Tiempo de lectura: 3' 55'' No. de palabras: 609

Las condiciones en el mercado internacional están marcadas para que Ecuador saque provecho con sus exportaciones de cacao. En Costa de Marfil, África, la sequía continúa; mientras que la industria chocolatera de Europa, mantiene la demanda del grano.

Los precios mejoraron en el primer semestre. La última semana se llegó a niveles históricos de USD 2 520 por tonelada de grano en la Bolsa de Nueva York, valor que no se repetía desde diciembre.

El comportamiento del mercado es uno de los temas que será analizados en la Cumbre Mundial del Cacao, que fue inaugurada anoche en Guayaquil, y que se desarrollará hasta mañana.

En esta ciudad se toma el pulso del sector. Aquí, las exportadoras de cacao y derivados (licor, manteca...) pagan hasta USD 113 por quintal puesto en fábrica, esta semana; en finca, llega a 95.

"Es un buen precio; dos meses atrás, el productor recibía USD 80 en finca", dice Freddy Cabello, gerente de la Unión de Organizaciones Campesinas Cacaoteras del Ecuador (Unocace).

Ese resultado se registra con el cacao procesado bajo métodos convencionales. No así con el grano que ofrece como valor agregado el sello de 'Comercio Justo' y producción orgánica.

Unocace exportó con diferenciales de USD 1 000 por tonelada de grano con esas características; es decir, ese monto adicional al que se cotiza en Bolsa. 1 500 toneladas fueron enviadas así a Suiza por el gremio de 1 730 productores.

Pero ese máximo beneficio es obtenido de forma marginal, según el ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira. Lo preocupante es que aún con oportunidades del mercado, el 95% de las exportaciones es en grano.

Si se exportaran semielaborados, o inclusive barras de chocolate a mayor escala, el beneficio sería más amplio para el Estado y los productores. Eso es a lo que apunta el cambio de matriz productiva.

Otro problema es el bajo rendimiento. En Ecuador, el promedio de cosecha está entre 7 y 8 quintales por hectárea/año, cuando el punto óptimo sería 22 quintales.

Desde marzo pasado se emprende el programa Minga Nacional del Cacao Fino y Aroma, en donde el Ministerio de Agricultura invierte USD 19,2 millones para financiar la instauración de buenas prácticas agrícolas en pequeñas cacaoteras.

Alfredo Dueñas, director de Gestión del Consorcio Solidaridad Cacaotera, a cargo del programa, explica que este consiste en realizar podas y dar otra asistencia técnica, para que el rendimiento crezca.

El consorcio está conformado por fundaciones como Maquita Cushunchic Comercializando como Hermanos (MCCH) y Conservación & Desarrollo .

Al término del programa se prevé que haya mayor oferta en el mercado interno. Sin que ello signifique riesgos en caída de precios o falta de colocación, como ocurre en otros sectores, porque la demanda está insatisfecha. "El déficit mundial del cacao es de 3,8 a 4% anual y en los últimos 10 años se ha ido acumulando; en ese contexto, las oportunidades del mercado ecuatoriano son gigantescas".

El sector por dentro

  • Las divisas  generadas por el sector cacaotero ecuatoriano llegaron a USD 174,4 millones entre enero y junio últimos, que equivale a un 11% más de lo que ingresó al país en similar período del año pasado. El crecimiento también fue en toneladas: 16%.
  • Ecuador  produce dos tipos de cacao: el nacional o fino y aroma (reconocido mundialmente como ingrediente para chocolates selectos) y el cacao CCN 51, un clon que en el 2005 fue declarado de alta productividad, enfocado a otros nichos.
  • El programa  Minga Nacional del Cacao Fino y Aroma, espera atender a 30 000 productores, en 48 000 hectáreas en 13 meses. Dejará como resultado un catastro cacaotero actual.

imagen

Califique
2
( votos)