Tiempo de lectura: 6' 0'' No. de palabras: 989

De nada ha servido el acuerdo europeo para rescatar a los bancos españoles con hasta 100 000 millones de euros.

El acoso de los mercados a España, lejos de ceder, se ha recrudecido desde el lunes con gran virulencia y el país está al filo de caer en la misma situación que obligó a Irlanda, Portugal y Grecia a pedir el rescate de sus economías.

Por primera vez en su historia, la rentabilidad del bono español a 10 años llegó ayer a la temida frontera del 7%. Es la línea roja que señalan los expertos como zona de intervención. A partir de ahí, el coste de la deuda se encarece tanto que puede ser expulsada del mercado. El propio ministro de Economía español, Luis de Guindos, admitió ayer que se trata de un nivel que no es “mantenible en el tiempo”.

¿Está entonces España al borde de una segunda operación de salvamento europeo? Aún no se han cerrado las condiciones del rescate de los bancos -que el gobierno de Mariano Rajoy sigue negándose a llamar por su nombre-, y ayer la gran incógnita era si también la economía española, la cuarta de la Zona Euro, necesitará ser rescatada por los socios europeos.

El temor a que las elecciones de este domingo en Grecia acaben con la salida del euro del país mediterráneo y las dudas sobre el rescate de los bancos españoles -del que apenas se conoce la cantidad máxima que la UE está dispuesta a desembolsar ni de qué fuente se sacará ese dinero- comenzaron a disparar el lunes la rentabilidad del bono español a 10 años y la prima de riesgo.

La puntilla la dio Moody’s el miércoles con su rebaja de la nota de la deuda española hasta situarla a un paso del bono basura. “Si Europa no hace nada, la próxima emisión de deuda no se podrá colocar y entonces tendremos que ir a pedir el rescate”, aseguró a DPA el economista Antonio Argandoña, profesor de la escuela de negocios IESE.

Tanto Bruselas como el Gobierno español apuntaron ayer directamente a la situación de Grecia como causa principal del nuevo repunte histórico del bono español y de la prima de riesgo. “Los acontecimientos en otros países, por ejemplo Grecia, tienen también un efecto en términos de reacción de los participantes en los mercados”, dijo el portavoz del comisario de Asuntos Económicos de Bruselas, Olli Rehn.

“Las circunstancias internacionales afectan a los mercados”, manifestó por su parte el ministro De Guindos. Argandoña, sin embargo, ve la causa principal en la falta de concreción de la ayuda a los bancos españoles acordada por el eurogrupo. “La prima de riesgo no va a bajar si no hay una reacción europea”, indicó el economista. “Si seguimos así, España no llega a final de mes”. La solución pasa porque se esclarezcan los detalles de ese préstamo: la cantidad que se va a pedir finalmente, el tipo de interés y el fondo europeo de rescate del que saldrá.

“Una declaración formal de todos (los socios del eurogrupo) lo arreglaría”, manifestó Argandoña. Algunos expertos advierten, no obstante, que la rentabilidad del bono a 10 años no es el único elemento a tener en cuenta para decidir una intervención.

Hay que considerar también la rentabilidad de los bonos a corto plazo y el porcentaje de deuda sobre el PIB. La deuda está en el 79%. Pero el rescate europeo de los bancos “aumentará la carga de deuda para el país, que ha crecido dramáticamente desde la explosión de la crisis financiera”, aseguró Moody’s al colocar a España al borde del riesgo de impago.

La agencia de calificación estima que el rescate de los bancos españoles del agujero millonario en el que se metieron con los créditos al ladrillo elevará la deuda hasta el 90% del PIB.

Eurostat, la oficina de estadística europea, no ha dado cifras, pero se ha mostrado tajante. “El préstamo tomado por el Gobierno español incrementará directamente la deuda”. Va a aumentar el riesgo de que el país tenga que pagar cada vez más en los mercados y “necesite pedir ayuda directa” a Europa no solo para sus bancos, sino también para el propio Estado, sentenció Moody’s. “Otro rescate para apuntalar al Gobierno es probablemente inevitable”, sentenció The New York Times en el editorial titulado ‘Ahora, España’.

Piden prisión a  ex directivos


Los Indignados quieren ver a los ex directivos de Bankia en prisión, para lo cual han presentado una denuncia exigiendo, como otras organizaciones, que se depuren todas las responsabilidades de un escándalo que ha precipitado una crisis financiera histórica en España.

Desde que el Estado español anunció el rescate público de 23 500 millones de euros para Bankia, numerosas voces, incluidas las de pequeños accionistas, han reclamado que se aclaren las responsabilidades, denunciando connivencia, o algo peor, entre políticos y banqueros. La indignación subió un escalón más después que el congreso de los diputados rechazara el martes, con los votos del gobernante Partido Popular (derecha), la petición de una investigación parlamentaria sobre la crisis financiera.

Ayer, en Madrid, portavoces del movimiento de Indignados insistieron en que “los responsables tienen que ir todos a la cárcel”. Los demandantes apuntan al ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, ex ministro de Economía  entre 1996 y 2004, y después director gerente del FMI hasta 2007.

La denuncia  interpuesta en nombre de 13 accionistas también va dirigida contra los ex miembros del consejo de administración por “falsedad contable” y “estafa mercantil”.  AFP

Califique
2
( votos)