Tiempo de lectura: 3' 23'' No. de palabras: 552

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó ayer un proyecto de reforma constitucional que busca fomentar la competencia en el sector de las telecomunicaciones, con el fin de promover la competencia en la televisión, la telefonía y la Internet de banda ancha.

Esta reforma busca terminar con el principal monopolio de telefonía en México, propiedad del magnate Carlos Slim, considerado el hombre más rico del mundo, según la revista Forbes, así como con la concentración en televisión abierta y de cable, donde domina Televisa, que pertenece a Emilio Azcárraga. La empresa Telmex concentra el 90% del mercado fijo y Telcel 70% del móvil, ambas de Slim. En tanto, Televisa acapara el 70% de la televisión abierta y el 60% del servicio por cable.

La reforma contempla la creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones, un órgano regulador autónomo que otorgaría y revocaría las concesiones, en reemplazo del Ejecutivo, que cuenta actualmente con esa potestad.

La iniciativa contiene "una nueva arquitectura institucional en favor de la competencia económica y la certidumbre legal... Su finalidad última es tan sencilla como el ABC", dijo el Mandatario al enumerar los principales objetivos: alcanzar una cobertura universal, contar con buenos precios y calidad en servicios y contenidos.

El instituto de telecomunicaciones estará integrado por siete comisionados de probadas capacidades y que no hayan trabajado al menos los últimos cinco años en alguna de las empresas de telecomunicaciones, para evitar conflictos de intereses Además, plantea la transformación de la Comisión Federal de Competencia Económica en un organismo independiente con mayores atribuciones. "Las decisiones sobre las concesiones serán técnicas y no políticas", dijo el presidente Peña Nieto durante la presentación del proyecto.

Además, la reforma incluye la licitación de dos nuevas cadenas de televisión abierta. Gerardo Ruiz Esparza, secretario mexicano de comunicaciones y transportes, dijo que de aprobarse la reforma se permitirá elevar de 49 a 100% la participación extranjera en telecomunicaciones y comunicación vía satélite, así como de 0 a 49% en radiodifusión.

Además se crearán tribunales especializados para terminar con los litigios interminables que generan incertidumbre en la industria.

México está muy lejos de ser un país donde las telecomunicaciones sean la plataforma que el país requiere, aseguró Ruiz Esparza, quien subrayó que entre 2005 y 2009 las pérdidas económicas atribuidas al rezago y la disfuncionalidad del sector fueron de 129 000 millones de dólares, lo que representó el 1,8% del PIB, según cifras de la OCDE.

Grupo Televisa "ha realizado inversiones importantes y se ha preparado para competir ahora en un campo más parejo, con nuevas reglas del juego", dijo la empresa en un comunicado, dando la bienvenida al proyecto de reforma.

La televisora señaló que continuará participando en los sectores de televisión restringida, acceso a internet de banda ancha y telefonía, tanto fija como móvil, a menores precios y mejor calidad.

Esta iniciativa de ley es resultado de una negociación de los participantes del Pacto Por México, integrado por los principales partidos políticos del país, que acordaron, junto con Peña Nieto, una serie de reformas estructurales y sociales consideradas fundamentales para el desarrollo.

Califique
2
( votos)