Tiempo de lectura: 2' 25'' No. de palabras: 377

Un cerco epidemiológico se armó en Tungurahua por los siete casos confirmados de personas infectadas con el virus de la influenza AH1N1.

Una mujer, de 34 años, murió en el Hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de Ambato.

Ella ingresó a esta casa de salud transferida desde Latacunga, el 5 de este mes. Presentaba una neumonía aguda. Luego de cuatro días de permanecer en terapia intensiva falleció.

En el país hasta agosto del 2009, el Ministerio de Salud reportó 900 personas infectadas.

Ayer a las 17:00 en rueda de prensa, Lorena Velasco, directora de Salud de la provincia, explicó que se presentaron 23 pacientes sospechosos. 14 tienen neumonía grave y 9 personas presentan una afección tipo influenza.

Con los resultados de los exámenes, enviados por el Instituto Nacional de Investigación Publica, se determinó que siete son positivos "Todos los pacientes reciben la medicación profiláctica necesaria", aseguró Velasco.

Asimismo son asistidos los familiares de los contagiados y están en tratamiento. Según Velasco, cuentan con todos los insumos para atender a la población. Velasco explicó que por la etapa invernal que afronta la Sierra centro se deben aplicar medidas de prevención como utilizar bufanda y ropa abrigada.

También, no tener contacto con las personas que presenten síntomas gripales, usar mascarilla, taparse al estornudar, lavarse las manos con abundante agua y jabón, y no automedicarse.

Si se presentan síntomas como dolor de garganta, fiebre de 39 grados, moquera, tos y dificultades para respirar deben ir a un centro médico antes de las 48 horas. La neumonía normal se desarrolla entre 3 y 5 días. La que afecta a los pacientes evoluciona en 72 horas y provoca una insuficiencia respiratoria.

El director del Hospital del IESS, Luis Pallo, dijo que hasta el mediodía de ayer estaban asilados 11 pacientes, pero en la tarde ingresaron cuatro más. Al momento, tres fueron dados de alta, una falleció, seis permanecen en terapia intensiva con ventilación asistida y el resto esta estable.

La gobernadora de Tungurahua, Lira Villalva, mencionó que el Ministerio trabaja en un plan para atender los posibles casos. "No hay que alarmarse, lo que se debe hacer es adoptar las medidas sanitarias para evitar inconvenientes en la provincia".

Califique
2
( votos)