Tiempo de lectura: 5' 53'' No. de palabras: 933

El contrabando y los altos costos de subsidio no son los únicos problemas con los que tiene que lidiar el Gobierno por mantener congelado el precio del cilindro de gas de 15 kilogramos en USD 1,60.

En los últimos dos años, los actores de la cadena de comercialización del Gas Licuado de Petróleo (GLP) o gas doméstico han reclamado al Gobierno para que se revisen los márgenes de ganancia.

Ello porque como el precio se ha mantenido congelado desde el 2003, su utilidad se ha visto mermada año a año debido al incremento de sus costos de los sueldos, los arriendos e insumos como llantas y repuestos para la parte de la cadena de transporte.

El director de la Agencia de Regulación y Control de Hidrocarburos (Arch), José Luis Cortázar, indicó que debido a esta rigidez en los márgenes de ganancia, los distribuidores de GLP han tenido que crear otras formas de comercialización como la entrega del producto a domicilio para subsistir dentro del negocio.

De esta manera, aunque el precio oficial es USD 1,60 por el tanque de 15 kilos, es muy difícil encontrarlo a ese costo en los locales de distribución de ciudades como Quito, Guayaquil o Cuenca.

Mientras que en la entrega a domicilio por medio de camionetas los precios oscilan entre USD 2,50 y USD 3 por tanque.

Cortázar destacó que por ello se ha realizado una revisión en los márgenes de la cadena de comercialización luego de un estudio de costos efectuado por una firma boliviana y que está en la etapa final.

Aunque no quiso fijar un plazo, detalló que este año será aprobado el nuevo tarifario por parte del presidente Rafael Correa y que tendrá un costo de USD 20 millones adicionales por año, al monto que el país debe pagar como subsidio.

El nuevo esquema consiste en incrementar las ganancias a cada uno de los participantes de la cadena de comercialización; aunque todavía no se conoce el porcentaje adicional que percibirá cada uno.

"El decreto del nuevo esquema tarifario está en una etapa anterior a llegar al despacho del presidente para que lo firme", dijo Cortázar.

El funcionario insistió en que no habrá un incremento en el precio final del cilindro de gas; su precio oficial segirá en USD 1,60.

Sin embargo, dijo que Ecuador debe caminar al cambio de la matriz energética y reemplazar el uso del GLP por la electricidad, que desde el 2017, generarán las nuevas centrales hidroeléctricas como el Coca-Codo Sinclair.

"La idea es que a partir del 2017 se sustituya el gas por energía eléctrica hidrogenerada. Sería una locura seguir importando gas.", dijo.

Los USD 20 millones que costará la revisión del esquema de comercialización del GLP deberán sumarse al subsidio total del combustible, que el año pasado llegó a USD 710, 9 millones.

Esto porque el Estado paga por los 15 kilos de GLP USD 12,13, pero lo vende en USD 1,60.

De todo el gas que el país consume, el 77% es importado mientras que el 23% se produce en las refinerías de Esmeraldas, Shushufindi y la Libertad.

Sin embargo, los ingresos que el Estado percibe por vender el gas subsidiado, ni siquiera llegan a compensar los costos de producción del gas que el país produce.

Así, el año pasado, mientras los costos de producción del gas en las refinerías fue de USD 174 millones, los ingresos por la venta de todo el gas fueron solo USD 143 millones en total.

El presidente de la Asociación de Distribuidores de Pichincha, Ricardo Flores, dijo que además del decreto con el nuevo esquema tarifario de comercialización del gas, debe existir un reglamento que determine los márgenes para cada uno de los segmentos de la cadena, es decir comercialización, transporte y distribución final.Esperaban que el esquema se concrete a más tardar el próximo mes Cortázar además dio a conocer que hay una demanda de la Asociación de Comercializadoras de Gas contra el Estado ecuatoriano en el Tribunal de lo Contencioso.

La demanda se presentó en el 2006 debido a los problemas que significaba mantener intacta su ganancia mientras que sus costos continuaban subiendo.

Fuentes cercanas a las empresas comercializadoras indicaron a este Diario que podrían entrar en un acuerdo con el Estado para dejar sin efecto la demanda, si entra el nuevo esquema tarifario.

Otro problema debido al subsidio es el contrabando. Según datos de la Arch, un contrabandista en la frontera con Colombia o Perú gana unos USD 300 al mes, si contrabandea un tanque de gas diario.

imagen

Monteverde para agosto

El director de la Agencia de Regulación de Hidrocarburos (Arch), José Luis Cortázar, dijo que el proyecto de almacenamiento de gas Monteverde -El Chorrillo tiene como plazo comenzar a operar desde agosto.

El proyecto está siendo construido por la Flota Petrolera Ecuatoriana (Flopec) y Petroecuador en Santa Elena y busca dejar el almacenamiento de gas flotante al que está sujeto el Ecuador desde los años 90 y que le representa un costo de hasta USD 60 millones.

Cortázar sostuvo, sin embargo, que hasta que el proyecto entre a operar completamente, continuará funcionando el almacenamiento ubicado en el sector del Salitral en Guayaquil y también el buque de almacenamiento flotante por los próximos seis meses.

El proyecto Monteverde-El Chorrillo tiene un retraso de dos años y prevé almacenar 74 000 toneladas de gas. Es decir un reserva de 27 días de consumo del país.

Califique
2
( votos)