Tiempo de lectura: 1' 57'' No. de palabras: 301

La Clementina cumplió el viernes pasado el primer mes del embargo por parte del Servicio de Rentas Internas (SRI). En este tiempo, el depositario nombrado por el ente recaudador, Carlos Ordeñana, culminó el inventario y logró que las tareas de cultivo, cosecha, empaque y exportación de banano continuaran.

Pero aún está pendiente el avalúo de la propiedad, que permitirá tener un valor base para su eventual remate.

La hacienda fue embargada dentro del juicio tributario que el SRI mantiene contra Exportadora Bananera Noboa (EBN) por una supuesta deuda del Impuesto a la Renta del 2005. A la fecha, el monto adeudado llega a USD 102 millones, según el SRI.

La Clementina es la finca más grande del Grupo Noboa, liderado por el empresario y excandidato presidencial, Álvaro Noboa. La finca posee una extensión aproximada de 11 500 hectáreas.

Según Ordeñana, previo a contratar un avaluador será necesario contratar a una empresa que realice un levantamiento planimétrico, con el fin de determinar la superficie o área de terrenos. "Servirá para conocer si hay invasiones, cómo están los linderos", indicó Ordeñana.

Sobre el inventario, señaló que hay 2 500 hectáreas de bananeras, unas 5 000 destinadas al ganado y aproximadamente 5 300 cabezas de ganado. "Ese trabajo ya terminó y está en el expediente en el SRI".

Para el jurista Jorge Zavala Egas, el anunciado remate de La Clementina carece de legalidad, por lo que anticipa que no se concretará, tal como ha sucedido con otros bienes embargados a Noboa.

Como muestra, dice, la situación legal de Agrícola Bananera Clementina SA sigue intacta. También advirtió que mientras el proceso legal tributario contra Álvaro Noboa se encuentra represado, "en instancias internacionales avanza rápidamente. Ya tendremos noticias de ello", indicó sin dar más detalles.

Califique
2
( votos)