan visualmente".

Según Mariana Ojeda, quien tiene una pequeña tienda en Pillate, la noche del jueves se sintió una vibración mayor. "Hubo un tremendo disparo y bajó candela hasta cerca del refugio. Ya estamos acostumbrados, pero el volcán estaba un poco calmado pero desde anoche está alteradísimo".

A las 12:50 aproximadamente, los bramidos que constantemente se escuchan en este lugar aumentaron. Un rugido y una vibración fuerte se sintieron de repente, para luego volver al ritmo habitual.

Ojeda relata que para alimentar a los animales han debido comprar banano de rechazo y heno. "Sé que en Bilbao les han dado heno y rechazo, pero aquí no han venido a dejarnos nada más que mascarillas", dijo.

Según el OVT, las explosiones de ayer alcanzaron un kilómetro de altura sobre el nivel del cráter. El polvo volcánico es arrastrado por el viento hacia el occidente.

La ayuda es esporádica

En las comunidades Sabañag y Santuario, ubicadas en el cantón Quero, en Tungurahua, se entregarán 148 kits de aseo personal a los habitantes.

Según la Gobernación de Tungurahua se entregaron 200 quintales de pasto en las comunidades cercanas al coloso.

En Bilbao, en Chimborazo, se hicieron mingas de limpieza. Los moradores trabajaron en conjunto con la Prefectura.

Califique
2
( votos)