Tiempo de lectura: 2' 43'' No. de palabras: 412

En tres de las tiendas y panaderías ubicadas en el centro de Guayaquil la respuesta es similar: El notificar de un cambio en el precio del litro de leche pasteurizada al cliente final no es tarea fácil. Para Andrés Gonzáles, dependiente de La Gran Colombia, una panadería ubicada en la congestionada intersección de las calles Víctor Manuel Rendón y Baquerizo Moreno, los compradores muestran abiertamente su inconformidad cuando se notifica de un cambio de precio, aunque se trate de un alimento básico de la canasta. En este local, consultado hoy por la mañana, se comercializan de 25 a 30 litros de leche diarios de las marcas Andina, a USD 0,90, e Indulac a USD 0,80, el litro de cada una, respectivamente.

El tema ha tomado trascendencia luego de que uno de los mayores participantes del mercado, la Pasteurizadora Quito, indicó anteayer el incremento el precio de su leche entera desde los USD 0,75 a los 0,80. Los precios de venta al público y el pago a los ganaderos los establece el Ministerio de Agricultura, según los actores del sector lechero que fueron consultados. Los costos actuales están vigentes desde abril del 2010.

Aña Yolanda Suárez, gerenta general de la firma Ecualac, ubicada en el sector de Aloasí (cantón Mejía, Pichincha), y que posee un 5% de participación en el mercado de leches pasteurizadas en Quito, Guayaquil e Ibarra con su producto Zuu…leche, considera que el incremento en el precio de venta al público no es una opción para su empresa. La competencia en el mercado de los lácteos de consumo masivo, al que Ecualac aporta con unos 25 000 litros diarios, les motivó a invertir USD 1 millón en la adquisición de equipos para la ultrapasteurización de los productos. “Es necesario, ahora que el tema está en la palestra, que las autoridades de sanidad aumenten los controles de los lácteos que se comercializan en Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo, donde un producto de USD 0,75 no compite contra marcas que ofertan el litro hasta en los USD 0,35”.

Nancy Salcán, dependienta de la despensa Nueva Vida, opina que cuando se genera un cambio de precios la gente termina por acostumbrarse. “¿Qué otra opción alimenticia existe para la leche? Los clientes se molestan pero igual se adaptan cuando existen cambios de precios”. En esta despensa se comercializan unos 15 a 20 litros de leche en funda UHT desde hace 10 años.

Califique
2
( votos)