Tiempo de lectura: 6' 1'' No. de palabras: 994

Música de artistas españoles, fotografías y algunos objetos de ese país forman parte del ambiente del restaurante Los Chavales Café. Este es uno de los puntos principales de encuentro de los españoles que viven en Loja.

Cuando se reúnen en este espacio, entre los residentes se nota nostalgia y resignación. Mientras bebe una cañita (cerveza con naranja), Gervasio Carrasco cuenta que migró de España por necesidad.

Actualmente, él tramita los permisos en el Municipio de Loja para instalar una empresa de contenedores. Este proyecto pensó realizarlo dentro de unos años, pero lo adelantó porque estaba desempleado. Para esto se asoció con el ecuatoriano José Cabrera.

En su país, Carrasco se dedicaba a la construcción y era socio en cuatro empresas. "Ahora solo queda una y sin posibilidades de subsistir". Su meta es crear una empresa similar en Loja.

imagen

En promedio 10 españoles llegan a diario al restaurante ubicado en el centro de Loja. Unos arriban solos y otros en grupos. Consumen algún platillo español y se marchan. El español Daniel Asturgo es dueño de este establecimiento que abrió hace dos años.

En Ecuador, por la crisis

La presencia de estos europeos empezó a sentirse en el 2009, pero con más fuerza desde el 2012. Ecuador es el séptimo lugar de destino de los españoles, a escala mundial: 13 868 solo en lo que va del 2013, según el Instituto Nacional de Estadísticas de ese país.

No hay un certeza sobre el número de españoles que viven en Loja. Pero la Oficina de Turismo de Vilcabamba registró 120 españoles que llegaron en junio pasado, por turismo o son residentes.

La crisis económica es la principal razón que les obliga a migrar. Escogen Loja porque creen que hay más ofertas de trabajo, o como Gervasio Carrasco, que en su país se casó con una emigrante lojana.

En cambio, el pianista español Fermín Salaberry llegó a esta ciudad hace ocho meses. Ahora labora como maestro. Él dejó su país porque no tenía trabajo.

En Loja, estos extranjeros ocupan distintas áreas, entre ellas la docencia. La Universidad Nacional de Loja tiene ocho profesores de cuarto nivel y la Técnica Particular de Loja (UTPL), 20.

Los hermanos españoles Diego y Alfonso Allen-Perkins son titulados en la Universidad Politécnica de Madrid. Trabajan como docentes e investigadores en la UTPL, vinculados a la ingeniería.

Para Diego, lo más duro fue el cambio cultural. "Hay costumbres y términos con los que no se familiarizan. Siempre explico a mis estudiantes que mi expresión no es de enojo, sino que nosotros somos fríos con el uso de ciertas palabras".

Estos hermanos viven en Loja desde febrero pasado y rentan un cuarto en el centro de la urbe. Diego tiene amigos que dejaron la profesión y están dedicados a repartir pizzas o limpiar jardines. "Yo tuve mejor suerte en otro país".

Con nostalgia, Diego dice que por ahora no regresará a España porque su país no le ofrece estabilidad laboral. "Pero extraño a mi familia, a mi país, la gastronomía...". Hay momentos en que los Allen-Perkins están tristes, pero sonríen cuando alguien los integra a una conversación.

Los españoles coinciden en que Ecuador es un país con posibilidades para los extranjeros. Con este criterio coincide Isidro Marín, investigador de Comunicación, que llegó a Loja a mediados de enero del 2013, junto con su esposa Regina González, oriunda de Huelva.

A él también, la situación económica lo empujó a emigrar. Marín trata de adaptarse a esta sociedad. Su esposa no lo consiguió y se marchó hace un mes. "Ella tuvo una experiencia que no asimiló".


Punto de vista

'Los españoles son un aporte'

Felipe Paladines / Historiador lojano

La inmigración española hasta Loja se podría determinar como positiva. El flujo migratorio de ecuatorianos hasta Europa, por varios años, se convirtió en un nexo para que ciudadanos de España vengan y se radiquen en nuestra ciudad.

Hay una diversidad de ideas que se implementan en la urbe, con la presencia de ellos. Por ejemplo, los negocios y restaurantes se han incrementado, con mejor servicio. En realidad eso nos estaba faltando.

En el área académica, el aporte ha sido fundamental. Porque se hacen estudios, con aporte de profesionales españoles, que contribuyen al desarrollo social. Las universidades locales son las que más han aprovechado la presencia de españoles. Se los ha ubicado en áreas investigativas para aportar con la educación.

La inmigración de extranjeros hasta ciudades pequeñas es una imagen de lo que pasa en el mundo. Esto también obliga a que las entidades mejoren los servicios básicos. Hay que recordar que a finales del siglo XIX hubo una oleada de extranjeros que se radicaron en Latinoamérica, por las posibilidades económicas. Esto permitió un intercambio cultural que con el tiempo se puede calificar de positivo o negativo.

En Loja, los extranjeros son bien recibidos, sin distinción. No hay xenofobia a ciudadanos de otras nacionalidades. Eso, pese a que nuestros migrantes han recibido agresiones por el racismo en otros países. Las facilidades que brinda el Estado ecuatoriano permiten un enriquecimiento. Este proceso fortalece lazos culturales, porque hace décadas los españoles ya llegaron a interrelacionarse con nuestras culturas.

En la actualidad hay que determinar el grado de aporte para garantizar el desarrollo de los pueblos, sin afectar el comportamiento de cada ciudadano.

Algunos datos
En abril pasado, el Gobierno ecuatoriano hizo un llamado a médicos españoles a postularse para cubrir 8 000 plazas faltantes.

Ecuador ofrece 500 puestos de trabajo para profesores universitarios españoles y 5 000 empleos para docentes de primaria y secundaria para cubrir las vacantes en los centros.

Califique
2
( votos)