Tiempo de lectura: 3' 2'' No. de palabras: 483

Los habitantes de la parroquia lojana de El Cisne se alistan para las festividades en honor a 'La Churona', que empezarán el 1 de agosto. Se prevé la llegada de devotos del país y del Perú.

El lunes pasado, la programación cultural y religiosa fue presentada en Loja. Está impresa en trípticos y contempla las actividades, que se harán a partir del 1 de agosto.

El 15 de ese mes se realizará la principal celebración eucarística en el campo mariano y dos días después comenzará la peregrinación rumbo a la capital lojana. Durará hasta el 20 de agosto.

Esa programación es distribuida en Azuay, Loja, Tungurahua, Pichincha, Guayas, El Oro, Cañar, Chimborazo y Bolívar, donde se concentra la mayoría de fieles.

Los priostes de los cuatro comités, que organizan la fiesta, se encargan de su distribución. La agrupación más numerosa es el Comité del 15 de Agosto, con sede en la capital azuaya. Los integrantes de esos grupos se reúnen tres veces al año para determinar las actividades. La última se desarrolló el 30 de junio, en El Cisne.

Según el rector del Santuario de esa parroquia, Armando Jiménez, los actos fueron programados en consenso con los religiosos y los dirigentes de los priostes. Se determinó que los actos sociales se efectuarán hasta las 23:00, cuando se queme el último castillo.

Además, se mantiene la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas. Esas decisiones fueron difundidas a los dirigentes y las autoridades de la parroquia.

"Vender licor convertiría esta celebración religiosa en una fiesta pagana", dijo Jiménez. Ese control se hace desde hace seis años y está a cargo de la Policía. En esta ocasión habrá 200 uniformados para los operativos de control.

El hospedaje de los miembros de los cuatro comités será en las instalaciones que ofrecen los sacerdotes del santuario. 1 000 personas serán acogidas en la Casa del Peregrino, en el Centro Cultural y en el colegio y la escuela, que son administrados por los religiosos.

Además, en esta parroquia existen 15 establecimientos privados, entre hostales y hoteles, con capacidad para 500 personas. Según el presidente del Gobierno Parroquial, Franco Pinto, actualmente se levanta un catastro para conocer cuántas viviendas ofrecen hospedaje. El objetivo es determinar acciones preventivas en el caso que se presenten situaciones de riesgo.

En el plan de contingencia, que se presentará a las autoridades provinciales, constan los temas de movilidad, seguridad, salud, emergencia y venta de puestos.

Se habilitaron 400 espacios para la venta de comida, ropa, artesanías, imágenes religiosas... A partir del 15 de este mes se entregarán esos espacios. "No se permitirán las ventas ambulantes", dijo Pinto. El próximo lunes se desarrollará la última reunión con las autoridades provinciales para aprobar los planes y ejecutarlos.

Califique
2
( votos)