Tiempo de lectura: 2' 50'' No. de palabras: 464

El diario británico The Guardian presentó por primera vez pruebas de la implicación de grandes empresas de computación y de Internet en el espionaje de datos por parte del servicio secreto estadounidense NSA.

El rotativo publicó copias de documentos originales de la NSA (Agencia Nacional de Seguridad estadounidense) que corroboran la participación de empresas como Yahoo, Facebook y Google en el programa de espionaje Prism.

Según el periódico, esas empresas recibieron millones de dólares a cambio de su cooperación con el servicio secreto. Los documentos publicados, reunidos por el ex técnico de la NSA Edward Snowden, tratan, entre otros aspectos, de las consecuencias de un fallo jurídico estadounidense de 2011 que ponía trabas a las actividades de los espías de la NSA y exigía rediseñar la cooperación con las empresas de Internet.

Un portavoz de Google reiteró en declaraciones a dpa que esta empresa nunca ha colaborado con la NSA: "No hemos participado en Prism ni en ningún otro programa de vigilancia del gobierno".

Por su parte, Facebook aseguró que nunca ha recibido una compensación económica por su supuesta participación en un programa de vigilancia. Facebook, en cambio, reconoció haber participado en el programa Prism. De acuerdo con la legislación estadounidense, las empresas tienen que ser indemnizadas cuando son obligadas a colaborar con el gobierno. Yahoo ha reclamado el pago de esa compensación.

El viernes, el diario británico The Independent había revelado que el servicio secreto británico GCHQ opera una base de espionaje en Cercano Oriente y que intercepta casi todo el tráfico de datos en la región.

El periódico no reveló, sin embargo, el lugar donde se encuentra la base de espionaje. Snowden, quien consiguió asilo político en Rusia, aseguró que nunca ha colaborado con The Independen".

El ex informático de la NSA acusó al gobierno británico de haber difundido intencionalmente la información para poder acusar a los medios de una falta de responsabilidad.

"El gobierno está haciendo lo mismo por lo que se acusaría a cualquier persona privada de un acto criminal", señala la declaración de Snowden.

Supuestamente, las informaciones sobre la existencia de una base de espionaje en Cercano Oriente fueron uno de los principales motivos por los que el primer ministro británico, David Cameron, ordenó ejercer presión sobre The Guardian y destruir discos duros en el sotáno del periódico. Sin embargo, el diario dijo tener copias de seguridad de los discos duros.

Según el gobierno británico, la base de espionaje es un elemento importante en la "guerra contra el terrorismo" y funciona como un sistema de alerta temprana sobre posibles atentados.

Califique
2
( votos)