Tiempo de lectura: 2' 53'' No. de palabras: 454

Un jurado de seis mujeres de Florida consideró que el guardia privado George Zimmerman, que mató de un disparo al joven afroamericano de 17 años, Trayvon Martin, por cierto desarmado, fue en su legítima defensa.

El veredicto fue considerado como un acto más de un sistema judicial injusto e incluso racista, y desató una serie de protestas en varias ciudades estadounidenses.

Tal como señala The New York Times, lo que comenzó como "un homicidio rutinario" en la pequeña localidad floridense de Sanford, "pronto se volvió una causa de los derechos civiles que examina la discriminación racial y sus consecuencias -un tema excluido de la sala- y que desencadenó un amplio debate sobre las relaciones raciales en Estados Unidos".

Hasta el mismo Presidente Barack Obama sostuvo, un mes después del disparo fatal (26 de febrero del 2012), que "si yo tuviera un hijo, se parecería a Trayvon".

Ellen Daniels, una maestra en el estado de Maryland, dijo a este Diario que se trata de una locura: "el sistema judicial funciona diferente para los negros aquí".

Como para corroborar lo dicho por Daniels, el diario digital The Hufftington Post reseña el caso de Marissa Alexander, quien en "un día del 2010, para asustar a su marido que la mantenía amenazada", disparó contra la pared. "Nadie salió herido (...) pero la ley estatal la encontró culpable y la sentenció a 20 años de cárcel".

De los testigos que llegaron a declarar en el juicio contra Zimmerman, ninguno supo decir cómo se originó la pelea entre Zimmerman, hijo de madre peruana, y Martin. Pero la Fiscalía señaló al acusado de "creerse un policía" y que "tomó la justicia por sus propias manos" cuando lo vio caminando bajo la lluvia y que "asumió que el chico no era nada bueno".

Para el jurado, Zimmerman "no cometió intencionalmente ningún acto o actos que provocaron una muerte. Ni siquiera mostró desprecio hacia la vida humana".

Richard Cohen, CEO de la organización por los derechos civiles Southern Poverty Law, escribió que "podemos respetar el veredicto del jurado, incluso si comparamos la versión de Zimmerman de que Trayvon lo atacó... Después de todo, ¿quién fue el responsable de iniciar la trágica cadena de acontecimientos? ¿Quién estaba siguiendo a quién? ¿Quién llevaba un arma? (...) Nunca sabremos (si hubiera ocurrido eso con un joven blanco) pero podemos dudar, incluso sin asumir que Zimmerman es un racista en el sentido convencional de la palabra.

El argumento de Zimmerman en el juicio deja aún más dudas: "Ellos siempre se salen con la suya". Y esa es precisamente "la ironía" del veredicto, según Cohen.

Califique
2
( votos)