Tiempo de lectura: 1' 46'' No. de palabras: 281

Según la Superintendencia de Bancos, para salvaguardar los intereses y derechos de los clientes de Primma Compañía de Seguros y Reaseguros resolvió declararla desde el 12 de julio en estado de liquidación forzosa.

La razón para haber tomado esta decisión fue por la causal de incumplimiento del régimen de regularización, por lo que incluso dispuso la cancelación del certificado de autorización que le fue conferido para que pueda operar en los seguros que conforman el ramo de vida, a través de su oficina matriz domiciliada en Quito.

Desde esa fecha, los clientes de la aseguradora han buscado un pronunciamiento de la Superintendencia, ya que desconocen cuál será el futuro de los recursos que disponían dentro de esa compañía.

La Superintendencia explicó que llegó a la conclusión que la situación financiera de la compañía era crítica, fundamentalmente, al haber inobservado las normas sobre solvencia y prudencia financiera, reflejando una inapropiada administración que ha llevado durante años la aseguradora, haciendo una indebida utilización de los aportes entregados por los clientes asegurados. Adicionalmente, Primma debía incrementar su capital en USD 2,6 millones en el plazo de un año contado a partir del 12 de enero de 2012, para poder enjugar sus pérdidas.

El liquidador de Primma, Edgar Egas, designado por el organismo de control del sistema de seguro privado, afirmó que los ciudadanos clientes (aproximadamente 5 000) de la aseguradora deben mantenerse tranquilos porque en corto tiempo, y una vez que se consolide la información contable de los activos de la compañía y su realización, se procederá con la cancelación correspondientes seguros contratados.

Califique
2
( votos)