Tiempo de lectura: 4' 33'' No. de palabras: 728

George Zimmerman, el agente que mató al adolescente negro Trayvon Martin el 26 de febrero de 2012 en Sanford, Florida, fue declarado "no culpable” de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio involuntario, ya que el jurado consideró que se trató de “legítima defensa”. La sentencia, que fue seguida en directo por televisión por millones de norteamericanos, conmovió a la comunidad afroestadounidense.

La noche en que fue muerto, Martin, de 17 años, iba a encontrar a su padre y solo tenía en sus manos una bebida y un paquete de caramelos pero, tras un dramático juicio, el jurado popular consideró que Zimmerman, de origen peruano, actuó “en legítima defensa”.

Esta decisión conmocionó a la comunidad afroestadounidense y dividió al país, con miles de personas que manifiestan su indignación por un delito que consideran con trasfondo racial.

El presidente norteamericano, Barack Obama, también fue impactado por la muerte del joven y expresó: “Si hubiera tenido un hijo habría sido como Trayvon”. 

Tras conocer la sentencia, Obama aseguró que “el jurado habló” y pidió el respeto por la familia de Martin, como así también exhortó a mantener “una calma de reflexión” .  “La muerte de Trayvon Martin fue una tragedia para todo Estados Unidos” , afirmó Obama en una comunicado.

“Debemos ahora preguntarnos a nosotros mismos si estamos realmente haciendo todo lo posible para aumentar la comprensión recíproca dentro de nuestra comunidad. Si estamos haciendo todo lo posible por detener la violencia de las armas que provocan la pérdida de numerosas vidas en todo el país, día tras día.

Si como sociedad y como individuos estamos haciendo todo lo posible para prevenir tragedias similares en el futuro”. “Como ciudadanos esto es aquello que debemos hacer. Esto es el modo para honrar a Trayvon Martin”, concluyó el mandatario estadounidense.

En tanto, el Departamento de Justicia estadounidense comunicó que está evaluando si por las pruebas relacionadas al proceso Zimmerman emergen violaciones de los derechos civiles, para establecer si hay motivos para un procedimiento federal.

El veredicto del jurado se conoció anoche, tras 16 horas de debate. Los seis jurados, todas mujeres, establecieron que no había motivos para condenar al imputado Zimmerman.

El acusado, según el jurado, disparó porque se sintió agredido y para no morir. Además, la ley “Stay on your Ground” , en vigor en Florida, se lo permitía.

“Se puede ir, es libre”, dijo el juez a Zimmerman, quien escuchó con mirada tensa pero permaneció impasible al estrechar la mano de sus abogados. Su mujer, en cambio, estalló en llanto, igual que sus padres.

Zimmerman pudo haber sido condenado a cadena perpetua si el jurado lo hubiera encontrado culpable de homicidio preterintencional, o a hasta 30 años de cárcel por homicidio culposo.

El padre de la víctima escribió en su perfil Twitter: “Aunque mi corazón está destrozado, mi fe permanece intacta. Amaré siempre a mi pequeño Tray. Aunque está muerto, sé que él está orgulloso de la lucha que todos nosotros hacemos por él”.

La multitud que se concentró dos días ante el tribunal en espera del veredicto recibió conmovida el impacto del “no culpable”. Pero de inmediato el estupor se transformó en rabia.

En Sanford, Nueva York, Washington, San Francisco, Chicago, Filadelfia y Los Angeles la gente manifestó su protesta contra el veredicto.

Hasta ahora las manifestaciones fueron pacíficas, con la denuncia de una justicia que sigue siendo “a medida de los blancos”. Muchos jóvenes llevaban chaquetas con la capucha sobre la cabeza, como Trayvon al ser matado.

En este marco, la policía teme choques. Un señal en ese sentido la dio Oakland, California, donde los manifestantes “encapuchados” rompieron vidrieras, incendiaron contenedores de basura y dañaron un vehículo policial.

En tanto, la familia de Trayvon llamó a la calma. La National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), la principal asociación de defensa de los derechos de los afroestadounidenses, se declaró “indignada” y anunció la presentación de una petición al Departamento de Justicia.

Esa petición buscará iniciar una acción contra la “violación de los derechos civiles”. El defensor de Zimmerman Marck O’Mara sostuvo al respecto que este caso “no tiene que ver con los derechos civiles ni con el racismo”

Califique
2
( votos)