Tiempo de lectura: 3' 8'' No. de palabras: 508

Tomate, cebolla, cilantro, zanahoria, pimiento y pepino son algunos productos orgánicos que siembran los extranjeros que viven en Vilcabamba.

El clima cálido es una de las bondades de este poblado, ubicado a una hora de Loja, que es aprovechado por los residentes.

En este valle, 200 extranjeros han comprado parcelas cerca del centro poblado. Un 30% de ellos cosecha los frutos y los utilizan en los negocios instalados en el centro de la parroquia.

Por ejemplo, el estadounidense Dennis D'alessandro compró hace 10 años una hectárea, a 15 minutos del centro. Allí produce col, lechuga, fréjol, arveja, kiwi, uvillas... que utiliza en su restaurante donde ofrece batidos especiales y sopas (vegetarianas). Los jugos tienen demanda entre los extranjeros, principalmente.

Las semillas de algunas de esas plantas (tomate, arveja...) son una herencia familiar de los nuevos residentes. Al migrar de Italia a Estados Unidos, Dennis las llevó con él y con el tiempo también las introdujo a Ecuador.

Para la siembra utiliza los compuestos que genera el mismo suelo y excrementos de animales menores que también cría en su propiedad.

En cambio, la mexicana Kitzia Danel llegó a este valle hace dos años. Ella renta una propiedad donde se produce la horchata y se siembran el matico, la luma y frutas... Algunos productos son procesados para obtener su deshidratación.

En este tiempo, Kitzia también se ha vinculado con algunas organizaciones locales con quienes comparte las técnicas de la siembra de productos con abonos orgánicos y económicos.

Para aprovechar los productos que siembra, abrió hace tres meses un restaurante donde ofrece tortillas, jugos y platos a la carta. Otra parte de la producción comercializa en la feria de frutos orgánicos que nació en la misma propiedad que renta.

La mayoría de los extranjeros utiliza productos orgánicos para preparar sus platos del día. Esa es la carta de presentación y con la cual compiten entre ellos para ganar a sus clientes.

Por ejemplo, el francés Yann Suzette compra las hortalizas, granos, verduras y frutas a Dennis D'alessandro. "Todo lo que mi proveedor produce es sano".

Para Adálber Gaona, presidente de la junta parroquial de Vilcabamba, el aporte para la alimentación sana ha sido fundamental en esta producción "Ese valor agregado que ellos le dan a los frutos hace que familias reciban un ingreso extra porque venden los frutos al precio justo".

La producción
La parroquia se caracteriza por su producción de café, caña de azúcar, gramíneas, legumbres, verduras y una buena variedad de frutas.

En Vilcabamba se elabora el tradicional chamico (cigarro). La hoja de tabaco se procesa de forma artesanal y orgánica. El producto final es un cigarro de aroma especial y que tiene historia en esta parroquia.

El agua para regar las parcelas se toma de las quebradas que alimentan el río Chamba. Este afluente cruza por el poblado. Los estudios determinaron que este líquido es saludable porque contiene sales minerales.

Califique
2
( votos)