Tiempo de lectura: 6' 43'' No. de palabras: 1081

Bradley Manning, el soldado estadounidense que filtró miles de documentos secretos a Wikileaks, fue condenado ayer por un tribunal militar por varios cargos de espionaje, pero no por el de ayuda al enemigo.

A pesar de que no fue hallado culpable del cargo más grave, Manning enfrenta una prolongada pena de prisión tras ser declarado culpable de varias acusaciones relacionadas con la violación de la ley de espionaje.

En total, Manning fue declarado culpable de 20 de los 22 cargos relacionados con la filtración de una enorme cantidad de cables diplomáticos secretos de Estados Unidos, registros gubernamentales y registros militares a la página web Wikileaks.

La jueza militar coronel Denise Lind dijo que iniciará las audiencias de sentencia este miércoles, en la base militar de Fort Meade, en las afueras de Washington.

Si Lind decidió imponer sanciones en los rangos más altos permitidos por los cargos. Manning, de 25 años de edad, podría enfrentar de hecho cadena perpetua, con más de unos 154 años de cárcel.

Bradley, que lleva más de tres años bajo arresto en una base militar en Quántico, Virginia, se había declarado culpable en junio pasado de una docena de cargos menores, entre ellos, el uso indebido de documentos del gobierno. Por esos delitos ya enfrenta una pena de al menos 20 años de cárcel.

Sin embargo, niega que la filtración fuera para respaldar a los enemigos de Washington y afirma que su intención nunca fue hacerle daño a su país. A su juicio, se trataba de "documentos viejos" con los que buscaba generar un debate público sobre las guerras que en ese momento libraba Estados Unidos en Afganistán e Iraq.

Al momento de su captura, Manning se desempeñaba como oficial de Inteligencia en Bagdad y tenía acceso a documentos clasificados que facilitó a Wikileaks, un portal de Internet que está dedicado a exponer secretos de Estado y que es encabezado por el australiano Julián Assange.

Entre ellos, material sobre la estrategia militar en Iraq y miles de cables diplomáticos del Departamento de Estado que pusieron al descubierto la manera como esta dependencia opera en otros países y su valoración, a veces ofensiva, sobre líderes mundiales. En total, Manning le facilitó a Wikileaks 750 000 documentos y videos.

En uno de ellos, se ve cómo un helicóptero Apache de EE.UU. disparó contra un grupo de civiles en Bagdad.

Por cuenta de la notoriedad que generó la filtración, Assange terminó buscando asilo político en Londres para evitar una posible acción judicial de parte de EE.UU.

Aunque esta no llegó, Suecia terminó elevándole cargos por acoso sexual, por lo que buscó refugio en la Embajada de Ecuador en Londres, donde permanece recluido desde junio del año pasado.

En ciertos sectores del país, Manning es considerado una especie de 'Garganta Profunda', el hombre que ayudó a destapar el espionaje que le realizaba al partido demócrata a la administración del ex presidente Richard Nixon en la década de los setenta.

Para otros es un simple traidor que debe ser castigado con todo el rigor de la ley.

El soldado Bradley Manning se declaró culpable de 10 delitos menores


"Peligroso extremismo"

La sentencia ilustra el "peligroso extremismo (...) de la administración Obama", indicó la organización de Julián Assange en Twitter.

El propio Assange condenó el dictamen y calificó al militar de "héroe". En unas declaraciones desde la embajada ecuatoriana en Londres, Assange dijo que el dictamen crea un "precedente peligroso" y dijo que su portal no descansará hasta que el militar "esté libre".

El periodista australiano admitió que no encuentra consuelo en la decisión del tribunal militar de absolver a Manning del cargo de "ayudar al enemigo", que calificó de "absurdo".

Assange espera que Manning recurra contra el dictamen de hoy y consideró que la única víctima en este caso ha sido el "orgullo herido" del Gobierno de EEUU.

Según el fundador de Wikileaks, las filtraciones de Manning que salieron publicadas en su portal contribuyeron al estallido de la Primavera Árabe, que empezó en Túnez y propició la caída del presidente Zine El Abidini Ben Ali en 2011.

Assange calificó al militar estadounidense como la mejor fuente periodística que el mundo haya visto, puesto que sacó a la luz abusos de EE.UU. en Iraq.


Carambola a Snowden

La sentencia de este podría tener repercusiones en el caso de Edward Snowden, contratista estadounidense que filtró detalles sobre los programas de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por su sigla en inglés).

Según documentos revelados por el diario The Guardian, la NSA no solo espiaba las llamadas y movimientos en Internet de millones de estadounidenses sino que aplicaba programas similares en decenas de países.

Snowden se encuentra actualmente en Rusia, donde ha pedido asilo político bajo el argumento de que Estados Unidos podría torturarlo y condenarlo a muerte si llega a ser extraditado.

Esta semana el fiscal General, Eric Holder, le dijo a Moscú que su gobierno no buscará la pena de muerte para Snowden.

Pero un veredicto de culpable que ha sido impuesto en el caso del soldado Manning, seguido por la sentencia de cadena perpetua, implicaría que Snowden, el ex operario de la agencia NSA, podría correr con igual suerte si es que Estados Unidos logra capturarlo y juzgarlo en su territorio y bajo sus códigos judiciales.


El caso en cifras

Manning  fue hallado culpable de cinco cargos de espionaje, cinco de robo, uno de fraude computarizado y nueve disciplinarios.

Una eventual  condena por la acusación de ayudar al enemigo hubiera significado sancionar el principio según el cual quien logre difundir públicamente informaciones reservadas, incluso a miembros de la prensa, debe ser castigado por ley como un terrorista.

El soldado  sacó a la luz la cifra impresionante de 250 000 cables diplomáticos y 550 000 informes militares clasificados como secreto de Estado. Su información aterrizó en el portal Wikileaks, creado en 2006 por el australiano Julián Assange.

Más de 250 000  cables del departamento de Estado, procedentes de embajadas y consulados de 1966 a 2010, fueron también filtrados por el analista en varias etapas, de febrero del 2010 a septiembre del 2011. Cinco diarios internacionales los analizaron y publicaron a partir de noviembre del 2010: The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde y El País.

Califique
2
( votos)