Tiempo de lectura: 6' 38'' No. de palabras: 1095

La cuenta regresiva para el ataque a Siria, que parece ya inevitable, prosigue su marcha. Estados Unidos, aunque repite que aún no tomó la decisión, se prepara a poner sobre el tapete en las próximas horas un voluminoso informe de pruebas de culpabilidad del régimen de Bashar al Asad.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, sostuvo que el uso de armas químicas por parte de Damasco "no puede quedar sin respuesta", mientras Israel reforzó las defensas antiaéreas, y Londres señaló que es necesaria de todos modos una reacción.

Para Washington un acuerdo en la ONU es prácticamente imposible vista la intransigencia rusa.

La ONU, sin embargo, está tratando de echar hacia atrás las agujas del reloj: los inspectores en Siria necesitan tiempo para hacer su trabajo, dijo el secretario de la organización, Ban Ki-moon, quien aludió en concreto a otros 4 días.

Según Susan Rice, consejera para la Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, la suya es "una misión sin sentido". En un mensaje al embajador de EE.UU. ante la ONU y otros representantes, Rice afirmó que la misión de la ONU "nos dirá lo que ya sabemos, es decir que se usaron armas químicas" . "No nos dirá quién las usó, eso ya lo sabemos", agregó Rice, según fue reportado ayer por el diario The Wall Street Journal.

A su vez, el premier británico David Cameron trató de acelerar anunciando una propuesta de resolución de Gran Bretaña al Consejo de Seguridad de la ONU para la autorización de medidas necesarias a la protección de civiles.

Pero Moscú apretó el freno: es prematuro discutir una reacción del Consejo de Seguridad hasta que los inspectores en Siria no presenten su informe, afirmó el primer viceministro de Exteriores de Rusia, Vladimir Titov.

Se trata de un argumento válido, también porque, según algunas indiscreciones, el informe de pruebas recopilado por Estados Unidos es voluminoso pero incompleto. El reporte contiene informaciones de los servicios de inteligencia, grabaciones de vídeo, declaraciones e informes de médicos en el campo.

Además, contiene interceptaciones de llamados telefónicos en los que un funcionario del Ministerio de Defensa sirio pide al comandante de una unidad para armas químicas explicaciones sobre un ataque con gas sarín, apenas pocas horas después de la matanza del 21 de agosto en la cual murieron 1 300 personas, según ha denunciado la oposición siria.

Sin embargo, no contiene las pruebas generalmente determinantes, es decir las recogidas en el campo, como muestras de terreno, de sangre y otros elementos tangibles positivos a los experimentos para el gas nervioso. Según el diario El País de España, esta información fue entregada por los servicios de espionaje de Israel a EE.UU.

La Inteligencia israelí interceptó una charla de funcionarios sirios que confirma la implicación del Régimen en el ataque químico. La revista Foreign Policy ha corroborado la existencia de la conversación y añade que el tono entre los funcionarios era de "pánico". La pregunta ahora, resalta, es si el ataque fue obra de una orden directa del Gobierno o un mando militar se extralimitó en sus funciones.

En todo caso, según dijo un alto funcionario del Gobierno de EE.UU. a la cadena NBC, se ha pasado el punto de no retorno y las incursiones contra objetivos sirios comenzarán "en el arco de pocos días", mientras otra fuente precisó que ninguna acción militar será unilateral. "Deberá incluir a nuestros aliados internacionales", dijo.

La Casa Blanca indicó que desde el 21 de agosto hasta ayer, Obama y sus más estrechos colaboradores han hecho al menos 88 llamados telefónicos a líderes extranjeros.

imagen

Evitar los errores de Bush

Diez años después de la decisión de George W. Bush de invadir Iraq sin un mandato del Consejo de Seguridad, el presidente Obama se prepara a bombardear Siria sin un aval de la ONU, pero subrayando que la situación es diferente.

Ante la falta de un acuerdo en el Consejo, la operación en Siria -que parece inminente- deberá ser liderada por una "coalición de voluntarios", como la que derrocó a Sadam Husein. Rusia, principal aliado de Damasco, no duda en destacar la similitud y recordar que la invasión de 2003 estuvo basada en falsas informaciones sobre la presencia de armas de destrucción masiva en Iraq, pero estadounidenses y europeos afirman que las tropas de Bashar al Asad perpetraron un ataque químico contra Damasco el 21 de agosto.

"Esta vez es realmente diferente", asegura Richard Gowan, de la Universidad de Nueva York. "Solo un partidario encarnizado de la teoría del complot puede pensar que Obama quería llegar a este punto, mientras que el gobierno de Bush tenía realmente ganas de invadir Iraq en 2003". Hace 10 años, Alemania y Francia se opusieron a la operación militar, que sí recibió el apoyo de Reino Unido. Esta vez las potencias europeas están de acuerdo en intervenir.

Lo que dijo Obama

"Queremos que el régimen de Asad comprenda que utilizar armas químicas contra su propio pueblo, contra mujeres, niños, no infringe solo normas internacionales sino también crea una situación en la que los intereses nacionales de EE.UU. son golpeados y ello debe cesar", dijo ayer el presidente Obama en una entrevista a la televisión Pbs. Pero señaló que su país aún no tomó una decisión sobre un ataque. "En Siria podemos utilizar un procedimiento que no nos haga caer en un largo conflicto o una repetición de la guerra contra Iraq".

La canciller alemana, Ángela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, coincidieron en que el ataque con armas químicas a civiles en Siria amerita una "reacción internacional". Esta reacción "es imprescindible", dijeron ambos mandatarios en otra de las conversaciones telefónicas que trascendieron sobre la crisis siria.

Para Merkel y Cameron, el régimen de Bashar al Asad "no puede seguir impune con ese tipo de conducta de guerra, contraria al derecho internacional".

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU no alcanzaron ayer un acuerdo sobre una propuesta de resolución británica que justificaba una intervención militar en Siria. Londres dijo que no habría ataque antes de que se conozca la investigación de la ONU.

Califique
2
( votos)