Tiempo de lectura: 9' 25'' No. de palabras: 1540

Hace poco más de dos meses, Brasil era el país de moda. Se alistaba para recibir la Copa de las Confederaciones, el aperitivo de la Copa Mundial de Fútbol del 2014 y de las Olimpiadas del 2016.

El espejismo brasileño, sin embargo, se hizo pedazos en pleno torneo de la élite del balompié mundial. Una protesta sin precedentes, con un fuerte contenido de resentimiento social, estalló en junio y remeció al gobierno de Dilma Rousseff. Como resultado, se desplomó la popularidad de la heredera política del exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva, el emblemático líder del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

La tensión social en la mayor economía de América Latina, que no ha amainado del todo, ha servido para colocar los reflectores en otros Estados de la región que, igualmente, afrontan crisis políticas y económicas. El escenario más complicado se encuentra en Venezuela, que vive una traumática era post Hugo Chávez. El ambiente de tensión también ha replicado en Argentina y Chile, y en menor escala en Bolivia y Nicaragua.


BRASIL 
La era Lula da Silva y Dilma Rousseff

Un coctel de insatisfacción social y corrupción

El gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff se vio de pronto abocado, en junio, a hacer frente a las mayores protestas sociales en el país desde 1992. Hace 21 años, el efecto disparador de las movilizaciones había sido el pedido de destitución del entonces presidente Fernando Collor de Mello, en ese tiempo metido hasta el cuello en actos de comprobada corrupción.

21 años después, detrás de las protestas, que se activaron por el alza de los pasajes del transporte en Sao Paulo, en realidad, se halla un coctel. Este incluye el descontento social, el elevado gasto público, que se evidencia en la organización de eventos deportivos de calado en medio de las crecientes necesidades de la población, y las denuncias de presuntas irregularidades que envuelven al oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Los señalamientos, que también salpican al exmandatario Lula da Silva, pudieran afectar las aspiraciones de Rousseff de reelegirse en los comicios del 2014 y continuar un período más en el presidencial Palacio de Planalto. La imagen de la actual gobernante, una exguerrillera, cayó unos 24 puntos porcentuales, luego de las protestas, conforme un sondeo del Instituto MDA. La popularidad de la Mandataria pasó del 73,7% de inicios de junio al 49,3% actual. Detrás de la ola de agitación social se encuentran miles de personas que a lo largo de los dos mandatos de Lula ascendieron en la escala social y engrosaron el ejército de la clase media. Esa es la lectura que hizo Mauricio Jaramillo Jassir, analista colombiano de temas internacionales. El catedrático de la Universidad del Rosario de Bogotá anotó que la protesta es movida por la demanda de mayor atención por parte de ese segmento de la población, que salió de la pobreza y que tiene exigencias más "refinadas". Entre los reclamos se incluyen las mejoras en los sectores de la educación y la salud pública.


VENEZUELA 
14 años del chavismo y el continuismo de Nicolás Maduro

imagen

La polarización mina la gobernabilidad

"Compatriotas sigamos trabajando por el futuro grandioso de la Patria que nada ni nadie nos perturbe ni nos detenga. Sigamos venciendo...". "El mundo sabe que el Enchufado Mayor se robó las elecciones y para donde se mueve lo sigue la sombra de ilegitimidad".

Las dos frases contrapuestas evidencian las dos visiones distintas que imperan en Venezuela, el país más polarizado de América Latina y escenario de una crisis política, social y económica de gran calado.

La primera corresponde al presidente Nicolás Maduro. La segunda es de Henrique Capriles, el líder de la coalición opositora, que desconoce el triunfo del sucesor del fallecido Hugo Chávez en los comicios presidenciales del 14 de abril. El enfrentamiento de los líderes del oficialismo y de la oposición se produce en el trasfondo de una crispación creciente, que se profundizó tras la desaparición física del Comandante.

Su muerte activó también el debate acerca de la fecha de caducidad del movimiento creado por Chávez. Esa fue una de las lecturas que hizo para este Diario el periodista Teodoro Petkoff, director del periódico Tal Cual. Mientras continúan las discusiones en torno a la legitimidad de Maduro, la depreciación del bolívar fuerte resulta imparable. El economista José Guerra enfatizó que en lo que va del 2013, el Gobierno ha devaluado tres veces la moneda local. "Esta devaluación se va a traducir en más inflación y envilecimiento de los salarios", sintetizó el profesor de la U. Central de Venezuela.

