Tiempo de lectura: 1' 40'' No. de palabras: 247

El vicepresidente del Senado italiano, Roberto Calderoli, del partido de derecha Liga Norte, desestimó hoy los llamamientos a dimitir y defendió que sus declaraciones, en las que dijo que la ministra de Integración, Cécile Kyenge, "le recordaba a un orangután", no son racistas.

En una entrevista con el diario de centro izquierda La Repubblica, Calderoli aseguró que no hubo "nada racista" en o que dijo. "Ni siquiera quería ser ofensivo", aseguró sobre las declaraciones vertidas el fin de semana en un mitin de su partido, conocido por su política antimigración y por su xenofobia.

La ministra de origen congoleño Kyenge, la primera ministra negra del país, que lleva en el cargo desde abril, vive en Italia desde 1983.

En declaraciones al diario Corriere della Sera aseguró que ha recibido insultos a diario e incuso amenazas de muerte.

Calderoli justificó sus declaraciones señalando que está acostumbrado a vincular a la gente con los animales y sugirió que el primer ministro Enrico Letta se parece a una garza y que el ministro del Interior, Angelino Alfano, le recuerda a una rana.

Por el momento, una iniciativa online para exigir su dimisión como vicepresidente del Senado ya ha reunido 26 000 firmas, respaldada por el Partido Democrátido de centro izquierda de Kyenge.

En 2006 Calderoli fue expulsado del gobierno conservador de Silvio Berlusconi tras llevar una camiseta con controvertidas imágenes del profeta Mahoma, lo que desató protestas en Libia, antigua colonia italiana.

Califique
2
( votos)