Tiempo de lectura: 1' 58'' No. de palabras: 306

Quienes simpatizan con el soldado del Ejército de Estados Unidos Bradley Manning lo veneran como el héroe que sacó a la luz las sucias verdades de las guerras de Irak y Afganistán.

Los militares en cambio lo consideran un traidor. Pero una cosa es segura: Manning, de 25 años, hizo historia con la publicación a través de la plataforma Wikileaks de cientos de miles de documentos secretos de Estados Unidos.

El soldado servía en el Ejército estadounidenses como analista de los servicios secretos. Una web de seguidores cita las palabras con las que el propio Manning explica sus motivos: "Si tuvieras acceso a redes clasificadas (...) y vieras cosas increíbles, cosas horribles, cosas que deberían ser de dominio público y no de un servidor en una oscura habitación de Washington DC (...) ¿qué harías?"

Manning creció en una pequeña ciudad de Oklahoma en el Medio Oeste de Estados Unidos. Tras la separación de sus padres se mudó con su madre a Gales, en Inglaterra.

Desde muy joven se interesó por la informática, escribe el 'Washington Post'. Más adelante, este joven brillante, que había sido continuamente objeto de burlas en el colegio, estableció contacto con la comunidad hacker.

Cuando terminó la escuela regresó a Estados Unidos. Después de desempeñar durante un tiempo trabajos temporales entró en el Ejército. En 2009 fue destinado con su unidad a Irak, donde padeció problemas mentales y sufrió un colapso nervioso. Acontecimientos que, unidos a su homosexualidad, le causaron problemas.

Tras las espectaculares revelaciones de Wikileaks en 2010, Manning fue detenido en Irak. Durante su encarcelamiento en los Estados Unidos se quejó de las condiciones degradantes en que se encontraba y relató que durante un tiempo fue obligado a desnudarse delante de los guardias cada noche.

Califique
2
( votos)