Tiempo de lectura: 6' 27'' No. de palabras: 1039

Mónica Gordón entró a la cancha de la dirigencia deportiva sin miedos. Lo hizo para tratar de secar las lágrimas de su padre, Ramiro, causadas por las penas y angustias que vivía con el Aucas, 'Ídolo' quiteño que juega en la Serie B del fútbol ecuatoriano.

'Doña Mónica', como le decían los futbolistas que se sentaban a negociar los contratos y a cobrar los sueldos, a sus 39 años amaba el fútbol y ayer fue asesinada.

Su muerte ocurrió el día en el que ella participaba como candidata a la Presidencia de Aucas. Lo hacía por la lista única que terciaba en el proceso electoral del club.

La ingeniera comercial y madre de dos hijos también se puso la camiseta amarilla para ayudar a su padre a levantar al 'Ídolo' de las cenizas de la Segunda Categoría, desde el año pasado.

El idilio Gordón-Aucas tuvo como punto de partida noviembre del 2011. 'Don Ramiro', de 65 años, padre de la dirigente fallecida y propietario de Industrias Metálicas Gordón (IMG) comenzó a apoyar económicamente al club que ama desde los 6 años.

Lo hizo en un momento de crisis. Así, el 'Papá' Aucas pasó a ser tema de conversación familiar de todos los días entre Ramiro, su hija mayor Mónica, Stalin, Viviana, su esposa, sus nietos...

En enero del 2012, Gordón padre asumió la Presidencia de la Comisión de Fútbol y se empapó de la realidad que tenía un plantel lleno de problemas y con más juicios que jugadores y bienes activos. El club estaba en crisis.

Fue entonces cuando los Gordón decidieron abrazar esa pesada pelota de problemas, en abril del 2013. Allí se firmó un convenio entre Alberto Ayala, presidente del club, y Gordón papá para que él y su grupo familiar administraran el club capitalino por 5 años.

El convenio tenía cláusulas costosas (USD 300 000) por no cumplir el objetivo de devolver al Aucas a la Serie A. El acuerdo fue una especie de carné de cancha para que Mónica, graduada de bachiller en la Unidad Educativa del Sur, entrara de lleno al fútbol como gerenta de la institución.

"Yo la llevé a este proyecto y hoy me duele perder así a mi hija", se lamentó ayer Ramiro, pero además elogiaba la valentía porque ella entró en un campo que mayoritariamente es de hombres.

Era exigente en su trabajo. "Siempre estaba pendiente de nosotros. No se descuidaba de detalles en los contratos y estaba al tanto de todos. Acompañaba al equipo y nos apoyaba", contó el guardameta de Aucas, Carlos Espinoza, afuera del hospital donde se confirmó el fallecimiento de la dirigente.

El toque femenino de Gordón en Aucas se sintió desde el primer instante que llegó al club. Allí puso en práctica lo que aprendió de su padre y de sus pasos por el Colegio Consejo Provincial, en el sur de Quito, y en la universidad. Por ejemplo, lo primero que hizo con el apoyo de su padre fue empezar por el arreglo de la casa de 'Papá' en Chillogallo, en el sur de Quito.

Acompañaba a comprar las pinturas para acelerar los arreglos en el estadio. Ella siempre vigiló las obras. Era detallista y ordenada con cada cosa. Esa imagen es fresca en la memoria de Juan Carlos Tacury, uno de los acompañantes de Gordón en la lista que buscaba captar la Presidencia.

Ya con el rol de gerenta de Aucas decidió aplicar sus conocimientos como contadora de la empresa familiar IMG y que, además, fueron nutridos con la maestría en Finanzas Empresariales que estudió.

Tuvo que lidiar con deudas y juicios que reposaban en los juzgados contra el club expetrolero. Gestionó auspiciantes y asumió deudas por USD 214 000 al iniciar.

Convocó a las personas que tenían deudas pendientes con el equipo para buscar mecanismos de pago y acuerdos. Así lo detalló ella mismo hace tres semanas, cuando presentó el informe de su gestión como gerenta del equipo.

Futbolistas como Wellington Sánchez y Gustavo Figueroa, referentes del club, ayer no lograban contener las lágrimas de tristeza por la muerte de la mujer con la que hablaban de dinero y con la que festejaron el regreso del club a la Serie B, en diciembre del 2012.

Ese carisma que tenía lo asoció a la plantilla de futbolistas con quienes hasta jugaba barajas y degustaba platos típicos de fritada, colada de habas de churos, ají de carne, predilectos de ella.

Gordón, que en sus años colegiales jugaba baloncesto, comenzó a ganar popularidad por los resultados en Aucas y coqueteó otro terreno: la política. Participó en las últimas elecciones como candidata a Asambleísta por el movimiento Avanza, por el Distrito Sur de Quito. No tuvo éxito y siguió en el proyecto deportivo junto a su padre.

La marcha del plan Gordón en el Aucas comenzó a trastrabillar este año por los resultados en la Serie B. La familia Gordón consideró que era ideal manejar el equipo desde la dirigencia y no como administradores basados en un convenio y por eso participó en las elecciones.

El 20 de mayo pasado, el Directorio de Aucas, presidido por Ayala, decidió convocar a elecciones respaldado en una transitoria legal. Siete días antes (13 de mayo), el Ministerio del Deporte aprobó los nuevos estatutos del club.

Fue el comienzo de un ovillo legal que se fue enredando cada vez más con la división de socios e hinchas y que salpicó a los Gordón.

Por las pugnas y el cruce de versiones que empezó a rondar también intervino la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

En un contexto de pugnas, la FEF decidió suspender las elecciones programadas para el 31 de julio por algunas inconsistencias.

Hace tres semanas, Gordón pidió licencia para poder hacer campaña en las elecciones de ayer.

Mónica Gordón ganó las elecciones, pero el pueblo auquista lloró su asesinato. 'Papa' Aucas se quedó sin una de sus hijas preferidas.

Califique
2
( votos)