En efecto, según las estadísticas del Banco Central, la inflación en el primer semestre de este año alcanzó un máximo histórico de 25%, en especial debido al encarecimiento de alimentos. Al escenario de crisis se suma la violencia. En los primeros cinco meses de este año se registraron 6 500 muertes violentas. El año pasado, en tanto, hubo 21 692 asesinatos.


ARGENTINA
Una década de gobierno en manos de los esposos Kirchner

imagen

La inflación y el desempleo erosionan a CFK

Una década después de su ascenso al poder, el kirchnerismo acusa un desgaste, afronta dificultades políticas y se abre nuevos frentes.

A la cabeza de los detractores del proyecto político que encarna ahora la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) aparece el periodista Jorge Lanata. Este, desde su espacio televisivo Periodismo para Todos, que el Canal El Trece difunde los domingos, ha lanzado una andanada de acusaciones sobre presuntos actos de corrupción cometidos por los Kirchner y sus colaboradores.

El más serio señalamiento, realizado en semanas anteriores, se refirió a la existencia de una bóveda en la residencia que Néstor Kirchner y su esposa, la actual Mandatario, levantaron en El Calafate, en la sureña provincia de Santa Cruz, en la cual la pareja presidencial guardó una fortuna de al menos unos 3 000 millones de euros.

Para documentar sus acusaciones, Lanata incluyó en sus reportajes el testimonio de la exsecretaria de Kichner, Miriam Quiroga. La mujer afirmó que el exgobernante autorizó el traslado de bolsos negros repletos de dinero que empresarios le enviaban a su residencia.

En la misma línea crítica, el periodista denunció la existencia en el kirchnerismo de una red de lavado de dinero, que es liderada por Lázaro Báez, uno de los socios del expresidente Kirchner.

El impacto político en el kirchnerismo de las revelaciones de Lanata será medible en un proceso electoral que se avecina. En octubre habrá comicios parlamentarios, en los cuales el partido de la Presidenta pudiera perder la mayoría, que le ha permitido aprobar leyes controversiales. "La corrupción, el desabastecimiento, los servicios públicos deficientes, el desempleo y una inflación galopante erosionan día a día el 54% de apoyo popular con que CFK fue reelecta", resumió el editorial del diario uruguayo El Observador.


CHILE
El abanderado de la derecha tiene una imagen negativa

imagen

Piñera no logra sofocar la protesta social

Las tribulaciones de la centroderecha de Chile, que arropa al saliente mandatario Sebastián Piñera, se incrementaron en los últimos días.

Para sorpresa de muchos, Pablo Longueira, el aspirante presidencial de esa tendencia en los comicios generales del 17 de noviembre, se retiró de la carrera electoral. Adujo problemas de salud y ocasionó un remezón en el oficialismo, que sigue a otros que han terminado por deteriorar la imagen del Gobierno. La deserción del ex Ministro de Economía, de paso, abrió de par en par las puertas para el retorno al presidencial Palacio de La Moneda de la socialista Michelle Bachelet, de 61 años. La exjefa de Estado entre el 2006 y el 2010 es amplia favorita en todos los sondeos. La salida de escena de Longueira dibuja un escenario político incierto para la coalición de centro-derecha. Ahora, la contrincante de Bachelet será la exministra Evelyn Matthei.

Y coincidió también con la aparición de los balances, la mayoría cuestionadores, de la gestión del actual Mandatario, expropietario de la aerolínea LAN. Así, el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL) señaló en un informe que la administración y conducción política del gobierno de Piñera "deja como saldo grave (el) creciente descontento social por políticas públicas que acentúan las desigualdades (…)".

Entre las tareas pendientes que dejará Piñera a su sucesor, en especial, sobresale la papa caliente que representa el movimiento estudiantil. Un espinoso tema que se ha colado en la campaña por la Presidencia. Los estudiantes chilenos iniciaron sus movilizaciones en el 2011, para exigir, entre otras demandas, una educación pública gratuita y de calidad y la anulación del lucro de las universidades privadas. La manifestaciones más recientes tuvieron lugar a finales de junio, bajo el lema "La educación no se vende, se defiende".

Califique
2
( votos)