Tiempo de lectura: 2' 58'' No. de palabras: 471

El diario inglés The Sun organizó ayer la aparición de los supuestos duques Kate y Guillermo en el St. Mary's Hospital de Londres, donde nacerá el "bebé real", valiéndose de dos "dobles" que casi engañan a los periodistas de guardia.

Algún periodista apurado comenzó a enviar mensajes por Twitter sobre la aparición de la pareja real, generando revuelo en las redacciones del mundo. The Sun organizó la broma contratando incluso un auto de lujo a bordo del cual llegaron los supuestos duques, que resultaron falsos.

Y es que frente a la puerta del ala de maternidad privada del centro médico, donde se confirmó que llegaría el que será príncipe o princesa de Cambridge, continúan apostados más de 70 periodistas de medios de todo el mundo, que ocuparon su puesto hace casi 15 días. Aunque desde palacio nunca se ofreció una fecha oficial para la salida de cuentas de la duquesa de Cambridge, algunos periódicos publicaron, a partir de comentarios extraoficiales, que Catalina daría a luz el pasado 13 de julio, por lo que decenas de fotógrafos acumulan varios días de guardia.

Es el caso de Andy Rain, reportero gráfico de la agencia de fotografía EPA, que vigila desde hace diez días la puerta de St. Mary de 08:00 a 17:00, cuando llega su relevo para esperar noticias sobre el ingreso de la esposa de Guillermo.

"Estamos esperando para al final captar 30 segundos de locura, y mientras tanto solo podemos hacer fotos de la espera que ya no interesan a ningún periódico. Todo el mundo está cansado ya", dijo.

La excitación de lo que parecía un parto inminente el lunes se ha diluido, y ante la ausencia de novedades los medios británicos han recurrido a la especulación sobre cuándo nacerá el tercero en la línea de sucesión al trono británico. Se ha visto como "pistas" que los miembros de la familia real mantuvieran su agenda y se ha mirado con lupa cualquier comentario del círculo íntimo de la pareja, como el de la madre de Catalina, Carole Middleton, que comentó que el bebé sería de signo Leo, por lo que no nacería hasta el 24 de julio.

"Hay muchas entradas distintas y seguramente no les pillaremos cuando lleguen. Nosotros esperamos para hacer solo una foto, la de Guillermo y Catalina posando con el bebé cuando abandonen el hospital", explicó Rain. Como otros informadores, ocupa un pequeño sitio en una estrecha acera acordonada por la Policía, donde esperan escaleras y trípodes de cámaras de televisión mientras sus dueños alivian su larga guardia en la abarrotada cafetería de la zona, que hace su agosto convertida en una improvisada sala de prensa.

Califique
2
( votos)